Editor's Rating

8

Beth Hart acaba de publicar su nuevo trabajo en directo tras 13 años desde aquel reconocido y aclamado “Live at Paradiso”. El escenario escogido es el Iridium Jazz Club de Nueva York, con la esencia más intimista y cercana que nos puede ofrecer la vocalista mientras nos presentaba su último trabajo Fire on the Floor.

Belch

Los fans españoles estamos de enhorabuena. No hay mejor forma de preparar y calentar motores para la próxima gira por nuestras tierras de la cantante Beth Hart, que con un disco en directo grabado en Nueva York hace apenas un año. No sabemos si este Front and Center será lo que nos encontremos en noviembre en Madrid, Barcelona y Avilés, pero, visto lo que acaba de presentar, realmente pinta que será una gira realmente interesante y recomendable.

Un año después del concierto ya lo tenemos en las tiendas tanto en CD como en DVD. El DVD contiene algún corte menos, pero nos deja una entrevista bastante interesante a la cantante. En este Front and Center nos vamos a encontrar a una vocalista en plenitud, dominando varios registros y llevando el tempo y clima del concierto de manera magistral. Bien es cierto que a más de uno y de dos le chocará el peso que le da a esa parte más soul e intimista que presenta, pero creo que eso es fruto de su madurez. Es obvio que no puede vivir eternamente de ese torbellino de voz que demostraba tener. Y más viendo que esa fuerza no la ha perdido ya que la muestra en muchos temas, pero sí ha incorporado nuevos matices que enriquecen su discografía y la hacen aún más interesante.

Comienza a ritmo de blues y rock, para llevarnos a una parte central más intimista, emocional y sensual, para acabar otra vez arriba del todo. Todo ello, de la mano de composiciones realmente interesantes (que le llevaron incluso a estar nominada a los Grammy), con una banda solvente y compacta que se adapta como un guante a cada tema y la voz, el carisma, la garra y la sensualidad a la vez, de una vocalista de blues tremenda. El sonido es perfecto, tanto en calidad de los instrumentos, producción y demás, como en permitir los matices que busca la propia cantante. Y es que ya es conocido que juega mucho con dónde colocar el micro y las diferencias de volumen que esto provoca. Y, en vez de “arreglar” para que suene más a disco, todo parece quedar tal cual ocurrió ese día, cosa que uno agradece ya que deja la sensación de estar en esa sala, disfrutando de hora y media de gran calidad.

Beth y su banda comienzan con la bailonga Let’s Get Together, con el que, claramente, consiguen calentar el ambiente a través de un soul lleno de ritmo por todos lados. Tras este calentamiento nos regala una de las grandes maravillas de este trabajo como es Baddest Blues, un medio tiempo, intimista y desgarrador que nos anuncia los derroteros que va a llevar este trabajo. Le siguen dos canciones con mayor ritmo e intensidad. Por un lado Jazz Man, que le quedaría como un guante a una película de James Bond. Un jazz blues sumamente adictivo, simple pero muy efectivo. Delicious Surprise por su parte, es la vena salvaje y arrolladora de la vocalista. Un corte de rock bastante simple que consigue levantar al público y le permite soltarse la melena y sacar todo lo que lleva dentro.

Tras esta dosis de adrenalina, Beth se empeña en meternos en un letargo, con canciones emocionales, en los que su voz te atrapa. Para ello, comienza con un blues con guitarras acústicas como transición y rebajar alguna pulsación para dar paso a St. Teresa, donde realmente te embelesa su voz, sus melodías, todo. Isolation, por su parte, nos traslada al pasado de Beth, como ella misma nos cuenta.

Tell Her You Belong To Me es otro de los cortes soul, donde su voz nos pone el bello como auténticas escarpias. Especialmente cuando el blues comienza a coger vuelo e intensidad y ella en vez de arrugarse, saca todo su potencial.Después de tanto momento tranquilo, suenan unos acordes rockeros que anticipan que estamos ante Fat Man, que nos recarga las pilas para otra de los grandes momentos de esa noche. No es, ni más ni menos, Love Gangster, mezclando soul, blues, fuerza y emoción en 4 minutos realmente geniales. Y cuando no piensas que puedes encontrar más registros diferentes en Beth, nos regala una balada a piano y voz como es Leave The Light On y que estoy seguro que a más de uno le saltó una lagrimilla.

Para acabar encontramos la enérgica Can’t Let Go Sonny, muy al estilo Bonamassa, mezclando Blues y Country para trasportarnos a la américa de los años 60 y 70. Junto a esta, Beth no puede negar la influencia de los zeppelin y todas las bandas de rock de los años 70 con For my Friends, con un riff machacón pero efectivo que puso al público en pie. Beth se despide otra vez a piano y voz, No Place Like Home. Ya hasta el título de la canción nos invita a irnos a casa, pero seguro que tras este corte y la casi hora y media de música de calidad, todos se fueron con una sonrisa en la boca.

¿Qué le falta a este concierto? Tres o cuarto cortes más blues, donde saque aún más, todo el poderío que lleva en sus cuerdas vocales. Queda un concierto quizás excesivamente corto para la cantidad de buenos temas que tiene.

No obstante, publicación altamente recomendable para los amantes del blues y el soul. Una cantante en plena forma, algo más calmada y menos hiperactiva eso sí en el escenario, pero con una voz que sigue enamorando. Deseando que pase la cuenta atrás para su concierto en España. Mientras a disfrutar de este Front and Center.

Belch

Temas:

01 Let’s Get Together
02 Baddest Blues
03 Jazz Man
04 Delicious Surprise
05 Broken And Ugly
06 Saint Teresa
07 Isolation
08 Tell Her You Belong To Me
09 Fat Man
10 Love Gangster
11 Leave The Light On
12 As Long As I Have A Song
13 Can’t Let Go Sonny
14 For My Friends
15 No Place Like Home

http://www.bethhart.com




ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B079PTC3PH