Rock The Coast 2019 – Primera Jornada, Marenostrum. Fuengirola (Málaga)- 14 Junio´19

La primera jornada del Festival Rock the Coast nos presentaban dos platos fuertes (Scorpions y Europe) y un sin fin de bandas que no dejaban para nada de ser interesante. En un día soleado, con algunas nubes y una brisa lateral que hacía el calor más llevadero, comenzaba el primero de los dos días de tralla. Mi llegada al recinto fue sobre las tres de la tarde cuando estaba a punto de empezar Blaze Bayley, por lo que tras pasar los trámites de acreditación me dirigí directamente al foso para capturar las imágenes y grabar en mi disco duro mental lo que iba a ser la descarga del exMaiden.

Toni Marchante

Ya desde el primer momento lo acogedor del recinto, la espectacularidad de los dos grandes escenarios con el castillo encima de la loma y el buen ambiente creado por los asistentes invitaban a sumarse a la fiesta. Los dos escenarios Main Stage se mostraban majestuosos, reforzados por tres pantallas gigantes en el centro y en los lados. Si queréis saber más sobre el ambiente y el emplazamiento podéis leer nuestras primeras impresiones publicadas días atrás

BLAZE BAYLEY

Con puntualidad británica Blaze Bayley hizo acto de presencia junto a la banda Absolva que le acompañaron en el show y que más tarde actuarían en el escenario del castillo. Blaze cumple 25 años de su estancia en Iron Maiden y quiso celebrar con nosotros ese evento configurando un set list exclusivo de su paso por la doncella, interpretando por tanto temas de sus dos discos con ellos “The X Factor” y “Virtual XI”, inaugurando así el Main Stage 2.

NJIFlGJ 011161O ymhEWSq

La actitud de la banda sobre el escenario cubrió las expectativas y nos hicieron pasar un buen rato (sobre todo a aquellos que somos fans de la Doncella de Hierro), es cierto que fue quizás la época más floja de la trayectoria de Iron Maiden, pero no por ello estuvo marcada por grandes temas algunos de los cuales se interpretaron esa tarde como “Sign of the Cross” o “The Clansman”. Abrieron con “Lord of the flies” un tema que pega mucho con Blaze quien se nos presentó cercano al público y bien concentrado en las voces. Le siguieron “Sign of the Cross” y “The Clansman” dos grandes clásicos que siguen interpretando los Maiden en directo tras la marcha de Blaze, aunque Blaze le da esa entonación grave en la que fueron concebidos. Los chicos de Absolva supieron en todo momento interpretar lo que para ellos eran unos auténticos covers. Tras la repetitiva “The Angel and the Gambler” y “Mano n the Edge” afrontaron el final con la frenética “Futureal” para terminar con el guiño a nuestra lengua “Cómo estáis amigos”. Un set corto que nos dejó con ganas de más pero había que respetar los tiempos porque el carrusel de bandas era largo y había que amoldarse a los horarios marcados por el consistorio malagueño.

THE BROKEN HORIZON

Subimos corriendo al castillo para no perdernos la oferta de la banda pamplonica y poder catar su hardcore contundente y ya desde el principio atronaron la fortaleza. Desde un principio nos quedó claro que Jesucristo es de Pamplona, así Victor caracterizado en el personaje bíblico capitaneó a una banda que lo dio todo y que pusieron toda la energía en las tablas.

1L43Tys tpdvzqu 8jKGDCD VSrzutC

Los navarros nos presentaron su último lanzamiento “Desolation” y destacaron todos sus componentes durante los tres cuartos de hora que duró su actuación, muy activos, dándolo todo, con una movilidad aplastante transmitiendo olas de sonido brutales, pregonando el evangelio del hardcore. Concierto completo y contundente que a buen seguro complació a los amantes de este estilo de música.

GRAVEYARD

Descendimos del castillo a gran velocidad (con la prudencia necesaria para no aterrizar nuestra cara en el suelo) con el fin de ver la descarga de Graveyard inaugurando el escenario Main Stage 1 y percibir en directo la oferta vintage que nos ofrece su música y lo cierto es que me gustaron.

mpNuG64 xTVbpVv ZuvkoiD KLZuktT

La hora de los suecos brilló más por su música que por su espectáculo en escena, al ser una banda que en directo resulta ser algo estática, pero la disposición del escenario con la pantalla trasera ofreciendo en profundo granate el logotipo de la banda dejaba una estética atractiva. La banda dio bastante protagonismo a su álbum de 2011 “Hisingen Blues” incluso más que a su último “Peace” con el que empezaron con “Walk love” y “Cold love”. Las siete canciones que tocaron fueron de esos dos discos.

LEO JIMENEZ

A las 16:30 hicieron acto de presencia en el Main Stage 2 Leo Jiménez y sus chicos para ofrecernos un grandísimo concierto. La verdad es que lo dieron todo y configuraron un set list ideal dando un repaso a sus temas emblemáticos. Comenzaron con “La Era de la individualidad” para seguir con “Con razón o sin razón” que se encargó de elevar el entusiasmo al nivel de la temperatura que soportaban los asistentes cuando el sol pegaba de lo lindo. La verdad es que tanto Edu Fernández al bajo como Antonio Pino y Rufo Cantero a las guitarras estuvieron soberbios y que decir de Carlos Expósito, uno de los grandes de la baterías de nuestro país.

lZJnw6T Jrc8JLt IvZ1eXB

Lo cierto es que el concierto se nos hizo muy corto, fueron cayendo “Misantropía” a dúo con Tanke Ruíz, “Desde niño”, la versión del temazo de Nocturnal Rites “Still Alive” que para Leo es “Aún sigo aquí”, “Del amor al odio”, “Messias” para cerrar por todo lo alto con “Volar”. Leo Jimenez se encuentra en el top del metal nacional, tras este festival estarán también en el Resurrection y en el Rock Fest barcelonés, su directo es demoledor, no les falta actitud, esta banda siempre es un valor seguro.

WINTERSUN

Nos cambiamos al Main Stage 1 para meternos en la sinfonía gutural de los finlandeses y presenciar un concierto con espíritu también de aniversario. Y es que los nórdicos rindieron tributo al álbum debut de este proyecto, un proyecto paralelo del ex integrante de Ensiferum, Jari Mäenpää. Jari tuvo que elegir entre Ensiferum y Wintersun, escogiendo este proyecto abandonando Ensiferum y grabó el disco debut completamente, ayudado solo con un batería de sesión.

ayEvso4 tTp7LBb lqG0j1v

Quince años después le rinden tributo a este disco interpretándolo al completo conociendo así las virtudes de la banda en un contexto que a priori podría ser complicado, al tocar death metal a las cinco y media de la tarde. Pero la verdad es que estuvieron muy bien, Jari espectacular a la voz y sus compañeros rayando a muy alto nivel, en un entorno sónico donde el speed y la melodía jugaban de forma continua. Buen concierto de los de Helsinki.

BLOODHUNTER

Y subimos de nuevo al castillo para ver a una de las bandas nacionales más prometedoras, una banda que en su último trabajo se han acercado al sonido de bandas como Arch Enemy y de la que esperábamos su confirmación en este festival. Y la verdad es que nada tiene que envidiar a las bandas punteras de este estilo, porque su frontwoman Diva Satánica se encarga de acaparar toda la atención, dominando la escena con su extrema entonación vocal, acompañada por unos fantásticos músicos que la arropan a la perfección.

u2Ptsed  v4au4NB 8FU6V3v

Un espectáculo que dejando aparte lo musical supieron aderezar con teatralidad, todo ello enfocado a la oferta que quiere transmitir la banda. Comenzaron con “Let the storm come” y a partir de ahí nos sumergieron en el infierno. Fenris y Starless mandaron en las guitarras con un Éadrom imparable al bajo mientras Marcelo aporreaba los pellejos como si un hubiera un mañana. Cayeron entre otras “Dying Sun”, “Embrace the dark light”, “The Queen beast”, “All the souls shall serve” o “Still standing up” que como todas sonó brutal, cerrando con “Bring me horror”. El capítulo teatral fue impactante, con una monja refregando por sus caras la sangre que extraía de un corazón que portaba entre sus manos… extremos y brutales, conquistaron el castillo sin contemplaciones.

UDO

El pequeño teutón es siempre un valor seguro, nunca defrauda, mantiene el nivel en sus composiciones, cierto es que sus canciones siguen siempre el mismo patrón, pero sus conciertos son una garantía de pasar un buen rato y este no iba a ser la excepción. Además, ya no es solo UDO, se ha sabido rodear de una banda que se muestra dinámica sobre el escenario, así en las guitarras Dee Dammens y un muy activo Andrey Smirnov se encargaron de estar continuamente levantando al personal. Al bajo estuvo Tilen Hudrap y a la batería Sven, el hijo de Udo.

EqDTTGX xK9FJQt  3eWGEnz

En cuanto al repertorio, fueron repasando temas de la ya extensa carrera en solitario de UDO, no sonó nada de Accept tal y como alguno hubiera deseado, pero UDO tiene arsenal suficiente para demoler las barreras que pudieran impedir el disfrute. Así comenzó con el repaso a lo más reciente, comenzando con “Tongue Reaper” y “Make the move” de su último lanzamiento “Steelfactory”. El resto fueron un repaso de sus cortes más populares, sonaron “Man and machine”, “24/7” y “Mastercutor” entre otras, incluso revisitaron su ochentero álbum debut con “Animal house” y “They want war” que sirvió para cerrar la actuación con la gente coreando el estribillo.

TARJA

Llegó el momento para una de las grandes voces que visitaba el Festival, pero además Tarja supo ver con claridad en enfoque que le debía dar a esta actuación, un Festival heavy requiere de una actitud heavy y la finlandesa se enfundó en cuero negro para adoptar una postura roquera frente a los elegantes trajes a los que nos tenía acostumbrados. Otra cosa es que sus composiciones en solitario distan mucho de lo que ejecutaba con Nightwish y es ahí donde tiene su punto más débil, pero al final realizó una gran actuación convenciendo a los asistentes.

Hxmm0tr sSlQCdG RQW1gik

El concierto arrancó con “No bitter en” y fueron cayendo sus grandes éxitos, como “500 letters”, “Victim of ritual”, etc… Sus músicos le cedieron todo el protagonismo y ella supo interactuar perfectamente tanto con ellos como con el público, dirigiéndose a él en perfecto castellano. El momento más álgido fue la interpretación de “Over the hills and far away” de Gary Moore, un cover que ya hizo con Nightwish de los que no cayó ninguna referencia. Tarja convenció por actitud y saber estar.

UFO

Era uno de los conciertos más esperados de este festival, el poder ver, muchos de nosotros por última vez, a una de las referencias del heavy metal británico. 50 años de vida y una gira de despedida que recalaba en este festival. De esta actuación me quedo con dos cosas, con la elegancia del mítico Phil Mogg y de la excelencia de la guitarra de Vinnie Moore, ambos con el resto de su banda supieron regalarnos esa sucesión de grandes temas que una banda legendaria es capaz de cosechar. Hace poco nos entristecimos con la pérdida de Paul Raymand, incluso pensamos en que la gira podría no realizarse, pero afortunadamente allí estuvieron. Neil Carter se subió a la aventura para suplir esta ausencia y cumplió perfectamente.

Q2ONcPp NBCF2k6 lr6qvbm zWMAtMn 

La lista de grandes clásicos fue revisada, aunque en una carrera de 50 años siempre habrá alguna imprescindible que debe de faltar, pero las de sí o sí estuvieron, “Rock botton”, “Lights out”, “Love to love” y por supuesto “Doctor, doctor” que sirvió para cerrar la actuación. También sonaron “Mother Mary” con la que abrieron, “We belong to the night”, “Run boy run”, “Venus”, “Only you can rock me”, “Cherry”, “Makin’ Moves” y “To hot to handle”. Ni el sol que todavía impactaba en el escenario pudo mermar ni un ápice la resistencia de un Phil Moog enorme mientras Vinnie Moore nos deleitó con sus solos imposibles.

SEVENTH WONDER

Y subimos de inmediato al castillo para no perdernos la actuación de una de las bandas del vocalista de Kamelot, en este caso su banda de origen, ya que comenzó con ella y desde entonces ha estado haciendo un trabajo paralelo. Además, la banda venía avalada por un magnífico disco editado el año anterior y tras ver su actuación podemos concluir de que cumplieron con creces. Seventh Wonder es quizás una banda más técnica que Kamelot, pero como en ambas, la presencia de Tommy Karevik las pone en un altísimo nivel.

U95wygo  UB6jVuZ TV4agAc

La verdad es que el sonido acompañó desde el primer momento y pudimos disfrutar desde el minuto uno tras la intro y comenzando con “Welcome to Mercy Falls”. La calidad técnica como ya hemos mencionado es enorme, vimos a Andreas Blomqvist haciendo virguerías con su bajo, a Andreas Söderin en el córner poniendo las capas y los solos de teclados correspondientes y a Johan Liefvendahl impresionante a la guitarra, sin dejar atrás a Stefan Norgren a la batería. Evidentemente su último álbum “Tiara” y su clásico “Mercy Falls” fueron los más visitados, llegando el punto culminante con la magnífica interpretación de “Tiara´s song (Farewell, Pt.1)” sin olvidar “The Everones” o “Tears for a father” o “Hide and seek” de su clásico. Muchas ganas de poder verlos en sala como cabezas de cartel.

SCORPIONS

Y llegamos al cabeza de cartel de este día, los alemanes se presentaban en el festival dentro de la enésima gira después de estar despidiéndose durante unos cuantos años, esperando que la despedida dure muchos años más. El concierto de Scorpions no ofreció en general nada adicional a lo que ya hayan ofrecido en sus anteriores recientes giras, por tanto, pudimos ver un grandísimo espectáculo repleto de esos grandes hits que han cosechado a lo largo de su extensa carrera, evidentemente centrado en sus éxitos de los ochenta. Los alemanes tienen ya cierta edad y evidentemente las cosas no son como eran antes y esto tratan de cubrirlo con el gran espectáculo multimedia que les rodea. Tanto Klaus Meine como Rudolf Schenker superan los 70 años y esto es algo a tener en cuenta, algo que tiene mérito; otra cosa es entrar en el debate de si deben finiquitar su carrera o no. En mi opinión, mientras se sigan dando espectáculos de este nivel cuanto más sigan mejor.

XjJ7Xae nHaCme8 VHKT1hQ 39qA1Hd

Scorpions presentó el mayor despliegue de medios de este primer día, con una pantalla gigante detrás, fueron proyectando imágenes durante todas las canciones, la bandera española, planos de gran ciudad, portadas de discos, altavoces sonando… toda una amalgama de colores que aumentaban la vistosidad del espectáculo. En lo musical abrieron con “Going out with a bang” del “Return to forrever” para a partir de ahí ir desgranando clásico tras clásico, aunque me gustó mucho el meddley que realizaron de temas antiguos donde se incluyeron “Top of the bill/Steamrock fever/Speedy´s Coming/Catch your train”. Los grandes clásicos sonaron, “Make it real”, “The Zoo”, “Coast to coast”, “Bad boys runnig wild”, “Tease me please me”, “Blackout”, Big city nights”…y por supuesto las baladas que alumbraba de móviles la pista y la grada con “Send me an Angel”, “Wing of Change” y la eterna “Still loving you” que fue la que inició en bis cerrando con el obligado “Rock you like a hurricane”.

En la actuación hubo cantidad de momentos, más emotivos que álgidos, donde la fuerza la pone ahora Mikkey Dee que huérfano de Motörhead pasó a enrolarse con los Scorpions en una situación coyuntural donde se juntaron el hambre con las ganas de comer, de tal forma que el batería nos demostró sus ya conocidas capacidades, ofreciendo un espectáculo tremendo montado en su kit de batería que incluso se elevó en el escenario como si fuera un ovni. Pero volvemos a insistir, que es impresionante como estos señores a sus edades (Matthias Jabs también tiene ya 63 años) son capaces de ofrecernos estos niveles. Klaus Meine ya se mueve poco y su voz no es la misma, pero tiene el oficio que hay que tener, Rudolf sigue adoptando sus posturitas levantando al público y no deja de ser un referente junto al siempre discreto Matthias Jabs.

k9uRB5p C7iRf33 UIFSPxM

Scorpions es siempre una cita obligada para cualquier amante del heavy metal, por su larga trayectoria y por haber sido una de las grandes bandas que ha sabido llegar al público más generalista, ya sea por sus baladas o grandes composiciones, los alemanes congregaron en el recinto a la mayor afluencia de público del festival, ya que la zona de pista de los dos escenarios se encontraban completamente repletas, al igual que la grada y los aledaños. Un hito conseguido para todos aquellos que hasta ese momento no los habían visto.

EUROPE

Y tras terminar Scorpions de inmediato comenzaron en el Main Stage 2 el otro plato fuerte de la jornada, los suecos Europe que venían a ofrecernos un concierto de lo más variado y equilibrado, sin ningún tipo de adorno, sin efectos, sin telón de fondo, de aspecto sobrio, pero que ellos ya se encargaron de darle la dosis de nivel adecuada para demostrar que se bastan por sí mismos para dar un buen espectáculo. A Europe le basta solo Joey Tempest para dar espectáculo, el cantante estuvo bien a la voz y dotó al escenario de la dinámica necesaria para mantener a la gente atenta, con sus malabares con el micrófono o con el palo de su micrófono, todo lo contrario que el resto de sus compañeros, donde John Norum acaparaba la atención en los momentos de los solos o la sosería eterna de Jon Levén al bajo que como siempre cumple con su trabajo pero no añade nada al aspecto visual. Mich Michaeli presidió la poltrona de los teclados con sombrero cowboy y gafas de sol mientras que Ian Haugland puso todo el sentido en la base rítmica.

E5tq8qx RgV3tlZ LE9np4k 

Como decíamos, nos presentaron un set list muy equilibrado, por supuesto su “The final countdown” acaparó la mayor parte del repertorio como era de esperar, pero el resto fue repartido entre sus discos de la etapa inicial y la que tuvo lugar después de su reunión. Así comenzaron con los dos únicos temas pertenecientes a su último lanzamiento, el homónimo “Walk the earth” y The Siege”, para seguir con el primero de los grandes clásicos “Rock the night”. Momento para el recuerdo de sus primeros tiempos con “Scream of Anger” que completaron con “Dance the night away” como referencias de su “Wings of tomorrow”. Uno de los temas que más me gustó fue “Last look at eden” un temazo que muestra la contundencia y el estilazo de la banda tras la reunión al que continuaron con “The Beast” del mismo álbum. Si me tengo que quedar con los momentos más emotivos me quedaría con la balada “Carrie” que llenó de lucecitas en recinto y un “Superstitious” que además de lo excelentemente ejecutado nos regaló un inserto del “Here i go again” de Whitesnake con el que Joey Tempest levantó al personal.

ZBz0yFd mZiBOY8 YXMO6d1 B5JhT6s

La explosión final vino con los bises con dos de sus grandes éxitos, la combativa “Cherokee” y por supuesto, como no podía ser de otra forma, “The Final Countdown” convirtiendo el recinto en una fiesta. Europe siguen encontrándose en muy buena forma y son un valor seguro a la hora de disfrutaros en directo. Si no, preguntadle a Sergio Ramos y pilar Rubio que se los llevaron a su boda al día siguiente.

CARCASS

Tras finalizar Europe una legión de asistentes se dispusieron a abandonar el recinto, la gran mayoría de ellos porque había que dosificar las fuerzas para el día siguiente. Sólo los que permanecimos allí quedamos a expensas de que los Carcass nos dispararan sus cañonazos sónicos, pero lo cierto es que el ambiente resultó bastante frío y tras un arranque fallido, con algún fallo técnico inicial hicieron un set discreto que no fue capaz de levantar los ánimos de un personal más observador que activo probablemente por el cansancio acumulado.

AGpvrEF  F0Nwk4f  w8akRv3

Jeff Walker y sus chicos comenzaron con “316L Surgical Steel” de su último lanzamiento “Surgical Steel”, Jeff ocupó el centro del escenario con sus guitarristas Bill Steer y Tom Draper a cada uno de sus lados, lo cierto es que creo que por la hora y el público asistente y la distancia que mantuvieron con el público al tocar en un escenario tan grande, la cosa no acabó de cuajar (habría resultado mejor haberlos visto en un escenario más pequeño, por ejemplo el del castillo). Los temas más celebrados evidentemente fueron los de sus álbumes clásicos, aquel “Heartwork” del que interpretaron “Buried Dreams”, “Death Certificate”, “Heartwork” y “This Mortal Coil” o su gran “Necroticism:Descanting the Isalubrious” del que cayeron “Corporal jigsore quandary” e “Incarnated solvent abuse”. Mucha artillería para un personal prácticamente muerto.

DEBLER

Y subimos al castillo por última vez en la jornada para ver la oferta de los madrileños que congregaron a una interesante masa de público. Debler realizaron un espectáculo correcto para sus seguidores y los amantes del metal melódico nacional, con temas muy próximos a lo que nos ofrece Mago de Oz, de todos es sabido la colaboración de esta banda con los Mago, ya que su cantante Rubén Kelsen ha sustituido en alguna ocasión de necesidad a Zeta o Dani ha sustituido a Mohamed al violín.

nObl6UF WXNbHgr Eb6WOmH

En un escenario de permanente humo artificial que en ocasiones incluso deslucíó el espectáculo, la banda se desenvolvió con soltura y nos regalaron sus composiciones de arreglos sinfónicos donde se centraron en su álbum “Somnia” de los que cayeron “Nada nos podrá parar”. “Mar de lágrimas” o “sentencia final”. Dani al violín se mostró muy activo con su arco luminoso llamando la atención del respetable y Rubén estuvo bien a la voz, perfilándose como una de las promesas de futuro en el metal nacional. El resto de la banda estuvo bien sincronizada y todos en conjunto se encargaron de cerrar la jornada con muy buenas sensaciones.

Toni Marchante