8.5
Score

Tribulation sigue su camino hacia lo sublime con un nuevo disco que reafirma su personalidad y su característico sonido, pero que también despide a uno de sus miembros más carismáticos, el guitarrista Jonathan Hultén, que, pese haber formado parte de su grabación y de la composición de la mayor parte del disco, deja la banda para centrarse en otros interesantes proyectos personales.

Where the Gloom Becomes Sound, que le debe su título a una canción del grupo de darkwave alemán Sopor Aeternus & the Ensemble of Shadows, es una de las mejores frases que se pueden utilizar para definir el carácter la música de Tribulation, aunque su particular formula consiste en encontrar la belleza en medio esta penumbra de la que nos hablan.

El disco arranca con una canción más contundente y pesada de lo habitual, “In Remembrance”, además de una primera estrofa en su idioma, el sueco, un recurso que deberían utilizar más a menudo, ya que le añade otra capa simbólica y de personalidad. Seguimos con dos temas donde reconocemos totalmente el estilo de Tribulation, “Hour of the Wolf” y “Leviathans”, aunque este último, en su primera parte, quizás se parece demasiado a canciones anteriores, pero que nos da una visión del mítico Leviatán desde una perspectiva muy lovecraftiana.

Funeral Pyre – Tribulation

Después del clímax en alto en el que nos deja el final de la anterior canción, los suecos nos bajan hasta sus profundidades a golpe de pesados riffs con “Dirge of a Dying Soul”, con la que se acercan al doom gótico. Llegamos entonces al interludio del disco, una pieza para piano que podría encajar perfectamente en la banda sonora de alguna película de terror que suceda en una enruinada mansión del romanticismo.

Tribulation nos despierta de repente del terrorífico sueño en el que habíamos caído, con “Daughter of the Djinn”, un tema rápido y directo en el que encontramos múltiples influencias de la NWOBHM. Pero volvemos a la oscuridad con “Elementals” y, sobretodo, “Inanna”, que consolidan la temática que nos han ido presentando a lo largo del disco, mostrándonos las caras más místicas y ocultas de la mitología antigua.

Leviathans – Tribulation

Es el ritual con lo que nos encontramos ahora en “Funeral Pyre”, un tema que vuelve a traer la característica fórmula musical, pero, esta vez, con especial contundencia y un cierto regusto a black metal que hace de ésta una de las canciones más profundas del álbum. Y llegamos al final con “The Wilderness”, con un carácter algo más épico y power-metalero, pero en el que conservan totalmente su personalidad.

Está claro que no supera el listón altísimo dejado por sus dos álbumes predecesores, pero con otro buen disco bajo el brazo como este, será interesante ver como se desenvolverán en directo con la ausencia de Jonathan Hultén, una carencia importante, no solo por su manera de tocar, sino por su personal, mística y energética puesta en escena. Esperemos poder disfrutar pronto de ello cuando el coronavirus nos deje.

Quim Torres
Temas:

In Remembrance
Hour of the Wolf
Leviathans
Dirge of a Dying Soul
Lethe
Daughter of the Djinn
Elementals
Inanna
Funeral Pyre
The Wilderness