Estirpe: Neurasia // Maldito Records Nunca en una critica de un disco se es objetivo al cien por cien, aunque se debería ser lo más cercano a este porcentaje. Hay casos en los que es más fácil acercarse a la total objetividad que otros. Y para mí este es uno de los difíciles ya que Estirpe es una de mis bandas fetiche, una banda que me llega más adentro que otras muchas y que me remueve sentimientos que otros muchos grupos no saben ni que existen. Estirpe, en definitiva, es algo especial para mí, por eso, por el respeto que les tengo, intentaré ser todo lo objetivo que puedo ser.
Alberto López
Nota:9/10  

Han sido cuatro años de espera, desde su “Buenos días voluntad”, para tener nuevo material al uso de ellos. Bien es cierto que han sido cuatro años amenizados por “Querida contradicción”, álbum de rarezas, temas inéditos y versiones, y “El tiempo, un placer para detener”, su primer disco en directo, pero aún así han sido cuatro largos años. Como fueron otros cuatro años para llegar desde aquel magnifico “Inventarse el mundo”, uno de mis discos de cabecera, y el mencionado “Buenos días voluntad”. Está claro que la banda se lo toma con calma, y no hay reproche alguno siempre que los resultados sean como los que han obtenido hasta ahora.

Para este “Neurasia” muchos han sido los cambios. Primero en la formación, ya sin Daniel Puig a los teclados, Jose Miguel Panadero y Javier Estevez han sido sustituidos por Pepe Bao y Alex Maister al bajo y la batería respectivamente. Con esta formación ha venido implícito un cambio en su música, virando hacia un sonido más directo, mucho más rockero, con mucha influencia setentera, pero sonando más Estirpe que nunca. Y es que no dejan de ser una banda con una personalidad arrolladora, donde la voz de Mart, y, sobre todo, como interpreta los temas, y los arreglos y guitarrazos de Loren te transportan a otro lugar, cada tema te provoca y remueve sensaciones y sentimientos muy diferentes. Si a esto sumamos la maestría de Pepe Bao al bajo, fuera de toda duda, y al prometedor Alex… La cosa pinta muy bien.

“R136A1” es la intro, tocada, que enlaza y da paso a “En tus ojos”, primer tema propiamente dicho del disco. Lo primero que llama la atención es la percusión y una base rítmica demoledora. La cadencia vocal del tema, al principio resulta un tanto extraña pero enseguida estás totalmente enganchado a ella. Ciertos toques latinos, arreglos electrónicos muy sutiles y un buen estribillo completan un gran tema para comenzar y con el que están abriendo sus conciertos en la gira de presentación.

“Como ayer” tiene un principio muy contundente y es un corte algo más típico de Estirpe. Los arreglos sutiles y preciosistas de guitarra durante la estrofa son una delicia. Mart está inmenso a las voces, ofreciéndonos registros en los que no parece casi ni el, como en la parte siguiente al segundo estribillo. Y ya que menciono el estribillo… Grande, marca de la casa.

Uno de los temas que pudimos escuchar como adelanto es el siguiente. “Magnético” recupera los dejes latinos en la percusión a la vez que por momentos suenan muy funkys. La incorporación de Pepe Bao hasta aquí había pasado un poco inadvertida, quizá, pero ahora se hace totalmente patente. La parte desde que termina el estribillo y vuelve a caer la estrofa es de una contundencia a prueba de bombas, y hacia el final nos recuerdan a O’funk’illo, para llegar al solo, donde es difícil dilucidar quien se luce más, sin Pepe o Loren.

El rockero, con toques muy setenteros, “Por suerte” fue otro de los adelantos. Bao vuelve a lucirse después del estribillo con un slap de los que a el le gustan. Los sutiles arreglos electrónicos también están presentes en este tema, donde otro solo de corte muy funky es preludio de la vuelta a la contundencia y pesadez del gran estribillo.

“Contigo” quizá sea el corte que todavía no ha terminado de engancharme. Es complicado, con un comienzo de cierta cadencia jazzistica y toques psicodélicos, con ritmos complejos, donde también encontramos partes muy latinas. Un tema muy ecléctico que a mí me sigue costando, pero que es cierto que en directo funciona bastante mejor de lo que puede parecer al escucharlo en disco.

La tranquilidad y emotividad llega con “En silencio”. De corte baladístico, es un tema que va creciendo hasta llegar a un estribillo grandilocuente donde los coros y las segundas voces cobran aún mas importancia. Los arpegios de guitarra con los diferentes efectos le dan mucha profundidad. Para continuar un tema cadencioso y pesado como es “Es por ti”. En un primera escucha pasa más desapercibido, como pasa a veces con muchos temas, pero tiene bastante más de lo que en un principio puede parecer. Los siguiente tres temas son una auténtica pasada. “No somos 100” musicalmente es una maravilla donde el grupo al completo se luce sobremanera con un sonido muy setentero que en ciertos pasajes me recuerda a Led Zeppelin. La parte B del tema es simplemente brillante.

Cuando pensabas que habías llegado a la cima llega “Infinito”. Un corte lento pero con una intensidad fuera de lo normal. La fuerza que tiene el estribillo y como Mart lo interpreta es de lo mejor que han hecho en su carrera. Las emociones a flor de piel fluctúan de la melancólica tristeza de la estrofa a la rabia desesperada del estribillo. Increíble. Hay que decir que en acústico, formato en el que he podido verles últimamente un par de veces, suena aún mas intensa.

“El juego de los tristes”, salvando las distancias, me retrotrae a los Estirpe de “Ciencia”, a temas como “Mi bella condición”. Algo más metalero que el resto del disco, con cambios de ritmo y registro constantes donde nos exhortan a luchar y no ser conformistas. Se acerca el final, una lastima, y “Ser mejor” nos devuelve a la lentitud y la melancolía, donde las guitarras con sus diferentes arreglos y la voz de Mart vuelven a marcar la diferencia. “Shhh!!” es un tema extenso y complejo para el que me faltan palabras para describirlo. Escúchenlo y verán.

Y para cerrar tenemos “Déjame”, un tema muy rockero, con muchos toques funkys y con complejidad en cuanto a ritmos se refiere. Una declaración de intenciones, donde dejan constancia de los sacrificios que hay que aceptar para mantener un grupo así a flote. “No tengo más aspiración que morir viviendo el RnR”. Gran tema para terminar, o casi, ya que si dejamos correr el cd encontraremos un tema extra oculto. ¡Descúbranlo ustedes mismos!

Definitivamente Estirpe es una banda única, con un estilo único, y una calidad fuera de toda duda. Este señor discazo que analizamos hoy aquí lo atestigua. Gracias Estirpe, gracias. Y si, seguramente me he quedado más lejos de ese cien por cien de objetividad de lo que yo quería en un principio, pero cuando algo te llega… Escuchen y disfruten.

Alberto López

Temas:

R136A1
En Tus Ojos
Como Ayer
Magnético
Por Suerte
Contigo
En Silencio
Es Por Ti
No Somos 100
Infinito
El Juego De Los Tristes
Ser Mejor
Shhh!!
Déjame