Toundra – 02 de Septiembre 2020 – Parc del Fòrum (Barcelona)

Una de las pocas jornadas de conciertos que hemos podido celebrar sin contratiempos en Barcelona post desconfinamiento, sobretodo ámbito Metal que lamentablemente ha sido gravemente golpeado. Tanto músicos como las salas, fotógrafos, promotoras y técnicos que le dan vida a los shows que de la noche a la mañana pasaron de ser una rutina a un privilegio de pocos. Gracias al Primavera Sound y sus Nits del Forum, se han podido vivir jornadas de show en vivo al aire libre poniendo todo para cumplir con las medidas de seguridad extremas que ha traído consigo la pandemia, para así poder entregarnos nuestro momento de desahogo personal en frente a un escenario apreciando la música en vivo, hoy más que nunca.

50303348563_0707426114_o50303348593_b0308fc47a_o50303348618_c2a46248ce_o

El impacto post cinco meses sin conciertos se siente en el ambiente y sobretodo de la escena metalera que ha sufrido un golpe potente con la lluvia de cancelaciones, conciertos pospuestos sin tener idea si se llegaran a hacer o no y un par de otro que ni idea la vida que les tocará, por lo que Toundra ha llegado a iluminarnos con una noche majestuosa, que seguramente todos los que estuvimos presentes nos dejara alguno que otro archivo en el cerebro para siempre. No solo es el impacto de llegar y ver todas esas mesas perfectamente colocadas en la cancha donde acostumbramos ver un mar de gente de pie, si no que todo el protocolo que hemos de seguir para poder disfrutar tranquilamente, pero es lo que toca por ahora y lo respetaremos hasta que sea necesario.

A pesar de todas las restricciones el inicio puntual a las 21:00 hrs con bastante gente ya sentada esperando con su cerveza los primeros acordes de la banda. Con una leve introducción que nos dirige directamente al primer tema “Cobra”, del aclamado Vortex del año 2018. Un tema muy bien elegido para empezar la noche con una montaña rusa de emociones. El salvaje Esteban Girón entregándonos todo en el escenario en la guitarra en conjunto con el bajista enmascarado Alberto Tocados, quien llevo su mascarilla negra correspondiente durante todo el show. Un poquito más de Vortex para la noche con “Tuareg”, otros ocho minutos de desenfreno y luces rojas agregándole tensión, mientras que Álex, impoluto en la batería lo coronaba la gigante imagen con el nombre de la banda y la fase lunar completa que llegaba a complementar la luna llena épica que se hacía ver en uno de los lados del escenario.

50304033416_d15abf5835_o50303348713_97b9978a3e_o50304187257_5e0bd6445c_o

Seguida sonaría “Bizancio / Byzantium”, del álbum (II). Este post rock progresivo que a ratos nos deslumbra con su técnica y destreza, pero también con la serenidad que nos entrega a veces los quiebres en el sonido pero siempre yéndose a más y más. Muchas veces desde arriba del todo podía ver como muchos se paraban de su asiento para hacer algo de headbanging o simplemente poder seguir la música de una forma más natural e espontánea, con cierta necesidad de poder tener ese recuerdo más humano de un show normal pero todo en un marco de respeto y dentro de las normas. Una pequeña pausa entre gritos del público y de la banda, que se hacía notar a pesar de la falta de micrófono para comunicarse son los asistentes, como podían nos hacían saber lo agradecido que estaban de estar esta noche en Barcelona. Haciendo balance en el setlist toca escuchar “Kitsune”, una pieza sacada del álbum IV, que junto a “Cielo Negro” fueron los últimos temas que escuchamos fuera de la temática de Vortex.

Volvimos al 2018 con “Kingston Falls”, el track más corto de la noche. Arriba del escenario podríamos ver el completo apañe de los madrileños, paseándose de un lado a otro y haciendo juegos entre ellos, demostrándonos completamente el pleno disfrute que les trae tocar en vivo y además a pesar de todas las complejidades que traen consigo el 2020, siguen estando en su mejor momento musical. Seguida nos invitan al continuar el viaje con la eterna “Mojave”, un tema plenamente atractivo y hermoso para disfrutarlo en vivo. Su introducción parte del rock más alternativo que en un abrir y cerrar de ojos se vuelve totalmente impredecible, que en vivo te mantiene expectante y hasta ansioso, a pesar de haberle dado unas cuantas vueltas en el reproductor, todo en vivo suena mejor.

50304187232_732397f474_o50304033341_146f13ce71_o 50304066616_6e2220340e_o

Ya para finalizar, la cancha se pone de pie para disfrutar “Cruce Oeste”, entre la fragilidad que contiene este tema, las partes cañeras se vivieron con mucha fuerza, gozando cada segundo que quedaba para darle fin a la jornada. Unos sencillos Toundra se despiden y tiran púas a los asistentes como si fuera confeti que bien recibidas fueron por los afortunados. Mucha sorpresa me llevo no escuchar nada de su nuevo disco Das Cabinet des Dr. Caligari, pero muy reconfortante poder apreciar sus obrar pasadas y Vortex casi por completo.

Un show redondo y emocionante para los que se reencontraban con los “show masivos” en formato 2.0 coronavirus style, agradecidos de la perfecta gestión del Primavera Sound quienes fueron los responsables de poder tener ese espacio para celebrar el metal nacional y encantarnos con el hipnótico sonido de Toundra por más de una hora, quienes nos aportaron un poquito de vitalidad para seguir afrontando estos momentos difíciles.

Texto y fotos: Karina Báez O.

Setlist Toundra:

Cobra
Tuareg
Bizancio / Byzantium
Kitsune
Cielo Negro
Kingston Falls
Mojave
Cruce Oeste