ANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPV En el año 2008 se estrenó un documental titulado “Anvil! The Story of Anvil”, a saber, un documental dirigido por Sacha Gervasi, un declarado fan de la banda desde que les descubriera en una actuación en Londres en el año 1981 y que llegó a convertirse en roadie de Anvil en tres giras. Ese documental resultó todo un éxito a nivel mundial y supuso el renacer de ANVIL, una banda desterrada al olvido desde prácticamente mediados de los ochenta


Marcel.lí Dreamevil
Nota:7/10  

ANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPVANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPVANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPV

Haciendo algo de historia, recordemos que ANVIL debutó en el año 1981 con aquel “Hard’n’heavy”, al que le siguió el disco que, repentinamente, les encumbró como una de las máximas promesas del metal canadiense. Ese disco se tituló “Metal on metal” (1982) y contenía cortes que se convertirían en himnos de la banda como son “Metal on metal” o “666”. A continuación llegó “Forged in fire” (1983), que les acabó de situar en lo más alto de su carrera. Así, en el año 1984, ANVIL llegó a tocar con bandas como WHITESNAKE, BON JOVI o SCORPIONS. Todas esas bandas mantuvieron su estatus excepto ANVIL.

Como tanta otras bandas, tras su primera trilogía discográfica, el mundo se olvidó de ANVIL y, a partir de entonces, se fueron sucediendo numerosos discos que, progresivamente, fueron pasando sin pena ni gloria. Ahora, sin embargo, aprovechando el tirón conseguido con el documental referido, ANVIL, aparte de habernos regalado recientemente un nuevo disco como es el notable “Juggernaut of Justice” (2011), se dedican a reeditar sus anteriores y olvidados trabajos para intentar recuperar el tiempo perdido”.

Prueba de ello es que el próximo 21 de septiembre en Alemania (el 24 en el resto de Europa), van a reeditar sus discos “Still going strong” (2002) y “Back to basics”(2004), que son los dos discos inmediatamente anteriores al estreno del documental, así como también reeditaran “This is this is therteen” (2007), que es el penúltimo disco y el protagonista del documental ya que es el disco por el que luchan durante gran parte del film. Hasta entonces, y siguiendo con esta tónica, nos hallamos ahora con tres nuevas reediciones que son exactamente los tres discos que dieron continuidad a esa primera trilogía de los ochenta. Hablamos de “Strenght of steel” (1987), “Pound for pound” (1988) y “Worth the weight” (1992)”.




ANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPV

STRENGHT OF STEEL (1987) . Este disco se publicó después de sus tres primeros exitosos lanzamientos de 1981, 1982 y 1983. Por tanto, ya en esa época hubo que esperar 4 años para tener nuevo disco de ANVIL (sospechoso). Además, y en boca del propio Lips (recordemos, vocalista, guitarrista y fundador de Anvil junto al batería Robb Reiner), este disco es “uno de los trabajos más, si no el que más, incomprendido de Anvil”. Para una banda que ya estaba siendo olvidada, publicar un disco como este supuso, seguramente, cavar su propia tumba.

Lo cierto es que este disco se aleja bastante de los cánones de speed metal que caracterizan sus tres primeras obras pero la verdad es que este disco, posiblemente, es el que mejor haya pasado el test del tiempo porque escuchándolo nuevamente 25 años después, este trabajo engancha y destaca por encima de los anteriores. Y lo digo sin pensar en ANVIL sino musicalmente hablando. Es un disco que contiene muchos medios tiempos de auténtico metal pesado y que “a la primera” puede parecer aburrido. Sin embargo, a medida que se le van dando escuchas este “Strenght of Steel” se va volviendo adictivo y eso es lo que hace notable cualquier obra de rock.

En ese trabajo se mantenía la formación original de la banda, a saber, Steve «Lips» Kudlow (voz y guitarra), Dave Allison (guitarra), Ian Dickson (bajo) y Robb Reiner (batería) y, según cuenta el propio Lips, en este disco surgió la lucha interna de la banda a la hora de elegir entre dos caminos, es decir, seguir con su sonido original o tratar de “modularse” para llegar a las radios y ganar proyección. Esta lucha interna fue de mal recibo entre la audiencia de la época y muchos pensaron que con este disco ANVIL se habían vendido. A pesar de ello, ANVIL tampoco recibieron el apoyo de los medios con lo cual el fiasco estuvo garantizado. No obstante, sigo recomendando encarecidamente este disco porque, a pesar de alejarse de los cánones habituales de ANVIL, contiene temas más que interesantes como puedan ser la genial instrumental “Flight of the bumble beast”, que parece un homenaje a los primeros Iron Maiden, la roquera “Cut loose” o la glam “Mad Dog”, con un sonido cercano al glam rock de la época tipo Twisted Sister o Mötley Crue.

Estoy de acuerdo en que este disco posiblemente sea el que menos encaja en la trayectoria de la banda y, seguramente, este intento fallido de comercializarse les trajo más problemas que ventajas pero, insisto, vale mucho la pena disfrutar de este disco.

ANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPV

POUND FOR POUND. (1988) Si otra cosa no les falta a ANVIL es la capacidad de esfuerzo y lucha y prueba de ello es este genial “Pound for pound”, que dio continuidad al fallido “Strenght of steel” y en el que recuperaban, nuevamente, su faceta más agresiva y contundente.

A título personal guardo especial cariño a este disco porque, precisamente, fue con el que conocí a ANVIL. Por raro que hoy parezca, en el año 1988, en España, el entrañable programa radiofónico “Emisión Pirata” dio buena cancha a uno de los temas estrellas de este disco, a saber, “Safe Sex”. Este tema es pura tralla y en la época provocó que me sintiera poderosamente atraído por el sonido de estos canadienses.


Este disco destila la mala leche y la rabia que le faltaba a su antecesor y, de hecho, esa fue la expresa voluntad de Lips y Robb. “Pound for pound” recupera el espíritu original de ANVIL y eso se nota en cortes como “Toe Jam” (tema totalmente speed, descontroladamente acelerado y agresivo), “Brain Burn”, con un mismo esquema trasher o la enrabiada “Machine Gun”. Las guitarras en este disco están realmente afiladas y Reinner y sus baquetas dedicidamente destrozan su instrumento a base de doble bombo y martillazos.

“Pound for Pound” supuso a la banda poder volver a girar por Estados Unidos y recuperar un poco de reputación. A pesar de ello, este fue el último disco en el que participó su guitarra original Dave Allison quien, por aquel entonces, ya estaba sumido en la desmotivación y la desgana.

ANVIL: “Strength of steel”, “Pound for pound”, “Worth the weight” (Reed.) // SPV

WORTH THE WEIGHT (1992).
. Cuando una banda tarda demasiado en publicar un disco suele obedecer a dos motivos. O bien están preparando una obra maestra y tienen garantizada una legión de seguidores capaces de esperar, o bien la banda tiene problemas y eso provoca que la cosa se vaya dilatando por culpa de la falta de apoyo de las discográficas, de la falta de recursos o de los problemas internos de la propia banda.

ANVIL tardó cuatro años en publicar nuevo disco y, finalmente, parieron este “WORTH THE WEIGTH” con un nuevo guitarrista llamado Sebastian Marino que, años después, se convertiría en uno de los miembros de OVERKILL entre 1996 y 1999.

Si destaco el nombre de este nuevo guitarrista es porque éste fue el primer disco en el que ANVIL apostaron por incluir dos guitarras solistas (hasta la fecha el anterior Dave Allison siempre había sido rítmica). Eso supuso incorporar un nuevo elemento al sonido de ANVIL y hacer un nuevo esfuerzo compositivo y de arreglos en el estudio que, finalmente, satisfizo a la banda.

El disco contiene temas realmente contundentes como es el caso de “Infanticide”, que abre el disco, y que mezcla el medio tiempo con la progresión hacia el trash metal más crudo y directo. ANVIL apuesta por los cambios de ritmo, por las progresiones y, como digo, por una mayor complejidad compositiva y, en definitiva, una mayor riqueza musical.

Como temas a destacar me gustaría mencionar la speed “Bushpig”, tema en el que volvemos a encontrar a un Robb Reiner nuevamente desbocado, o la excelente “Pow pow”, con un destacable trabajo de dobles guitarras y bombos. También es digno de mención el último corte del disco, la progresiva “Sadness/ Love me when I’m dead”, con un trabajo acústico de guitarras, durante los dos primeros minutos de canción, que es de lo mejorcito que hayan grabado nunca a nivel técnico. Pese a ello, para mi gusto el disco resulta algo irregular y suele apoyarse demasiado en unos medios tiempos que adolecen de cierta monotonía y aburrimiento.

Así como su predecesor “Pound for pound” tuvo cierto apoyo por parte de la crítica, este “Worth the weight” pasó prácticamente desapercibido. ANVIL, a pesar de todo, sigue defendiendo que este disco es su joya particular porque no han vuelto a igualar el trabajo de guitarras en ningún otro disco y eso no lo voy a discutir. El problema es que esa buena combinación tal vez no la supieron aprovechar a nivel compositivo y eso hace que este disco no acabe de “enganchar”. No en vano, después de este disco Sebastian Marino ya no volvería a colaborar con la banda y, por otra parte, los propios Anvil tardarían cinco años en publicar nuevo disco, señal inequívoca de que este “Worth the weight” no reportó los resultados esperados.

Como conclusión decir que “Strenght of Steel” supone una rareza discográfica incomprendida en su época pero muy vigente hoy en día. Por otra parte “Pound for Pound” supone el resurgir del sonido original de la banda y es muy bueno en cuanto a garra y agresividad y, por último “Worth the weight” significa tener la posibilidad de disfrutar del único disco de la banda con dos guitarras solistas, conocer así los primeros pasos del que después fuera guitarrista de los trashers OVERKILL y, aunque no despunta como el mejor disco de la banda, si que podemos considerarlo suficientemente digno como para darle una oportunidad.

Marcel·lí Dreamevil


Temas “Strenght of Steel” (1987):
1. Strenght of steel, 2. Concrete jungle, 3. 9-2-5, 4. I dreamed It was the end of the world, 5. Flight of the bumble beast, 6. Cut loose, 7. Mad Dog, 8. Straight between the eyes, 9. Wild eyes, 10. Kiss of death, 11. Paper general

Temas “Pound for Poujd” (1988): 1. Blood on the ice, 2. Corporate preacher, 3. Toe Jam, 4. Safe sex, 5. Where does all the money go?, 6. Brain burn, 7. Senile King, 8. Machine gun, 9. Fire in the night, 10. Cramps.

Temas “Worth The Weight” (1992): 1. Infanticide, 2. On The Way To Hell, 3. Bushpig, 4. Embalmer, 5. Pow Wow, 6. Sins Of The Flesh, 7. A.Z. #85, 8. Sadness / Love Me When I’m Dead


www.anvilmetal.com