Suicide Silence: You Can’t Stop Me // Nuclear Blast No son muchas las bandas que han acaparado tanta atención en un periodo de tiempo tan corto como los californianos Suicide Silence. Su estilo ya quedó bien definido con su álbum debut “The Clensing” (2007): Deathcore con alguna concesión hacia el Grindcore. Sin duda no se andan por las ramas, directos y brutales desde el primer día.
Alberto López
Nota:7/10  

Tras recorrer buena parte del mundo presentando su debut, llegó “No Time Bleed” (2009) y llegaron un poco más alto, para explotar definitivamente con “The Black Crown” (2011), que llegó con catorce mil copias vendidas en la primera semana bajo el brazo. Desgraciadamente llegó noviembre del año 2012 y un accidente de moto se llevó por delante la vida del cantante Mitch Lucker con tan solo 28 años. Han sido unos años complicados en el seno de la banda, pero ahora regresan con nuevo cantante, Eddie Hermida (ex – All Shall Perish), y nuevo retoño: “You Can’t Stop Me”.

Estamos ante un disco catártico, donde Suicide Silence descargan toda la variedad de emociones, sobre todo rabia, que han ido acumulando estos años. Buena parte de culpa la tiene la nueva incorporación, ya que si en All Shall Perish Hermida demostraba que tenía mucho que ofrecer, aquí ha hecho el mejor trabajo de su carrera.

Con “M.A.L.”, una breve intro arpegiada de guitarra, abren. Algo insulsa, pero que en seguida da paso a “Inherit The Crown”. Tema sin concesiones, con las dos voces, la más rasgada y aguda por una lado y la grave y gutural por otro se combinan a la perfección. Mientras tanto el riff potente y machacón, junto con una buena base rítmica, hace el resto.

El asunto de las dos voces rápidamente se convierte en marca de la casa, y Hermida se mueve en un terreno muy de su gusto en “Cease To Exit” donde la velocidad de algunos redobles de caja, y sobre todo los cambios de ritmo y blast beats, dejan a Alex López en un gran lugar.

“Sacred Words” deja atrás la velocidad para internarse en un medio tiempo de tremenda pesadez. El tema camina sobre un muro de guitarras cortadas y una atmósfera opresiva. Quizá no se prodiguen mucho en este tipo de cortes, pero este desde luego les ha quedado realmente bien.

“Control” es otra de las destacadas del compacto. Brutalidad, velocidad y contundencia en estado puro. Muy representativo de lo que es Suicide Silence. Además cuenta con la colaboración de George “Corpsegrinder” Fisher, vocalista de Cannibal Corpse, quién aporta un punto extra de agresividad. La misma senda sigue “Warrior”, aunque esta vez con la inclusión de partes algo más atmosféricas que le dan un toque diferente. Una buena colección de riffs la que nos ofrecen en este corte.

El tema que da título al disco, y que posee la letra que dejó escrita el fallecido Lucker, vuelve a tener grandes riffs y un comienzo muy rítmico. Las voces continúan destacando y la parte experimental intermedia aporta novedad. No es un ejercicio de creatividad extremo pero sin duda no está nada mal.

“Monster Within”, con la colaboración de Greg Puciato de Dillinger Scape Plan, y “We Have All Had Enough” siguen la línea continuista de la primera parte del álbum. Mucha caña y calidad, pero algo de monotonía empieza a hacer mella en el oyente, que encontrará en el final del disco, con “Don’t Die” y “Ouroboros”, más de lo mismo. Antes, sin embargo tendrá que encarar el viaje que supone “Ending Is The Beggining”, con sus partes tan cambiantes, a ratos veloz a ratos lento y pesadísimo, sus estridencias y sus verdades.

Buen regreso de Suicide Silence tras el trágico suceso que empañó su, hasta entonces, inmaculada carrera. Esperemos que ya más asentados vuelvan al nivel de “The Black Crown”.

Alberto López

Temas:

1. M.A.L.
2. Inherit The Crown
3. Cease To Exist
4. Sacred Words
5. Control (feat. George “Corpsegrinder” Fisher de Cannibal Corpse)
6. Warrior
7. You Can’t Stop Me
8. Monster Within (feat. Greg Puciato de The Dillinger Escape Plan)
9. We Have All Had Enough
10. Ending Is The Beginning
11. Don’t Die
12. Ouroboros