dim12 «Hay veces en las que en el mundo de la música nos encontramos con bandas noveles con un primer trabajo sorprendente, fresco y que cala en los oídos del oyente. Por desgracia, muchas de estas, al lanzar su segundo trabajo van perdiendo fuelle y su continuación no es posible por no lograr la consolidación esperada con dicho lanzamiento…»
Leticia Ballester
Nota:8/10

No es el caso de los navarros Diabulus in Musica, aunque estamos augurando el futuro, pero con su inminente “The Wanderer” (que sale a la venta la semana que viene bajo el sello de Napalm Records) no hay cabida para el olvido: Zuberoa y los suyos están llamados a ser uno de los grupos clave en el género sinfónico dentro del metal.

Antes de meternos de lleno en el compacto, huelga decir que tras aquel personal “Secrets” que les ha dado fama internacional y les ha llevado a dar conciertos por Europa y Sudamérica, en este nuevo disco se arriesgan haciéndolo conceptual, un cambio que implica un importante riesgo con respecto a su debut, pero que es más que de agradecer. Todo el trabajo suena mucho más compacto, es un disco con un ritmo ágil y mucho más bombástico que su predecesor, con cierto aire europeo. Queda esperar a ver si esta innovación en su enfoque musical es del gusto de sus fans y comprobar cómo sonará tanto coro en los directos.

Con una dulce flauta como compañera de viaje, comienza la travesía de la mano de la trotamundos que nos llevará por diversos parajes; “A Journey’s End” es una introducción de unos dos minutos de duración cuyos primeros segundos ya nos transportan a tierras lejanas (casi como si de la Tierra Media se tratara), pero que de pronto cobra fuerza y nos da esa sensación de vértigo de saber que la tormenta se acerca. Y sin tregua llega uno de los puntos fuertes del redondo, “Ex Nihilo” (expresión latina que significa “de la nada”): los influyentes coros cantando en euskera y latín, la potente guitarra de Adrián Vallejo y la omnipresente batería de Xabi Jareño dan la perfecta carta de presentación para la entrada de la voz de Zuberoa Aznárez, primero como un lamento, y luego con una clara declaración de intenciones: “I have to move on with my life / Try to learn from all that’s left behind” (Tengo que seguir adelante con mi vida / Intentar aprender de todo lo que dejo atrás). Las puntuales aportaciones guturales del teclista Gorka Elso en este tema le da aún más fuerza. Un claro representante de lo que nos espera en el resto del trabajo.

El single presentación de “The Wanderer” se pudo escuchar ya en la novena edición del MFVF que tiene lugar en octubre en Bélgica anualmente: “Sceneries of Hope” (cuyo videoclip ya se puede ver hace semanas) comienza con el coro de fondo y el teclado de Gorka dando paso a Zube, en un tono más dulce que en el corte anterior. El pegadizo estribillo tiene mucha fuerza, y nos muestra la necesidad de libertad y de no arrepentirse, para dejar paso al coro y su “Ubi bene, ibi patria” (donde se está bien, allí está la patria). Imprescindible para que el público se anime a cantar con el grupo.

Y de vuelta al festival belga, Diabulus in Musica aprovecharon para presentar allí cuatro nuevos temas, entre ellos el siguiente en el disco que nos compete, “Blazing a Trail”. Primera colaboración destacable, dado que los grunts corren a cargo del conocido guitarrista Mark Jansen (ex-miembro de After Forever, fundador de Epica y MaYan). Un corte sin grandes complicaciones compositivas, pero con una buena dosis instrumental, y por supuesto la perfecta combinación del dúo entre Zube y Mark, intercalando sus frases con la presencia del coro, en una narración en la que nuestra trotamundos trata de abrirse camino en una nueva tierra y los habitantes plantean dudas sobre ella.

Tiempo para un poco de calma con “Call from a Rising Memory”, una etérea intro de poco más de un minuto que da pie a otra de las más destacabas, “Hidden Reality”. Como llevados hasta la Edad Media, esta canción que se encuentra en el ecuador del redondo demuestra la gran versatilidad vocal de Zuberoa, quien lleva (nunca mejor dicho) la voz cantante en estos casi cinco minutos de duración, utilizando desde registros un tanto graves y misteriosos a impresionantes líricos que dejaran atónito a más de uno. Pero el coro sigue preguntándose “Quis es” (quién eres) sobre nuestra protagonista en esta historia.

Casi como preparándose para la batalla suena “Shadow of the Throne”, y el malo de la película (en este caso la canción está cantada por Gorka, o mejor dicho gruñida) ejerce su poder y su voluntad para querer deshacerse de la trotamundos (incluso se cobra una víctima a mitad del corte) y convocando que se traiga al niño ante su presencia, mientras el coro recita “fiat voluntas tua” (hágase tu voluntad). Muy buena interpretación por parte del clan masculino de DiM (guitarra, batería, pero sobre todo el bajo de Alex Sanz) y sorprendente por ser la primera vez que Zube se ausenta para dejar que sus chicos se luzcan sin ella.

“Allegory of Faith, Innocence and Future” es una alegoría con tintes acústicos, y la vocalista se muestra en sus tonos más dulces y frágiles, desvelando que por fin gracias al niño ha encontrado “una razón para sonreír”… pero aquí llega Gorka para impedir que se lo lleve con ella. Una semi balada muy bien ejecutada y que en momentos puntuales (quizá como en otros cortes) pueda recordar ligeramente a los holandeses Epica. El coro despide a la protagonista de la historia con un “Sit vis vobiscum” (Que la fuerza esté contigo).

La nota triste y esperanzadora, la balada por excelencia se presenta como un dúo entre Zuberoa y John Kelly (de Elfenthal), “Sentenced to Life”. Con el comienzo de la flauta de la señorita Aznárez y el teclado del señor Elso, la voz de la fémina entra casi de puntillas, para tras dar paso a John entonar el conmovedor estribillo: “My heart’s for the one who brings me the sun / When I’m so afraid to get lost in the dark” (Mi corazón es para quien me trae la luz el sol / Cuando tengo tanto miedo de perderme en la oscuridad). La sutil pandereta, las segundas voces y la paulatina entrada del resto de instrumentos hacen que el final sea sobrecogedor.

De título sorprendente (por el desconocimiento del idioma), “Oihuka Bihotzetik” rompe con el ambiente tranquilo, irrumpiendo con todos los instrumentos en tonos un tanto más oscuros y con los gruñidos de Gorka, para mezclar tanto el inglés como el latín y el euskera. El título vendría a significar «a gritos desde el corazón» (aunque según hemos podido saber gracias a la banda, “faltaría la primera parte de la frase, que dice:los recuerdos me llaman a gritos desde el corazón«). Quizá sea uno de los cortes que contiene más parte instrumental del conjunto.

Y llegando al final, primero nos topamos con “No Time for Repentance (Lamentatio)”, la canción más larga del disco. Con un comienzo épico y muy de película de aventuras, pasado un minuto el ambiente cambia radicalmente, con los instrumentos a pleno rendimiento y los screams de Adri al servicio de la agresividad que el tema requiere. La voz de Zuberoa se va intercalando con la de Gorka y el coro para hacer de este corte el más complejo del conjunto; y a un minuto escaso del final de sus ocho minutos y medio, de nuevo cambiamos de tercio por completo, esta vez para oír una coral de una iglesia, casi como haciendo un ruego de arrepentimiento, un lamento por las malas acciones llevadas a cabo.

Cerrando el trabajo, la homónima “The Wanderer”, la más folk y acústica que podamos encontrar en los doce cortes que lo componen. La forma en que las guitarras acompañan la voz femenina dan un cierto sabor a Blackmore’s Night. La forma perfecta para “alejarse del odio y el dolor, sin opción al retorno”. Como bien dice para terminar nuestra protagonista: “I’m the girl from nowhere / I’m the land” (soy la chica de ninguna parte / soy la tierra).

Concluyendo con nuestro análisis diremos que “The Wanderer” es un gran paso en la discografía de los de Pamplona, uno necesario para explorar nuevos horizontes y probarse a sí mismos y al mundo de la música su valía. Aún así, y considerando que para una servidora este disco será de los imprescindibles en mi colección personal, sí que esperamos que para el tercer trabajo evolucionen un poco más su estilo personal que ya dejaron ver en “Secrets”, dado que al ser “The Wanderer” conceptual, el estilo propio quizá ha quedado un poco relegado en aras de que el conjunto quedara más compacto.

Leticia Ballester

Temas:

01 – A Journey’s End (intro)

02 – Ex Nihilo

03 – Sceneries of Hope

04 – Blazing a Trail

05 – Call from a Rising Memory (intro)

06 – Hidden Reality

07 – Shadow of the Throne

08 – Allegory of Faith, Innocence and Future

09 – Sentenced to Life

10 – Oihuka Bihotzetik

11 – No Time for Repentance (Lamentatio)

12 – The Wanderer

http://www.diabulusinmusica.com

[youtube]http://youtu.be/yd17f21f58s[/youtube]