A principios de Septiembre tuvo lugar la cuarta edición del Riff Ritual Fest, con un cartel de nivel internacional que apostó por el Desert Rock, el revival setentero y el Stoner, con Yawning Man, Wedge, Siena Root, Wet Cactus y Miss Lava, y que se celebró en dos sedes insignias para el Stoner Rock en la capital catalana: Razzmatazz 3 y Rocksound.

Quim Torres

El festival abrió sus puertas a las sietes de la tarde, y el Sol nos acaloraba mientras subíamos lentamente la escalera hacia Razz3, un ambiente idóneo si pensamos con el primer grupo nos meteríamos de lleno en el calor del desierto. Pues las leyendas californianas Yawning Man fueron los encargados de abrir el festival, lo cual seguramente extrañó a algunos dada su importancia, pero eso hizo que la sala se llenara desde el primer momento.

30877884108_7a864183a6_c 30877884218_dc7c7b8421_c 30877884328_1cbe331253_c

Aunque venían a presentar su último trabajo, The Revolt Against the Tired Noises, no supe distinguir si la mayoría de las canciones provenían de éste o los otros álbumes, pero cualquiera que escuche Yawning Man sabrá que es difícil distinguir la mayoría de sus temas. Pero eso creo que da bastante igual, porque aun así dieron un concierto espléndido y para nada aburrido o monótono. Nos fliparon con sus continuas atmósferas envolventes y largas progresiones, que hacían que el público viajase a sus grandes y solitarios páramos. 

Después de la suave guitarra de Gary Arce, el groove de la sección rítmica y una puesta en escena más que austera, pasábamos al otro extremo con la siguiente banda: Wedge. El power-trio alemán nos subió el ánimo con su enérgico Rock setentero. Comenzando el concierto con temazos como “Lucid” y “Nuthin’”, de su último disco, el guitarrista Kyric se comió el escenario desde el mismo inicio, imagen que, sin embargo, contrastaba con la actitud del bajista, que estaba un poco apartado detrás del teclado.

30877884838_d72cbeebc8_c 30877884968_cfff197002_c 30877885058_98c63dde1e_c

A destacar, su setlist incorporó un tema totalmente Black Sabbathero, llamado “Who am I”, que captó toda mi atención y con el que disfruté mucho, una canción nueva de puro y potente Rock & Roll y los dos grandes temazos de su primer disco, “SG ’61” y “Easy Chair”, con las que acabaron por todo lo alto.

De esta manera, llegamos a uno de los puntos álgidos del festival con la llegada de los suecos Siena Root. Desde una maquina del tiempo subieron al escenario los cuatro músicos para descargar una buena dosis de Blues Rock setentero y psicodélico, y para mayor sorpresa fue la aparición de la blueswoman Lisa Lystam, que por lo que parece ya lleva un tiempo poniendo la voz a la banda, y la verdad es que fue uno de los elementos que hizo despuntar (para bien) a la banda.

Con un setlist de lo más variado, tocando los mejores temas de toda su discografía, empezaron con “Waiting for the Sun” y “Time Will Tell”, de su tercer disco, “Above the Trees”, del primero, y “Tales of Independence”, el single de su más reciente trabajo, y así siguieron entrelazando discos, e incluso nos presentaron un tema nuevo muy a lo Allman Brothers que estoy deseando volver a escuchar pronto. Y es que el rollo Allman les va como anillo al dedo, pues otro de los puntos más destacables del concierto fueron las largas y enérgicas improvisaciones que se marcaron cada uno de los músicos, sobre todo la batería de Love Forsberg y la increíble Gibson Firebird de Matte Gustavsson.

30877885208_0508c65f50_c 30877885428_f709c88ce4_c 30877885318_f61fafa667_c

Todo en este concierto fue un acierto y el público lo disfruto muchísimo, aunque para mi faltó alguna canción del que considero su mejor trabajo y del único que no tocaron nada, su conceptual Different Realities.

Llegó la hora de cambiar de sala para ver a los jóvenes cántabros Wet Cactus abrir la Rocksound, de los cuales me arrepiento mucho de haberme perdido la primera mitad del concierto para ir a cenar, pues si Siena Root fueron los que más gustaron, estos fueron los que más sorprendieron.

30877884478_9b88b5fb85_c 30877884618_8d2660e142_c 30877884748_695f044e34_c

Cuando entré en la sala tenían a todo el público moviendo la cabeza a ritmo de su Stoner pantanoso e incluso con toques algo doomeros, con un sonido que no tiene nada que ver con el de sus trabajos en estudio. Aunque quizás estaban a un nivel demasiado alto de volumen, disfrutamos como locos de sus pesadísimos riffs y de largos pasajes instrumentales, como el de su último tema, titulado “Sleepy Trip”.

Y así llegamos al final de la noche con el Stoner “de carretera” que nos traían Miss Lava desde Portugal. Ofrecieron el concierto más intenso y macarra de todo el festival, casi sin parar presentaban un buen riff tras otro. A pesar de su buen directo, el público ya no estaba tan a tope como lo había estado en los dos grupos anteriores, quizás por desgaste, o también porque la voz no acababa de sonar del todo bien al principio. Aun así, supieron ir subiendo los ánimos y el concierto fue hiendo a mejor a cada canción, acabando con “Black Unicorn”, uno de los temazos de su último EP y un bis a petición del público.

30877885578_8749d4efa0_c 30877885608_40b08052eb_c 30877885738_69a8c62c6e_c

Así, cerca de la una y media, acababa una buena edición de este festival, que ya se ha hecho un nombre en la ciudad y que marca el inicio de una nueva temporada de conciertos, de la que os recomiendo estar muy atentos a la agenda de Red Sun, que, como cada año, se lo curra muchísimo.

Texto y fotos: Quim Torres