Editor's Rating

6.5

Cuando saltó la noticia de que dos pesos pesados del Metal Industrial, como son Till Lindemann (Rammstein) y Peter Tägtgren (Pain, Hypocrisy…), unirían fuerzas bajo el nombre de Lindemann a muchos se nos pusieron los dientes que rozaban el suelo. Sobran las presentaciones acerca del dúo que ha facturado este “Skills In Pills”, un disco que se ha visto superado por las expectativas creadas. No estamos hablando de un mal álbum, ni mucho menos, pero cuando uno se imagina una fusión de las mentes creativas de Rammstein y Pain espera mucho más. Aunque a falta de nuevo material de Rammstein, bien podemos ir pasando el rato con Lindemann y Emigrate, la banda de Richard Krusppe, que ya lanzó su disco a principios de año.

Alberto López

En cuanto al sonido del disco sí es lo que se esperaba, la contundencia de Rammstein unida a la faceta más accesible de Pain: esa que trata sobre orquestaciones, teclados y electrónica pegadiza, donde el trabajo de Peter ha sido realmente magnífico. Quizá sean los temas en sí los que en ciertos momentos nos den una sensación repetitiva, y que Till chirría un poco con el inglés, lo que no termine de cuajar para que hablásemos de un discazo y no únicamente de un buen disco.

El álbum se abre con el tema que le da título. Los ritmos machacones de Rammstein están ahí, junto con una limpieza y una claridad de sonido importante, pero pasados por un tamiz mucho más accesible, del que seguramente tenga buena culpa el sueco, quién está realmente superlativo, como en cada uno de los segundos del plástico. Un estribillo pegadizo completa la fórmula que, con mas o menos variación, se sucederá a continuación. “Ladyboy” es quizá el corte que mejor une Rammstein y Pain. Con un riff y una estrofa con las señas de identidad típicas de los alemanes, pero con un estribillo que cabalga entre los teclados y orquestaciones comunes en los suecos.

El tinte épico del comienzo de “Fat”, que da paso a otra estrofa en la que la marca Rammstein está muy presente, para posteriormente recuperar un aire más melódico, termina de darle un toque mucho más heterogéneo al tema, algo que también pasa más adelante con “Home Sweet Home”. La verdad es que es de agradecer, ya que nos sacan por momentos de ese carácter lineal que antes comentábamos. La curiosa “Fish On” pasa bastante desapercibida en el conjunto, todo lo contrario que su relevo, “Children Of The Sun”, que tiene una pesadez y una cadencia que te lleva a ir cabeceando casi sin darte cuenta, aún siendo uno de los cortes más suaves en ciertos aspectos.

“Cowboy” y “Golden Shower” son los temas más directos y cañeros de todo el disco. Llegan juntos y ya terminando, algo que igual les perjudica. Igual si los hubiesen intercalado entre los anteriores se habría dado al álbum una sensación de mayor versatilidad y variedad. Cierran con “Yukon”, seguramente la composición más redonda que encontramos en “Skills In Pills”, y la polémica “Praise Abort”, que fue lanzada como vídeo single de adelanto y que levantó una buena polvareda por su temática.

En definitiva, estamos ante un buen álbum, que tiene cosas realmente buenas y nos muestra la faceta más gamberra y desenfadada de Till y Peter, pero que a la vez no termina de ser lo que se esperaba. Esperemos que este proyecto tenga continuidad en el tiempo y ambas personalidades cuajen mucho mejore en un futuro lanzamiento.

Alberto López

Temas:

1. Skills In Pills
2. Ladyboy
3. Fat
4. Fish On
5. Children Of The Sun
6. Home Sweet Home
7. Cowboy
8. Golden Shower
9. Yukon
10. Praise Abort

Comparte esto: