El quinteto de Boston nos ofrece un nuevo álbum donde evolucionan su sonido reduciendo los elementos folk ya mostrados en sus dos álbumes anteriores, potenciando los sonidos progresivos y las orquestaciones con un resultado sorprendente. Un álbum lleno de claras influencias a otros grupos, pero que cuenta con la creatividad y el ensamblaje adecuado que dota a la obra de una gran personalidad. Hablamos de un disco que salió a finales del año pasado y que ahora tras su fichaje por Century Media se relanza al mercado este mes de julio.

Toni Marchante

En “Veil of Imagination” el surrealismo adquiere su máxima expresión desde la portada del disco, pasando por su música y en su contenido conceptual, basado en los poemas “Ode on the Intimations of Immortality from Recollections of Early Childhood” de Willian Wodsworth y el cuarteto “Little Gidding” de TS Eliot. La temática filosófica y fantástica se ve arropada en todo momento por un envoltorio musical de gran calado, en un disco que casi llega a los 70 minutos y donde durante sus ocho canciones nos ofrecen todo un viaje que se disfruta de principio a fin. Lo primero que llama la atención del disco es su impresionante portada, una ilustración obra de Adrian Cox.

“Veil of Imagination” necesita y exige de varias escuchas para ubicarse, el disco se divide en 8 cortes donde pierde sentido no escucharlo de principio a fin. El trabajo de producción es impecable, la mezcla corrió a cargo de Dan Swanö y la masterización la realizó el renombrado Jens Bogren, resultando un sonido muy europeo, lo cual llama la atención hablando de una banda de Boston. Evan Anderson Berry es el principal compositor de este disco, además de la voz de esta banda, encargándose también de la guitarra rítmica y el piano. El gran trabajo de orquestaciones corre a cargo de Wayne Ingram y Daniel Müller quien también se encarga del bajo y los teclados. Jonathan Teachey se ocupa de la batería y Joe Gettler se hace cargo de la guitarra principal. Todos muestran en este disco un gran nivel técnico musical.

El comienzo viene capitaneado por un corte que ya nos va a deleitar durante casi un cuarto de hora. “The Unimaginable Zero Summer” de entrada nos llama la atención y nos recuerda a los Opeth de su primera época tanto en lo musical como en las voces, donde combinan guturales con voces limpias. Pero el discurrir del tema nos lleva a unos escenarios mucho más pomposos, llenos de orquestaciones y corales, entrando en unos paisajes más propios de un Devin Townsend, con aceleraciones y desaceleraciones que dotan al tema de un gran dinamismo. Después de eso llega una parte muy sutil a piano y voz para terminar con una parte instrumental muy cercana al tipo de composiciones de Opeth, para finalizar a piano y enlazar directamente con “O Resolution!” que sigue la misma línea, incluso tomando caminos cercanos a bandas como Therion, mezclando las voces guturales con voces limpias, por cierto, la voz limpia de Evan está incluso muy cercana a registros AOR.

En “Sleeping Ambassadors of the Sun”, sobre sale lo cinematográfico, las orquestaciones siguen siendo notorias. No escuchas una canción, escuchas una historia musical, con muchas situaciones, abruptas , sencillas o majestuosas, pasando a “Scentless Core (Budding)” con ese inicio a piano al que le sigue un cello, orquestaciones y más instrumentales de piano que nos llevan a “Far From Where Dreams Unfurl” un corte totalmente épico con muchas influencias de Hard rock, hasta el punto de que parece que estamos escuchando algunos de esos trabajos conceptuales compuestos por Gary Hughes (Ten), en un corte también magistralmente orquestado pero en una línea musical distinta a lo que veníamos escuchando en el disco hasta este momento. “Scentless Core (Fading)” retoma la línea musical anterior a “Far From Where Dreams Unfurl” en cuanto a lírica y orquestaciones para llegar a “The Tyranny Of Imagination”, en otro gran corte del disco, con un trabajo descomunal a la batería por parte de Jonathan Teachey y de nuevo en composiciones cercanas a Opeth, multiescenarios sonoros, partes aceleradas, medios tiempos, partes lentas, voces guturales, voces limpias, partes instrumentales progresivas, capas de orquestaciones… lo tiene todo.

Para finalizar “When The Fire And The Rose Were One”, otro largo (cerca de doce minutos) y maravilloso tema que arranca con la colaboración al piano de Emily Thompson y Evan a la voz en un pasaje tranquilo y sereno que aumenta la intensidad en melodías progresivas y sinfónicas orquestadas con mucho gusto fundamentalmente con voces corales, incluyendo algunos pasajes de velocidad death metalera, pero sonando todo muy sinfónico. La parte final nos recuerda claramente al sonido de Haken y el tema cierra con una melodía a guitarra y piano que va desafinando hacia el final, parecido a la melodía de guitarra de “Burden” de Opeth tras finalizar el tema, podría ser un guiño…

“Veil of Imagination” para mí ha sido toda una sorpresa, vemos muchas influencias y muchos elementos conocidos, pero en la composición final de la obra se percibe de forma clara y contundente la personalidad de esta banda, en un disco muy trabajado y con una complejidad compositiva evidente, porque como hemos dicho, no se trata de una colección de canciones, sino de una historia musical llena de surrealismo y epicidad. Un disco donde los que echan de menos los guturales de Opeth pueden encontrar la savia que necesitan, pero aunque en muchos pasajes se les parezcan, no hablamos de unos imitadores de estos, sino de una gran banda que esperemos nos deleiten con futuras grandes obras como esta.

Toni Marchante

Temas:
1. The Unimaginable Zero Summer
2. O Resolution!
3. Sleeping Ambassadors Of The Sun
4. Scentless Core (Budding)
5. Far From Where Dreams Unfurl
6. Scentless Core (Fading)
7. The Tyranny Of Imagination
8. When The Fire And The Rose Were One

Página web: https://wilderun.com