De un tiempo para acá se ha puesto de moda entre las bandas con carreras más largas revisitar discos específicos en su discografía, normalmente interpretándolos en su totalidad. El caso se ha vuelto a dar con Fear Factory, una de las bandas de metal más populares de la segunda mitad de los noventa, que han decidido repescar su exitoso "Demanufacture" con motivo de su vigésimo aniversario para interpretarlo íntegramente y así hacer un regalo tanto a sus fans más nuevos que no pudieron disfrutar la experiencia en su momento, como a sus fans más veteranos. Les acompañaron en esta ocasión un par de bandas más para completar un triple cartel demoledor en una noche entre semana: los jovenes irlandeses Dead Label y una nueva banda con cara conocida como Once Human.

Texto y Fotos: Edko Fuzz

Los irlandeses Dead Label son un trio que inició su andadura en 2008 y en esta gira presentan su segundo álbum, "Throne of Bones". La banda practica un feroz y eficiente, aunque algo anodino, thrash metal con tintes de Machine Head y Pantera. El bajista y cantante Dan O’Grady lleva el peso del show y Danny Hall hace un buen trabajo con su trituradora de riffs de seis cuerdas.

 cronica_deadlabel_barcelona_9210 cronica_deadlabel_barcelona_9388 cronica_deadlabel_barcelona_9266 cronica_deadlabel_barcelona_9425

Pero es innegable que el foco de atención se centra en mitad del escenario, donde la menuda Claire Percival apenas se vislumbra tras los parches mientras destroza su instrumento cual apisonadora. A estas alturas aún es temprano y no hay mucha gente, pero los riffs de "Salvation in Sacrifice" o la propia "Throne of Bones" empiezan a caldear el ambiente y al final de la corta actuación, Dead Label se llevan merecidos aplausos.

La siguiente banda en tomar el escenario de Razz 2 son Once Human, el nuevo proyecto del que fuera guitarrista original de Machine Head, Logan Mader. Tras casi 10 años desaparecido del mapa, Mader contactó con la cantante australiana Lauren Hart y de ahí nació una nueva banda que justo ahora presenta su disco de debut, "The Life I Remember". Y desde la inicial "Ground Zero", la veda queda abierta: invasiones de escenario, slam dancing y puños al aire desatan el caos reinado por la pequeña Hart con su garganta de sierra mecánica. Mader sigue teniendo el toque en sus manos creando riffs mastodónticos y la banda pierde matices respecto al disco pero gana en contundencia, como atestiguan más bombas como "You Cunt", "I am War" o "Demoneyes", que si bien son demoledoras, no pueden evitar resultar un tanto lineales.

 cronica_oncehuman_barcelona_9685 cronica_oncehuman_barcelona_9589 cronica_oncehuman_barcelona_9632 cronica_oncehuman_barcelona_9518

Como es natural, el grueso del setlist se basa en el único trabajo de la banda hasta la fecha, pero la simpática Hart tiene una sorpresa para el público. Explica, para los más jóvenes, que Mader empezó su andadura en Machine Head y que, ya que estamos, pues que van a hacer una versión de esa época de la banda. Estalla el jolgorio cuando la intro de "Davidian" de aquél ya lejano debut de Machine Head, "Burn my Eyes" (por Dio, que abuelo cebolleta me siento), hace acto de presencia. Como viejo clásico que es, le pasa la mano por la cara a cualquiera de los nuevos temas que hayan sonado esta noche y no tiene precio gritar aquello de "Let Freedom Ring with a Shotgun Blast!" a pleno pulmón. Momentazo. Aún hay tiempo para que la banda interprete "Time of the Disease" justo antes de despedirse.

Y llega el momento de las estrellas de la noche. A pesar de los culebrones entre miembros pasados, formaciones paralelas, confusión y nuevos discos con escasa repercusión, el poder de toda una obra maestra como "Demanufacture" se hace palpable viendo la más que aceptable entrada en la sala. Veinte años son muchos años para una banda y un disco de estas características, y más teniendo en cuenta que "Demanufacture" prácticamente definió un nuevo subgénero en el mundo del metal. Y es por eso que sorprende comprobar la vigencia de canciones como "Self Bias Resistor", "Zero Signal" o "New Breed". Aún suenan frescas, poderosas, originales y atemorizantes con un montaje muy de su época donde frías y calculadas luces solo nos permiten adivinar las siluetas de los miembros de la banda sobre el escenario.

 cronica_fearfactory_barcelona_9982 cronica_fearfactory_barcelona_9929 cronica_fearfactory_barcelona_9932 cronica_fearfactory_barcelona_9828

Y es que realmente, el show es un viaje de regreso al pasado pues, en el fondo, es por eso por lo que la gente ha pagado. Dino Cazares sigue siendo un tipo con una presencia imponente y una puta ametralladora de riffs milimétricos, aunque parezca que no se lo esté pasando demasiado bien, mientras parece que los años no pasen para el carismático Burton C. Bell, que sigue manteniendo su imagen y su voz gutural intactas, aunque no se puede decir lo mismo de la voz melódica. La savia nueva de la banda la encontramos en el bajista Tony Campos (ex-Static-X, Brujeria o Soulfly) y el competente batería Mike Heller (ex- Malignancy o Control/Resist), que aunque hacen un trabajo intachable, no atesoran el carisma e imagen de dos piezas clave en la historia de Fear Factory como son Christian Olde Wolbers o, especialmente, el batería Raymond Herrera, ingrediente esencial en la cocción que dio como resultado final el sonido Fear Factory a principios de los noventa.

Lo que no se puede negar es que esta formación de Fear Factory defiende los viejos clásicos con orgullo, ya sea en la brutalidad de "Pisschrist", la agresividad de "H-K (Hunter-Killer)", la grandilocuencia de "Dog Day Sunrise" o la solemnidad de "A Therapy for Pain" y el público se deja la vida en cada uno de ellos, especialmente en el que fuera el hit de la banda en su momento, "Replica", un tema que aún levanta pasiones. La recreación de "Demanufacture" es perfecta, mecánica, fría y calculada. Como tiene que ser. Todos los samples están en su sitio, todos los infames redobles de bombo ejecutados a la perfección, las luces perfectamente sincronizadas con la música y, en definitiva, todos los ingredientes que uno espera de un concierto de Fear Factory están presentes en su justa medida.

 cronica_fearfactory_barcelona_9855 cronica_fearfactory_barcelona_9926 cronica_fearfactory_barcelona_9911

Tras abandonar el escenario, la banda vuelve con unos últimos cartuchos para completar el setlist. Sigue el viaje al pasado con dos temas de "Obsolete" que son, como no podía ser de otra manera, "Shock" y "Edgecrusher", que también montan un buen jolgorio en la sala, especialmente con los fans de segunda generación (que también los hay). La banda encara la recta final del show con tres temas de su último disco "Genexus", también bien recibidos por el respetable, y da por concluida la ceremonia con "Martyr" del que fuera su disco de debut, "Soul of a New Machine". Un último cartucho atómico para una larga noche de riffs que ha combinado perfectamente bandas de nueva formación con la vieja guardia, aunque nadie puede dudar que ha sido ésta última la que ha salido ganando. Y es que ya no se hace música como la de antes (snif).

Texto y Fotos: Edko Fuzz

cronica_deadlabel_barcelona_9196
cronica_deadlabel_barcelona_9210
cronica_deadlabel_barcelona_9222
cronica_deadlabel_barcelona_9266
cronica_deadlabel_barcelona_9276
cronica_deadlabel_barcelona_9304
cronica_deadlabel_barcelona_9388
cronica_deadlabel_barcelona_9418
cronica_deadlabel_barcelona_9425
cronica_deadlabel_barcelona_9439
cronica_fearfactory_barcelona_9778
cronica_fearfactory_barcelona_9784
cronica_fearfactory_barcelona_9795
cronica_fearfactory_barcelona_9803
cronica_fearfactory_barcelona_9816
cronica_fearfactory_barcelona_9828
cronica_fearfactory_barcelona_9836
cronica_fearfactory_barcelona_9848
cronica_fearfactory_barcelona_9849
cronica_fearfactory_barcelona_9851
cronica_fearfactory_barcelona_9855
cronica_fearfactory_barcelona_9861
cronica_fearfactory_barcelona_9871
cronica_fearfactory_barcelona_9876
cronica_fearfactory_barcelona_9883
cronica_fearfactory_barcelona_9911
cronica_fearfactory_barcelona_9923
cronica_fearfactory_barcelona_9926
cronica_fearfactory_barcelona_9929
cronica_fearfactory_barcelona_9932
cronica_fearfactory_barcelona_9934
cronica_fearfactory_barcelona_9960
cronica_fearfactory_barcelona_9981
cronica_fearfactory_barcelona_9982
cronica_fearfactory_barcelona_9992
cronica_oncehuman_barcelona_9462
cronica_oncehuman_barcelona_9464
cronica_oncehuman_barcelona_9486
cronica_oncehuman_barcelona_9487
cronica_oncehuman_barcelona_9493
cronica_oncehuman_barcelona_9510
cronica_oncehuman_barcelona_9518
cronica_oncehuman_barcelona_9532
cronica_oncehuman_barcelona_9540
cronica_oncehuman_barcelona_9573
cronica_oncehuman_barcelona_9583
cronica_oncehuman_barcelona_9589
cronica_oncehuman_barcelona_9608
cronica_oncehuman_barcelona_9611
cronica_oncehuman_barcelona_9615
cronica_oncehuman_barcelona_9620
cronica_oncehuman_barcelona_9632
cronica_oncehuman_barcelona_9675
cronica_oncehuman_barcelona_9679
cronica_oncehuman_barcelona_9683
cronica_oncehuman_barcelona_9685
cronica_oncehuman_barcelona_9687
cronica_oncehuman_barcelona_9690
cronica_oncehuman_barcelona_9701
cronica_oncehuman_barcelona_9726
cronica_oncehuman_barcelona_9741
cronica_oncehuman_barcelona_9753
cronica_oncehuman_barcelona_9754
cronica_oncehuman_barcelona_9762