Abbath + 1349 + Vtimas + Nuclear- 31 de Enero 2020 – Sala Salamandra (H.d. Llobregat – Barcelona)

Los encargados de abrir la noche fueron los chilenos Nuclear, quienes tuvieron la difícil misión de tocar a las 18:15 hrs, pero sin lugar a duda ya para ese entonces de a poco la sala se fue llenando para darles un caluroso recibiendo a estos thrashers de renombre en Latinoamérica.

49575597818_247e66c64a_o49575597873_b401f2fb8c_o49576105576_3a1e53a135_o49576105601_f2b89ea977_o

La primera vez tocando en Barcelona, se dieron el lujo de repasar canciones de su más reciente disco lanzado el 2015 titulado “Formula For Anarchy”. Un thrash duro y envolvente, que tuvo a los asistentes hipnotizados todo el show. El vocalista y líder de la banda Matías Leonicio entre cada corte tuvo palabras de agradecimiento para los presentes, además de comentar sobre el conflicto que vive Chile en estos momentos, recibiendo aplausos espontáneos de todos los que estábamos en salamandra en ese momento. El tema encargado de cerrar el paso de estos chicos por tierras catalanas fue “Apatria”, uno de los pocos temas que tienen en español y que siempre entran bien en los públicos de habla hispana. Una canción con claras consignas contra el gobierno fue como quisieron reflejar un poco la situación que está viviendo su país y traérnosla a nuestra realidad.
Entre aplausos y la reconocible canción “El derecho a vivir en paz” del cantautor Víctor Jara se despidieron del escenario, abriéndole paso a la siguiente banda del cartel.

Desde este punto la sala se empezó a llenar cada vez más y como no, había una expectación de ver a VLTIMAS, con una formación de primer nivel conformada por el vocalista David Vincent (ex Morbid Angel), Rune “Blasphemer” Eriksen en la guitarra (Aura Noir, Mayhem) y Flo Mounier (Cryptopsy) en la batería. Interpretándonos su primer disco “Something Wicked Marches In”, un deleite para los que llevaban el disco estudiado con antelación. La verdad que fui un poco incrédula sobre lo que nos tocaría presenciar esta noche y creo que muchos salimos bastante satisfechos. A pesar que se hace un tanto extraño ver a David sin el bajo, su calidad vocal es indiscutiblemente un privilegio de escuchar en vivo. Canciones como “Diabolus Est Sanguis”, una de las canciones que más levanto al público por la tralla que proporciona Blasphemer con este death metal son sabor a black.
Para ser un proyecto relativamente nuevo, creo que aún le faltan tablas para sentirse más cómodos, porque los nombres y el potencial están.

49576333797_207371bb33_o49576333852_9a784404d5_o49576333867_abe12f9b6c_o

El gran esperado de la noche sin duda fue 1349, donde el espeso humo que empezó a salir desde el primer minuto de concierto nos dejó sin ver nada más de alguna vez, pero ya sabíamos a lo que veníamos.
Presentando el disco “The Infernal Pathway”, que obtuvo buenas críticas de parte de los fans que llevaban esperando con ansias un nuevo material de los noruegos. La atmosfera oscura que crea la banda, acompañada de la presencia de Ravn que es capaz de cautivar hasta al más incrédulo del género, con unos guturales desgarradores que desde el primer segundo se metio a todo el público al bolsillo sin más.
Los puntos altos de la noche estuvieron a cargo de “I Am Abomination”, donde Frost detrás de la batería nos mostraba sus dotes sobrenaturales y su poder con el doble pedal envidiado por muchos.

49576334222_345f86dd70_o49575598273_43dc926b78_o49576334257_93865594d8_o

Un black metal duro, sin ningún apellido es lo que nos siguen ofreciendo 1349, una peste negra que tiene pinta de nunca acabar.

Y para cerrar la noche, una incógnita que todos queríamos descifrar, ya que Abbath nos hizo pensar que la gira corría riesgo después que el noviembre pasado anunciara su entrada a rehabilitación por su adicción al alcohol. Por varios meses fue una incertidumbre saber cuál iba ser el destino de la gira, ya sabiendo todos los antecedentes que habían pasado en Latinoamérica, que termino en Buenos Aires saliendo a tocar con dos horas de retraso y solo tocando dos temas por el evidente estado de ebriedad del ex Immortal, que lo llevo a cancelar las fechas restantes de la gira aludiendo a un problema de salud.
Cumpliendo su promesa piso el escenario limpio, más fuerte y más centrado que nunca, abrió el concierto con el tema “Hecate”, corte de su más reciente álbum Outstrider. Entre un logo gigante con su nombre que se podía ver en toda la sala y una cantidad de humo impresionante, el Noruego confirmaba estar más vigente que nunca y que estos meses quizás le hayan servido para un nuevo renacer de esta estrella negra del metal.

49576105656_6ab8dd5902_o49575598033_bdedb81402_o49575598123_775cfc3b7a_o 49575598163_1370ba298e_o

Un setlist que abarco temas de sus álbumes solistas, como también los coreados clásicos de Immortal que no podían faltar como “In My Kingdom Cold” y “Tyrants”.
A pesar de que unos días antes se anunciara que Mia Wallace ya no seguía siendo parte del proyecto, para mi es una gran pérdida sobretodo que se nota que falta en el escenario, ha sido sustituida para esta gira por Rusty Cornell.
Las canciones encargadas de cerrar la noche fueron “Winterbane” y “To War!”, donde ya a esa hora el humo cubría todo el escenario, poco y nada podíamos ver qué pasaba allá arriba, solamente nos quedamos con el recuerdo de ver a un Abbath renovado, dándolo todo y más.
Fue una noche redonda, donde cada vez se reafirma que la escena del Black Metal en Barcelona al momento de anunciarse un tour responde con todo.

49575598233_157aeb1c9c_o49576334197_659ce14b69_o 49575597913_c8f6acca37_o
Texto y fotos: Karina Báez O.