Editor's Rating

8

En nuestras manos tenemos el nuevo trabajo en directo de Mägo de Oz, y ya van 4 después del A Costa de Rock del 2005, Madrid las Ventas, también del 2005 y el Barakaldo D.F. del 2008. Pero este no es un directo más, si no un directo muy especial, ya que ha sido un concierto único y tocando con una orquesta en directo, para celebrar el 30 aniversario en la carrera de Mägo de Oz.

Vicente Ramírez

Txus y Moha ya llevaban tiempo queriendo hacer un concierto con una orquesta y no han encontrado mejor ocasión que este 30 aniversario para liarse la manta a la cabeza y hacerlo. Y para complicarlo un poco más, se van a unos cuantos miles de kilómetros, concretamente a México. La edición que hemos tenido acceso del Diabulus in Opera es la compuesta por 2CD + DVD en formato Digipack. Una vez abierto nos encontramos con una fotografía del Arena CDMX, un estadio donde caben 18.000 personas, lleno a rebosar.

Encontramos también un libreto con fotografías a todo color, tanto del grupo como del público. Y ya desplegado del todo, encontramos un escrito de Txus de cómo se decidieron a llevar a cabo este proyecto, a parte, naturalmente, de los 2 CD’s con el audio de los temas que tocaron y el DVD íntegro del concierto. En este punto tengo que comentar que en los CD’s han recortado las presentaciones de los temas por parte de Zeta, y algunas de ellas quedan … como decirlo… raras.

Entrando de lleno en el DVD que es lo importante del lanzamiento, nada más abrirlo aparece el típico menú de ver el concierto entero o elegir la canción. No hay nada más. Únicamente estas dos opciones.

El concierto empieza con la intro con voz en off llamada “Sinfönia”, narrada para la ocasión por Christian Gálvez, para enlazarla con las primeras notas del primer tema que tocaron esa noche, “Dies Irae”, de manos de Javi Díez y Josema Pizarro, para seguir con un fade-in de Zeta, proyectado en las pantallas, viejo y demacrado, con las primeras estrofas de la canción. Un inicio espectacular que pone los pelos de punta cuando la Orquesta Sinfonietta de México, dirigida por José Luis López Antón, y la Coral del Conservatorio Nacional de Música de México entran en escena (todos con la cara pintada típica del día de los muertos), con el público cantando de fondo. A esto le sigue la entrada de toda la banda, y el respetable volviéndose loco. Sin duda un inicio digno de un concierto de esta envergadura.

“Diabulus in Música” es la siguiente canción. Un tema en el que la orquesta y sobre todo el coro le dan un toque espectacular. Durante la interpretación se van proyectando en las pantallas del primer nivel del escenario, donde está situada la banda, llamaradas como si estuviesen en el infierno, y en la gran pantalla del segundo nivel, donde está la orquesta y el coro, el mismo diablo. Por último, comentar el gran nivel vocal de Patricia Tapia. ¡Espectacular! ¡Que portento de voz tiene esta chica! Tanto te canta lírico, rock, melódico… El tercer tema, “Alma” está introducido por Zeta, donde va jugando con el público y dándole las gracias por estar ahí. Otro trabajo magistral a nivel orquestal y vocal por parte del coro. Aquí Zeta tuvo un pequeño desliz olvidándose una pequeña parte de la letra de la segunda mitad de la cuarta estrofa. Pero demostró que ya tiene suficientes tablas, como para salir airoso del trance y disimularlo muy bien.

En el cuarto tema, “Sueños dormidos”, perteneciente a “Gaia III”, hacen acto de presencia el guitarrista Manuel Seoane y Anono Herrero al cajón, para ayudar a la interpretación. Un tema que con el coro y la orquesta se magnifica y se vuelve mucho más emotiva que en disco. Esta parte de la presentación de los invitados por parte de Zeta ha sido recortada en el CD, como ya he comentado al principio. Personalmente creo que no ha sido la mejor idea, pero espero que haya sido por cuestión de espacio…

Llega el momento emotivo del DVD, y del concierto en si, con “Siempre”. Con un escenario de color azul. Y en cuanto empiezan las primeras notas de Javi Díez, el público enloquece y se pone a contar junto a un Zeta descomunal. En ese momento todo el estadio se ilumina con linternas de los móviles incluso algún que otro mechero. Hacia la mitad de la canción entra en escena la orquesta, coro y resto de la banda, engrandando el tema, con copos de nieve cayendo por todo el estadio, lo cual causa un gran efecto visual.

Llega el turno de intercambiar los papeles y es ahora cuando Patricia Tapia toma las riendas y se dispone a versionar el tema “Mercedes Benz” de Janis Joplin. Con un inicio a cappella para luego añadirse Moha con su violín y después seguirle el resto de la banda. Enlazando el tema le sigue “No pares (de oir Rock’n Roll), con la colaboración nuevamente de Anono, esta vez en la batería en lugar de Txus. La verdad es que a un tema tan rock’nrollero como este, el acompañamiento de la orquesta puede parecer que no le pegue nada, pero la integración es total y la combinación queda espectacular. Se nota el gran trabajo de arreglos que ha habido detrás del tema para encajarlo con la orquesta. ¡Bestial!

El tema que le sigue es “A Costa de Morte”, un tema instrumental del disco Finisterra y en donde aparecen en escena un grupo de danza celta llamado Luna Celta, bailando durante toda la canción. Otro tema que visualmente queda espectacular.

Ya en la segunda mitad del concierto, empiezan a sentirse las primeras notas del tema “Gaia” y el público que empieza a chillar como loco. En eso que aparece Zeta con el mono naranja, de preso que está condenado a la muerte. Típico ya de este tema, pues ya lo hacían con José Andrea. El trabajo vocal de Zeta y el acompañamiento de Patricia es de 10. Sin duda uno de los temas más esperados de la noche seguramente, y con el que todos los allí presentes disfrutaron como nunca, incluidas las chichas del coro que no pararon de bailar y aplaudir.

Le tocaba el turno a “Illusia” con imágenes en las pantallas como intro. Para mi uno de los mejores temas del disco que lleva el mismo nombre. Todo el escenario se convierte en un circo, y donde no podía faltar la cabeza de payaso de donde sale Zeta al inicio de las primeras palabras de la canción. Patricia Tapia se vuelve a salir en las voces, atreviéndose incluso a cantar la parte lírica del tema. Y magnífico también el solo de bajo que se marca Fernando Mainer.

Es hora de las presentaciones del grupo, orquesta y coro (que tampoco aparece en los CD’s de audio) para acto seguido empezar a tocar “La rosa de los vientos”, donde acabaran cantando Txus, Zeta y Patricia delante del escenario. A esta le sigue “Hechizos, pócimas y brujería”, donde Zeta aparece en negro en la parte más alta del escenario.

Y llega el momento del tema más sorprendente de los que tocaron esa noche, por la extensión del mismo, pues dura más de 20 minutos. En esta ocasión el público disfrutó de otra colaboración estelar de la mano de Leo Jiménez, que fue el invitado para cantar con Zeta, “La cantata del diablo”. De los mejores sin duda de la noche. Hubo de todo. Bailarines disfrazados de ángeles negros y blancos luchando entre si con espadas, gaiteros, un nivel de orquestación espectacular, caña, ritmo y melodía por todos los lados, el público enloquecido, un solo de Manuel Seoane bestial… ¡Sólo por ver este tema en directo ya valía la pena el haber estado allí! Magistral, espectacular, emblemático, sublime, ¡cualquier calificativo sirve!

Después de los versos finales del epílogo, el público pedía Finisterra, pero en su lugar el grupo tocó “Revolución”, un tema del grupo de Patricia, Khy. Otra muestra a nivel vocal por parte de Patricia.

Y ya para ir acabando el majestuoso espectáculo que Mägo de Oz dio aquella noche, le llega el turno a “La costa del silencio” y como no podía ser de otra manera “Fiesta Pagana” como colofón final. Dos temas coreados por los allí presentes hasta dejarse la voz.

En definitiva, un gran concierto, mejor dicho, un gran espectáculo único que valía y mucho ver en directo. Mägo de Oz se salieron sobremanera esa noche y elevaron su nombre mucho más si cabe como el grupo más grande del heavy metal español de todos los tiempos, pese a quien pese, y con permiso de los 4 grandes clásicos (Baron Rojo, Obús, Ángeles del Infierno y Los Suaves). Me quedo con pequeños detalles que demuestran que fue una gran noche para todos, como el ver a las chicas del coro hacer los cuernos en alto mientras cantan, lo bien que se lo pasó el grupo en directo, en especial Fernando Mainer, que se le vio reír y bailar en todo momento. El gran trabajo que Mägo de Oz hizo con los arreglos orquestales y corales, así como el apartado visual y técnico desplegado allí es digno de alabar. Y sobretodo por el público que se entregó al máximo esa noche de principio a fin. De 10. Desde aquí mi más enhorabuena a todos.

Sólo me queda añadir que a raíz de ver este concierto se me ha vuelto a despertar el gusanillo de volverlos a ver en directo, y la próxima cita será en el Rock Fest Barcelona de este año. A ver que nos tienen preparado. Sea lo que sea seguro que pasamos un buen rato.

Vicente Ramírez