luj12 “Sexurreción” es el título del nuevo disco de Lujuria. Desde el 2008 no sacaban un nuevo disco de estudio, si no contamos el “Llama eterna”, el disco homenaje a los caídos de nuestro rock. Un parón que les ha venido muy bien y en el que se han tomado las cosas con calma en las nuevas composiciones y eso se nota.
Alfonso Dávila
Nota:9/10  

 

Lo primero que hay que decir es que el disco es estupendo, el mejor disco de su discografía sin ninguna duda. Y es que este disco tiene que ser el que disco definitivo que consolida a Lujuria como unos grandes de nuestra música, que se lo tienen ganado a pulso. “Sexurrección” ha sido grabado en los estudios Noisy House y ha sido producido por el bajista de Obús Fernando Montesinos, que ha hecho una gran labor, sacando a Lujuria todo lo que podían dar de sí.

Estas ante un disco muy variado, que va desde el heavy metal clásico con un sonido ochentero, hasta canciones con un sonido que recuerda al metal de los 90, curiosamente los temas compuestos por Maikel, que ha demostrado ser un gran compositor. En este disco han hecho una gran labor con las letras, especialmente con los estribillos, que los han cuidado mucho, cosa que no habían hecho en sus otros trabajos y la diferencia se nota para bien. No solamente ha compuesto Maikel, sino que también Julito y Chepas siguen aportando grandes riffs de guitarra y grandes composiciones.

El disco comienza con el tema “Sexurrección” en que van recordando en la letra cada uno de sus discos, a excepción del directo. “Veinte años de historia resumidos en una canción” como lo definen ellos en la nota del libreto. Un tema muy heavy y con una guitarras muy duras, con mucha presencia del teclado y que en sus directos queda de auténtico lujo, como bien he podido comprobar. “Cuando caza una pantera” es el single del disco y del que acaban de presentar su nuevo videoclip grabado en el festival Leyendas del Rock. La letra de la canción trata sobre una cougar, una mujer madura a la que le gustan los jovencitos. Muchos siempre se han tomado las letras de los segovianos como simples historias graciosas sin ningún trasfondo, pero no es así, sino que en sus letras luchan por la libertad de las personas para elegir que quieren ser.

“Deséame como si me odiaras” cuenta con la colaboración del genial cantante alemán Udo Dirkschneider, aunque también intentaron que participaran Lemmy de Mötorhead y Biff Byford de Saxon, pero al final no pudo ser. La voz de Udo y de Oscar se completamente a la perfección, aunque sean voces completamente distintas. Además Udo se anima a cantar en castellano, hay que recordar que vive en Ibiza desde hace años. Muy buen tema, que recuerda en algunas partes a Accept. El segundo invitado del disco es Leo Jiménez, que participa en la canción “Amor y Lujuria”. Estas dos voces sí que son distintas, pero sorprendentemente quedan muy bien en el dueto. Es un tema muy pegadizo en donde han cuidado bastante el estribillo, como en todo el disco, y es que ese ha sido uno de los puntos que más han trabajado los segovianos en este plástico y la verdad es que han hecho un trabajo de 10.

“Destino noche salvaje” es para mí la mejor canción del disco. Entra fácilmente, es pegadiza y en directo suena como un cañón. El tema es una composición del Chepas y comienza con una intro con el sonido de un tren de vapor, para después sorprendernos con un riff muy roquero. Como curiosidad este tema lo han hecho con la duración de lo que ellos han calculado que es la duración del polvo perfecto. Así que si queréis triunfar en el catre, ya sabéis que tenéis que poner de fondo. “Nadie como tú” empieza con una guitarra my melódica, pero se endurece enseguida la canción. Hay que destacar el sonido que han sacado en esta canción al teclado, recordando el Hammond del desaparecido Jon Lord y de sus Deep Purple. Un tema roquero y con mucho rollo, que lo convierten un temazo.

“Poema del coño rubio” pese a lo que pueda sugerir el título, su letra es un poema de Crisitina Galán, un ex compañera de trabajo de Oscar, que la prometió hacer una canción son sus palabras y aquí está. El poema lo escribió Cristina a su compañera sentimental en la época franquista y tuvo las narices de leerlo en un concurso de poesía popular en Valdepeñas en el año 1971, ya os podéis imaginar lo que la pasó. El principio de la canción hace presagiar un tema duro, pero luego se va suavizando la melodía y el teclado va cogiendo más protagonismo hacia el final de la canción. “El batallón sagrado de Tebas” trata sobre un batallón de élite en la Gracia del s. IV a.C. compuesto por 300 hombres, o lo que es lo mismo 150 parejas, y es que ese batallón estaba compuesto exclusivamente por parejas de amantes porque se tenía la creencia de que si tenían que defender a la persona a la que amaban lucharían con más fiereza. La canción comienza con un arpa como intro, y es un tema heavy melódico y con un riff de base bastante bueno que se mantiene durante todo el tema. Personalmente me ha parecido el tema más flojo del disco, no me termina de entrar tan fácilmente como el resto, aunque no digo que no sea bueno, sino que le falta ese algo o ese feeling que te engancha.

“Shibari” es un TEMAZO, una power ballad de la vieja escuela en donde se combinan las guitarras acústicas y las eléctricas. Grandísima labor la que hace Oscar, empleando una voz cálida que dota de sentimiento a la letra de la canción. Empieza suave, con una acústica y Oscar cantando pausadamente y jugando con la respiración, para meter la eléctrica en el momento justo y sorprendiéndonos con un solo alucinante. La letra describe una relación de una pareja empleando el Shibari, una técnica japonesa que consiste en atarse con cuerdas, y aunque podrían haber hecho una letra morbosa, han hecho todo lo contrario, está cargada de cariño hacia la persona a la que va dedicada. Después del momento tierno del disco, que mejor que volver a ponerse a tono que con “Duro y potente”, la gran canción de los míticos Banzai.

Siempre incluyen en sus discos una versión de un grupo ochentero español y en este ha sido escogida la versión de Banzai, que ahora por fín suena como tenía que sonar, dura y potente, porque no nos engañemos, la versión original no lo hacía. Además cuentan con la colaboración del maestro Jose Antonio Manzano, que grabó su voz en Suiza (donde vive desde hace años) y él mismo se la produjo después. El tema ya lo conocemos todos, y el que no se lo sepa ya está tardando. La última canción del disco es “Somos latinos”, tema con el que reivindican la unidad entre los grupos latinos de los dos lados del Atlántico. El tema recuerda mucho a los Judas Priest del Painkiller, con una batería poderosa y unas guitarras veloces y contundentes. Hay que recordar que la canción es de grupo Lamdsenk, pero Lujuria ha cogido la letra y han compuesto la música y animan a más grupos a utilizar la letra de los venezolanos para dar más apoyo a la iniciativa.

Grandísimo disco el que han sacado Lujuria después de una larga sequía discográfica que les ha venido de perlas. Este viernes 30 de noviembre estarán tocando en la sala Rock Kitchen de Madrid junto a Oker, Regresión, Phoenix Rising y Roar, en el Festival 3º Generación.

Alfonso Dávila

Temas:
Sexurrección
Cuando caza una pantera
Deséame como si me odiaras
Amor y Lujuria
Destino noche salvaje
Nadie como tú
Poema del coño rubio
El batallón sagrado de Tebas
Shibari
Duro y potente
Somos latinos