rfirelive No es la primera vez que una banda se separa, o más bien se divide mediante una cierta mitosis, para formar dos caras de un mismo prisma al que se sigue anclado por ciertas canciones clave.
Juan Carlos Mariño
Nota:7/10  

 

Ese es el caso de Luca Turilli y Alex Staropolli, cada uno de ellos liderando una versión de Rhapsody Of Fire, siendo Turilli quién más se ha alejado de la exitosa banda que co-fundó a mediados de los 90, mientras que Staropoli capitanea esta nueva versión cuyos únicos componentes originales son Fabio Lione, Alex Holzwarth y el mismo tecladista, ahora acompañados por Tom Hess y Roberto de Micheli en guitarras y Oliver Holzwarth en el bajo.

Live From Chaos to Eternity es justamente como su nombre lo indica, una grabación que atestigua el desempeño en vivo de la nueva formación de la banda, que se ha dedicado a girar en vez de producir nuevo material.

Lo que llama la atención de este trabajo a primera vista es el setlist, que se apoya firmemente en los últimos tres LP grabados por la banda. Es refrescante escuchar un set distinto a lo que pudo verse en su anterior Live In Canada, sobretodo porque sus últimos dos álbumes supusieron una vuelta a ese Rhapsody más fuerte a nivel de las guitarras y enfocándose más en esa parte más metal de la banda.

Con “Dark Mystic Vision” y “Ad Infinitum” como introducciones, comienza un show bastante potente con “From Chaos To Eternity” y “Triumph Or Agony” a la cabeza.“I Belong To The Stars” es otra de esas nuevas canciones, pero que no ha terminado de cuajar del todo en el set.

Otra cosa que llama la atención es el uso completo de la introducción “The Dark Secret”, ocupando un total de cuatro minutos de show, para dar paso a “Unholy Warcry”.Y es aquí que se empiezan a notar más algunos detalles respecto a la banda.

El combo base de los hermanos Holzwarth es indiscutiblemente avasallador, Staropoli es conocido por una participación que a veces raya en el aceptable, pues pareciera que pasa más tiempo lanzando samples desde su teclado, pero se nota que se hace cargo de sus acordes sinfónicos.

Fabio Lione es conocido por esa voz suya que tanto le hizo resaltar cuando hizo aparición en Rhapsody, y en el concierto en total se le nota bastante cómodo, utilizando más algunos matices más agresivos en su voz como en la seguidilla que se da con “Reign Of Terror” y “Aeons Of Darkness”, a la que le sigue la intro “Dark Reign Of Terror”, o con canciones como “Holy Thunderforce” y “Land Of Immortals”.

La diferencia principal en el desempeño se nota en los guitarristas. Tanto Hess como De Micheli son muy buenos en su instrumento, pero a la hora de las comparaciones, si bien ejecutan los solos de principio a fin se nota que no pueden brillar tanto bajo la sombra de Turilli, conocido por su cuidada prolijidad a la hora de solear en vivo, haciendo que sus reemplazos se vean desmejorados.Volviendo al setlist, la velocidad baja un poco con “Lost In Cold Dreams”, otra canción que ha pasado sin pena ni gloria.

En el show hay dos momentos fijos para solos, a cargo de la dupla Holzwarth en sus respectivos instrumentos, mostrando cada cual sus habilidades.De sus trabajos anteriores se pueden destacar en éste en vivo “The March Of The Swordmaster” en una versión algo extendida, el clásico “Dawn Of Victory” cuya mezcla refleja un problema del que adolecen algunas canciones del álbum, y es que la voz de Lione por momentos suena muy por debajo de los instrumentos o de los mismos samples de coros.

“The Village Of Dwarves” no puede faltar en ningún show de Rhapsody, y en este caso también se recuperan temas como “Knightrider Of Doom” y el genial “The Magic Of The Wizard’s Dream”.Hacia suena “Epicus Furor” precediendo a la infaltable “Emerald Sword” y para cerrar, la banda utiliza “Erian’s Lost Secrets” y “The Splendour Of Angel’s Glory”.Hay que reconocerlo, los italianos están en plena forma, y esta gira ha servido para presentar a sus nuevos músicos y establecer que la calidad de los shows se mantiene por sobre el nivel medio.Sin embargo, en éste registro en particular se encuentran algunas fallas que lo alejan de ser una experiencia óptima.

El setlist es variado dentro de sus últimos trabajos, aunque rescatan varios clásicos que son más que bienvenidos. Las comparaciones entre guitarristas son inevitables, pero Hess y De Michelis hacen su trabajo más que correctamente.

Desgraciadamente en algunas canciones Lione queda relegado en la mezcla incluso por debajo de los samples que lo acompañan en los estribillos y eso suena bastante fuera de lugar.Por último, se nota que la banda ha trabajado con el objetivo de producir un espectáculo bastante más teatral, utilizando varios pasajes instrumentales de sus discos. Si bien la idea es buena, el exceso de uso de esas intros sobrecargan el mismo set, pudiendo ser los minutos mejor aprovechados para otras canciones.

Los Rhapsody of Fire pasan la prueba en vivo, pero habrá que ver qué tendrán para ofrecer dentro del estudio.Por ahora éste Live From Chaos to Eternity cumple, más por partes que por un entero.Para fans de la banda podría decirse que no hay que dejar pasar la oportunidad de escuchar algunas canciones en vivo, pero podría llegar a desilusionar a muchos.

Juan Carlos Mariño

Temas:

CD1

01. Dark Mystic Vision
02. Ad Infinitum
03. From Chaos To Eternity
04. Triumph Or Agony
05. I Belong To The Stars
06. The Dark Secret
07. Unholy Warcry
08. Lost In Cold Dreams
09. Land Of Immortals
10. Aeons Of Raging Darkness
11. Dark Reign Of Fire
12. Drum Solo

CD2
01. The March Of The Swordmaster
02. Dawn Of Victory
03. Toccata On Bass
04. The Village Of Dwarves
05. The Magic Of The Wizard’s Dream
06. Holy Thunderforce
07. Reign Of Terror
08. Knightrider Of Doom
09. Epicus Furor
10. Emerald Sword