7.0
Score

Los americanos Vicious Rumors vuelven a ser actualidad con la publicación de su décimo tercer disco de estudio desde que debutaran en el ya lejano año 1985 con aquel “Soldiers of the night”, único disco en el que apareció el virtuoso guitarrista Vinnie Moore en la formación. Con innumerables cambios de formación y la perseverancia de los dos únicos miembros de la alineación original, a saber, Geoff Thorpe (guitarra) y Larry Howe (batería), los de la Bay Area, un año después de su exitosa gira de 30 aniversario de la publicación de su mítico “Digital Dictator” (1987), a saber, uno de esos discos que llevaba la pegatina de “GuitarMaster” en la portada, vuelven a la carga con este flamante “Celebration Decay”.

He de reconocer que quien escribe estas líneas siempre ha sido un ferviente admirador de la banda desde sus comienzos. Si bien es cierto que su primer trabajo brilla con la labor de Vinnie Moore a las seis cuerdas, lo cierto es que la etapa dorada de la banda fue la que reinó bajo la potencia vocal del tristemente desaparecido Carl Albert. Así fue como parieron discos tan impresionantes como “Digital Dictator” (1987), “Vicious Rumors” (1990), “Wellcome to the ball” (1991) o “Word of Mouth” (1994). Como digo, la desgracia se cernió sobre la banda por partida doble. En primer lugar, por la muerte del carismático Albert en un accidente de coche en 1995 y, en segundo lugar, porque la banda tuvo que lidiar con este tremendo golpe en medio de la dichosa década del grunge, la cual cosa poco ayudó a VICIOUS RUMORS a remontar.

De hecho, incluso hoy en día VICIOUS RUMORS sigue homenajeando a Carl Albert y prueba de ello fue que precisamente el año pasado actuaron en el KEEP IT TRUE con Keven Gosrki, hijo de Carl Albert, a la voz. Una actuación ciertamente entrañable y en la que, francamente, si uno cierra los ojos cree estar oyendo al mismísimo Albert nuevamente en directo (*).

Si digo esto es porque, pese a que el jefe de la banda (Thorpe) intentó suplir a Albert a las voces en 1996 con aquel fallido “Something Burning”, lo cierto es que desde entonces siempre ha ido persiguiendo a vocalistas que se parecieran lo máximo posible a Carl. Primero fue Brian O’Conner para el álbum “Cyberchrist”(1998), después Morgan Thorne para el disco “Sadistic Symphony” (2001), hasta que llegó lo que, bajo mi humilde punto de vista, fue el resurgir de la banda con aquel “Warball”(2006) encabezado por el potente James Riviera (HELSTAR O SEVEN WITCHES). Aún así, el romance solamente duró ese disco. Brian Allen (WILD DOGS, MALICE, BRITISH STEEL) sería el encargado de cantar en “Razorback Killers” (2011) y “Electric Punishment” (2013). Ambos discos podríamos decir que serían los más parecidos al registro de Albert. Temas como “Razorback Blade”, del primero, o “D-Block”, del segundo, son buena prueba de ello. Lamentablemente, para el próximo, y penúltimo disco, “Concussion Protocol”(2016) tuvimos nuevo cambio de vocalista. En esa ocasión el “afortunado” fue Nick Holleman (METHUSALEM, POWERIZED, SINBREED) quien, pese a no desentonar del todo, no consiguió llegar a los niveles de sus predecesores.

Entramos ya en este nuevo “CELEBRATION DECAY” y, de nuevo, Thorpe ha decidido fichar a nuevo vocalista y en esta ocasión ha optado por un ex concursante de American Idol llamado Nick Courtney, que fue recomendado por el propio Brian antes de abandonar la banda y que, para sorpresa de todos, es capaz de asumir los registros más parecidos a Albert así como los de Thorpe. Dicho de otro modo, vendría a ser un vocalista de la escuela de Tim Ripper Owens, la cual cosa, ligada a las líneas compositivas de medios tiempos como “Any Last Words” o “Asylum of blood”, le da un toque “Jugulator” (JUDAS PRIEST) nada despreciable.

Dejando aparte la portada de este disco, que ha decidido romper con el protagonismo de la esfera rodeada de cuchillas tan típica de la banda y que, en mi opinión, es de las peores de sus últimos trabajos, lo cierto es que este nuevo intento de la banda por mantener el nivel de su particular mezcla de power americano y thrash metal ha sido, cuanto menos, notable aunque lejos del sobresaliente.

La banda actualmente está formada por los eternos Geoff Thorpe (guitarra) y Larry Howe (batería), acompañados de las nuevas incorporaciones Nick Courtney (voz), Gunnar Dugrey (guitarra) y Robin Utbult (bajo). En consecuencia, con tanto cambio de formación y con un liderazgo tan férreo como el que tiene Thorpe, lo cierto es que la innovación es algo que brilla por su ausencia en VICIOUS RUMORS y eso provoca que, poco a poco, año tras año, vaya dando la sensación de que la banda sigue publicando el mismo disco. Un mismo patrón, similares melodías y recursos más que parecidos. Por eso, hallaremos algún tema rápido (muchos menos de los deseados) como es el caso de “Celebration Decay”, “Collision Course Disaster”, con Thorpe a la voz y con una partitura que me recuerda aquella “On The Edge” de su disco “Vicious Rumors”(1990) o la tambié agresiva “Masquerade of Good Intentions”. Por otra parte, también escucharemos canciones que nos parecerá haber escuchado antes como es el caso de la cabalgante “Arrival of Desolation”, muy en la línea de aquel “Worlds and Machines” de su histórico “Digital Dictator”(1987), la típica balada “Darkness Divine” interpretada por Thorpe y que recuerda la línea “Escape from Hell” de su “Electric Punishment” (2013) o la también familiar “Death Eternal”, que con los primeros riffs me ha llevado directamente a aquella “Mastermind” de su “Wellcome to the Ball” (1991). El resto, medios tiempos que, a pesar de su buena producción, poco aportan a la historia de la banda quedando muy lejos de hallar entre ellos algún nuevo clásico.

En resumen, y como se solía hacer antaño cuando uno comentaba con los camaradas musicales las primeras impresiones del vinilo que te acababas de comprar por 1.195 pesetas (que es lo que me costó el Digital Dictator), de este disco me quedo con “Celebration Decay”, “Collision Course Disaster” y “Masquerade of Good Intentions”, por ser las más potentes y agresivas del disco, con “Arrival of Desolation” por la rítmica cabalgante que siempre ha sido marca de la casa y “Death Eternal” porque es el tema que, igual que “Mastermind”, sin ser de los más veloces, más me ha enganchado de los respectivos álbumes.

Como conclusión, sin ser su mejor disco ni tampoco innovar lo más mínimo, lo cierto es que Thorpe (1962) no cesa en su empeño de seguir manteniendo vivo el sello de identidad de esta longeva banda que, fundada ya hace más de 40 años (en 1979 para ser exactos), y desde una posición para nada privilegiada (pese a pertenecer a la mítica cuna de la Bay Area como otros de sus más famosos compañeros), ha sido capaz de, a base de perseverancia, mantener vivos a VICIOUS RUMORS y, lo que es más importante, traerlos a una nueva segunda juventud.

Marcel·lí Dreamevil.

Temas:

1. Celebration Decay
2. Pulse Of The Dead
3. Arrival Of Desolation
4. Any Last Words
5. Asylum Of Blood
6. Darkness Divine
7. Long Way Home
8. Cold Blooded
9. Death Eternal
10.Collision Course Disaster
11. Masquerade Of Good Intentions

Enlace relacionado: http://www.viciousrumors.com/

(*)Video de la actuación de VICIOUS RUMORS con Keven Gorski (hijo de Carl Albert) en Keep It True 2019: https://youtu.be/hYiZMBVx9Sc