The Poodles + Reece – 3 de Noviembre’18 – Sala Cool Stage (Madrid)

Hacía mucho tiempo que los caniches más famosos del rock no venían por nuestro país, 5 años para ser exactos, como también nos recordaba el propio Jakob cantante de The Poodles. Eclipse Group cogió las cadenas y volvió a sacar a los caniches a pasear para presentar su último disco de versiones “Prisma”, del que curiosamente sólo tocaron cuatro pero bueno, deben ser cosas del oficio. Las otras fechas fueron en Vitoria junto a Overloud y en Barcelona junto a Tabü y Crash Bones, aquí en Madrid recaló el que fuera cantante de Accept para el disco Eat the Heat David Reece, que además también estaba de gira en solitario por España y en la capital interpretó el disco al completo.

Texto: David Aresté
Fotos: Susana Manzanares

Aunque no somos fervientes seguidores de la máquina alemana de metal, éramos conscientes de que hay alguien más allá de Udo y que además grabó algunos de los temas emblemáticos de Accept como Hellhammer o X-T-C aunque rara vez la banda los lleve al directo. David Reece vino a hacer una especie de gira de pre-presentación ya que su nuevo disco no saldrá hasta el 9 de Noviembre. Así que como hemos dicho tocó entero el Eat the Heat de Accept, metiendo algún tema de su proyecto en solitario.

31154715577_f0e52ce247_o 31154715617_9cb7210b82_o 31154715627_3b9384f424_o 31154715647_99be1272e9_o

Las primeras filas y los más nostálgicos de Accept disfrutaron de este hecho “insólito” donde pudieron volver a escuchar en vivo esos temas tan caros de ver. Metal clásico de toda la vida mezclado con alguno de hard rock de propia factura fue lo que nos ofreció este veterano frontman que interactuó durante toda la noche con el público. Esperemos que vuelva presentando su nuevo material y ofreciendo un show actual donde su banda no esté tan estática (uno de los guitarras tuvo problemas de sonido recordándonos a Britt Ligthning de Vixen, está visto que el segundo canal para las guitarras no funciona en la sala), como se vio en parte de la noche.

Momento en el que la calavera india de Reece salía del fondo del escenario, y dejar paso al equipo de los suecos para descargar su potencia con ese hard rock, fiestero y contundente. Como decíamos, muchos años sin venir por aquí y lástima que tenga que ser por un disco de versiones y no material propio nuevo, aunque al menos eso nos aseguró un setlist con un buen puñado de sus mejores temas.

31154715667_2a705e5183_o 31154715687_fe284ede25_o

Varios cambios de formación ha sufrido la banda pero siempre con la constante de Jakob Samuel y Christian Lundqvist en sus filas, cantante y batería respectivamente. Para esta gira y sustituyendo a su actual guitarra Henrik Bergqvist que anda por tierras mexicanas (desconocemos si de forma permanente), venían con Rob Marcello a la guitarra, bien conocido por los fans de Danger Danger y con Johan Flodqvist al bajo, quien ya hace tiempo sustituyó al gran Pontus Egberg cuando se fue con King Diamond. La banda salió quince minutos pasadas las 21:00h con un Jakob que en cuestión de segundos salió como un vendaval, siempre dispuesto a darlo todo, tanto a nivel vocal como interpretativo y muy cercano con las primeras filas, pocos hay tan expresivos y que interactúen tanto como él… ni nadie tan estéticamente cuidado, solo hay que ver su atuendo, cazadora y sus gafas en los primeros temas, impecable como un pincel y sin duda un frontman en toda regla. Todos los ingredientes para que se lleve el show adelante y de paso todas las miradas en cada flexión de micro.

Como solo tienen un guitarra, Rob tuvo todo para él, todos los cortes sonaron limpios y cortantes sin problema y a pesar de ser ‘el nuevo’ de la banda The Poodles ya son todos veteranos en esto, hace años que están en la carretera y son capaces de sonar igual de compactos esté quien esté en la banda y en todas circunstancias. Por suerte o por desgracia y/o a pesar de Prisma, esa noche fue de sus trabajos anteriores, la gente totalmente entregada no paró de bailar y cantar todos los hits de la banda como ‘Night Of Passion’, ‘Flesh & Blood’ o ‘Cuts Like a Knife’, no así con esas nuevas versiones pero sí el set acústico con sus baladas ‘Crying’, ‘One Out Of Ten’ y ‘Leaving The Past To Pass’, para volver de nuevo al eléctrico con sus temas clásicos como ‘Caroline’, ‘Thunderball’, ‘Metal Will Stand Tall’, ‘Like No Tomorrow’ o definitivamente, ‘Seven Seas’ con las que se ganaron sin duda al público, si es que faltaba a alguien por quedar prendado de los suecos.

31154715717_e5ae741edf_o 31154715757_02efc569a9_o 31154715767_dcab885181_o 31154715787_a66a77a66a_o

Quizá el hecho de ser puente en la capital le jugó una mala pasada a un concierto que se hubiera merecido mucho más aforo, así que todos los respetos a The Poodles que lo dieron todo, fueran las condiciones que fueran. Esperemos que regresen pronto con material nuevo y podamos ver de vuelta su estilo personal sin versionar a nadie.

Texto: David Aresté
Fotos: Susana Manzanares

ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B077HKJY3Zir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00T65TFPQir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00BURWSLGir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B004MA0522