Tal y como viene siendo habitual en la época más contemporánea de este género musical que tantos fans es capaz de mantener a lo largo de los años, nos encontramos ante otra de esas bandas que aprovecha el aniversario de alguno de sus trabajos más representativos para promover una serie de conciertos en los que se interpretará la totalidad de dicho trabajo. Si a nivel nacional, recientemente hemos visto a SÔBER girando con su regrabado PARADŸSSO siendo éste una revisión orquestada de su mayor éxito musical hasta la fecha, a nivel internacional son los míticos RAGE los que ahora se embarcan en una serie de conciertos orquestados en los que la banda de Peavy ofrecerá la interpretación íntegra de aquel histórico “XIII”(1998), que como su propio nombre indica, supuso su décimo tercer larga duración, uno de sus discos más reputados y, paradójicamente, el disco tras el cual Peavy volvió a quedarse solo, cosa que ya le pasó anteriormente después de la publicación de aquel “Execution Guaranted” (1987) y cosa que le volvería a pasar nuevamente en el año 2015, momento en el cual Wagner tuvo que rehacer nuevamente la banda, después de quedarse sin André Hilgers (batería) y sin el virtuoso guitarrista Victor Smolski, fichando al guitarrista venezolano Marcos Rodríguez, proveniente de una banda de versiones de RAGE llamada SOUNDCHASER y al batería bieloruso Vassilios “Lucky” Maniatopoulos quien, a su vez, es alumno desde el año 1988 del ex miembro de RAGE, Chris Eftimiadis.

Entrando ya en este “XIII” en cuestión, hay que decir que este disco es el que ocupa el lugar central de aquella trilogía “Lingua Mortis”(1996), “XIII” (1998) y “Ghosts” (1999). Tres discos que se protagonizaron por incorporar orquesta sinfónica en su grabación. Así, si aquel “Lingua Mortis” fue grabado con la Orquesta Sinfónica de Praga y, ciertamente, tuvo una producción en la que destacaba por encima de todo el elemento sinfónico, en este “XIII” podríamos decir que recoge la esencia compositiva de su predecesor “End of All Days”(1996), disco totalmente eléctrico, y le incorpora el elemento orquestal pero sin excederse. De este modo, Peavy y los suyos lograron un equilibrio perfecto entre ambos ambientes que, desde luego, supuso un punto de inflexión en su carrera que se vería rematado con el posterior “Ghosts” (1999), disco con el que abandonarían este proyecto sinfónico metalero para centrarse nuevamente en su vertiente originaria.

Para este disco la formación RAGE estaba constituída por “Peavy” Wagner – Bajo y Voz, Spiros Efthimiadis – Guitarra, Sven Fischer – Guitarra y Chris Efthimiadis – Batería y, como apuntaba anteriormente, este sería el último trabajo en el que veríamos a este combo unido. Así, para la ocasión, RAGE lanzó un trabajo con un total de doce temas en los que destacan cortes como “Days of December” (me llama mucho ese sabor clásico que tiene el corte con ese toque de guitarra a lo “The Missing Link”), “Sign of Heaven”, uno de los más agresivos y rápidos del disco junto a “Over and Over”, la pegadiza “Turn the page” o la más que curiosa versión del clásico “Paint in Black” de los ROLLING STONES, que RAGE convierte en una pieza realmente épica.

Otro valor añadido que debemos tener en cuenta es que mucho se ha hablado de aquel famoso directo con orquesta titulado “S&M”(1999) de METALLICA pero, si estamos atentos a las fechas, debemos darnos cuenta y, en consecuencia, otorgar el mérito merecido a RAGE en cuanto a originalidad se refiere (mérito que, en todo caso debería compartirse con THERION, quienes en aquel mismo 1998 publicaron su grandísima obra “Vovin”).

Si tuviera que buscar un adjetivo para este trabajo creo que el que más encajaría sería el de EXQUISITO. En este “XIII” la banda fue capaz de superarse a sí misma y marcar un nuevo hito en su carrera discográfica. Tal vez no fuese un disco tan agresivo como sus predecesores porque, en realidad, no pretendía serlo. RAGE fueron valientes a la hora de seguir apostando por la combinación del entorno clásico con el metal y el resultado vio su recompensa ya que, pasados 20 años, el tiempo les ha dado la razón y el reconocimiento suficiente como para embarcarse en una gira para celebrar aquel mítico disco del reloj orquestado de 13 horas.
Y para acabar esta review, solamente nos queda comentar que, y de ahí la mención de SÔBER al principio de estas líneas, que vamos a tener ocasión de ver a RAGE el próximo viernes 5 de julio en el ROCK FEST 2019 acompañado de la BARCELONA ROCK ORCHESTRA (quienes ya acompañaron a los madrileños en la pasada edición), para ofrecernos su “Full “XIII” Show”. En consecuencia, si ya tuvimos a REFUGE en la edición del 2015 y a RAGE en la del 2017, ahora, con este nuevo lapso de 2 años, estos incombustibles precursores del power alemán vuelven en formato orquestado como reclamo, sin duda alguna, para su fans más incondicionales.

Marcel.lí Dreamevil