Editor's Rating

7

Twisted Sister anunció a finales del 2015 que dejarían definitivamente los escenarios. Para ello realizaron la gira de despedida “Fourty And Fuck It” que les llevó por tercera vez consecutiva a tocar en nuestro Rock Fest en Julio del 2016. Los que allí estuvimos presente vivimos nuevamente un concierto festivo marca de la casa de los de New York. A la vez, allí también nos enteramos de que Dee Snider tenía preparado un disco en solitario para editar antes del cierre del año. “We Are The Ones” es el título elegido para un álbum que no dejará indiferente a nadie.

Jaime Arjona

40 años han pasado ya desde que un jovenzuelo Dee Snider se uniera a Jay Jay French y Eddie Ojeda para llevar a cotas más altas a una banda que llevaba algún tiempo moviéndose sin mucha suerte por los clubs de su New York natal. Ya en los ochenta, y gracias a discos como “Under The Blade” (1982) o sobretodo “Stay Hungry” (1984), Twisted Sister fue una formación conocida a nivel mundial y tuvieron su primera, y más representativa, separación en 1987. A partir de ahí Dee Snider se convirtió en un polifacético y respetado personaje público en los States. Aparte de seguir su carrera musical hasta nuestros días se podría decir que Dee ha sido un culo inquieto, y es que en los States ha sido colaborador de varios programas de televisión, ha tenido su propio show “Growing Up Twisted” (formato similar a The Osbournes), ha realizado cameos tanto en series como en cine, programas de radio, teatro… Todo eso le ha valido para ser un personaje bastante importante dentro de la cultura contemporánea americana, y una cara bastante reconocible en la mayoría de las franjas horarias con más público de la televisión USA.

A ese Dee Snider quería llegar yo para entender este “We Are The Ones”. Mientras aquí en Europa Dee Snider siempre será el front-man de Twisted Sister, en tierras americanas Dee Snider siempre será Dee Snider. Como otras aventuras que ha hecho Dee fuera de Twisted Sister creo que este “We Are The Ones” pasará bastante desapercibido en el viejo continente, y a muchos de nosotros nos costará hacer frente a este concepto mostrado en este nuevo lanzamiento. Damon Ranger, que ha trabajado con gente tan distanciada del rock como Kate Perry o Kanye West, ha sido el encargado tanto de producir el disco como de tocar la mayoría de los instrumentos.

La nueva aventura de Dee Snider se abre con el tema que le da título al mismo. Un corte directo, con estribillo coreable, donde las líneas marcadas de bajo-guitarra me recuerda a bandas nórdicas de punk-rock como Turbonegro o Gluecifer. “Over Again” sigue la senda trazada, con otro buen estribillo, rockeras guitarras, y con ese toque gamberro que tanto nos gusta de la música de Dee. Incluso podría llegar a encajar de alguna forma u otra en algún disco de Twisted Sister. Es en “Close To You” donde nos encontramos con esos novedosos registros, tanto musicales como vocales, que nos van a trastocar un poco durante gran parte del disco. De inicio lento, algo oscuro, bajo un manto de sintetizadores, se arranca en guitarras un tema propio de la Mtv americana. Puro rock alternativo con un toque grunge noventero.

Con “Rule The World” se nos hace difícil imaginar que detrás de ese corte está nuestro Dee. Una especie de powerballad de corte stadium rock, épico, poderoso, y seguramente infalible para las emisoras americanas más comerciales. Ya en el ecuador del disco nos encontramos con la versión piano-voz de la archiconocida “We’re Not Gonna Take It”. La razón de esta vuelta de tuerca es que todo lo que se recaude con este single irá destinado a HELP (Heal Every Life Possible), una fundación comandada por el ilusionista Criss Angel y que lucha contra el cáncer infantil. El mismo Criss Angel, amigo de Dee desde hace años, dirige el video-clip. Esta nueva versión podrá gustar en mayor o menor medida al público más twistedsisteriano, pero me resulta increíble el poder haber convertido un tema tan marcado históricamente por la fiesta, en algo tan bello y con tantísima carga emocional, además de que Dee está genial vocalmente. Por ponerle un “pero” diría que no me parece buena elección colocarlo justo a medio álbum, lo veo más un tema para cerrar el disco o incluso para meterlo como bonus-track.

Después de esta pausa seguimos con “Crazy For Nothing”, para mi, uno de los mejores cortes del álbum. Muy rockero, con mucha energía, con un estribillo 100×100 pegadizo, de registro moderno y festivalero. “Believe” es totalmente energía teenager y tiene un punto melódico propio de las bandas más orientadas a “adolescentes malotes con flequillo de peluquería moderna”.”Head Like A Hole”, la cover de NIN, no desmerece nada a la original y el sonido se asemeja más a la mostrada por Trent Reznor en sus últimos directos que a la propia del disco debut de NIN. Con “Superhero” nos topamos con un tema demasiado american idol que apenas ha aportado nada a mis oídos en sus menos de 3 minutos de duracción. El cierre del disco se nos presenta con “So What”, épico tema de suaves melodías acústicas que cogen fuerza gracias al gran trabajo vocal de Dee.

Me resulta soberanamente aburridas las andadas de músicos en solitario que quieren sonar a lo mismo que hacían con sus respectivas bandas. Dee parece no querer vivir del pasado, solo hay que escuchar su anterior “Dee Does Brodway” (2012), y con este “We Are The Ones” lo ha conseguido. Con un minutaje muy escaso (37min), demasiado corto para mi gusto, el disco tiene incluso momentos algo irregulares para poder disfrutar completamente de él, desde la primera hasta la última canción, pero aun así tiene unos cuentos de temas que rozan lo sobresaliente.

Jaime Arjona

Temas:

01. We Are The Ones
02. Over Again
03. Close To You
04. Rule The World
05. We’re Not Gonna Take It (piano version)
06. Crazy For Nothing
07. Believe
08. Head Like A Hole (NIN cover)
09. Superhero
10. So What

Vídeos:



Comparte esto: