introsa El pasado mes de Mayo se celebró en Montblanc una nueva edición de “Les nits malignes” dentro de la semana medieval que celebra la ciudad, dicho evento se trata de diferentes conciertos para ir cerrando las fiestas, y este año nos encontrábamos otro cierre, el de la segunda formación y más longeva de Ankor.
Texto y Fotos: David Aresté

El grupo de Tarragona como ya habían anunciado días atrás ese concierto iba a ser el último de Rosa de la Cruz, cantante del grupo durante 8 años dejando tres discos grabados, videoclips y con su voz artífice de lo mucho que haya podido conseguir el grupo. La banda, que editó a finales del 2013 su último “Last Song for Venus” fue para la prensa lo mejor y lo más ambicioso que habían sacado hasta la fecha, que por el contrario no le han sacado el jugo posible haciendo doble presentación en Madrid en el Iberian Progressive Fest y luego con el mini set del Sobry Fest, en Barcelona junto a Romanthica y Lasagabuster y en Tarragona con Tight Leash y Rotten Acids.

DSC0335DSC0348

Una continuidad o un rodaje que debería haber aprovechado una formación en estado de gracia tal y como pudimos volver a ver en Montblanc.

Fuera de la hora marcada comenzó a sonar la intro que iba a dar paso a el concierto de ankor, varios temas famosos y propios de la banda en 8 bits que sirvieron para ir caldeando el ambiente y para que todos salieran a ocupar sus puestos.

DSC0238DSC0088

Los dos temas para empezar fueron el tema título y “Try to walk my shoes” un comienzo potente y enérgico con todos funcionando muy bien. El setlist fue el de sus últimos conciertos, alternando los temas de ese Last Song for Venus y su anterior My Own Angel, obviando una vez más los temas incinerados de su debut “Al fin descansar”, que podrían haber recuperado haciendo un recorrido a lo que ha hecho esta formación del grupo, que no ha sido poco.

Aun así los temas sonaban como una losa e iban cayendo uno detrás de otro “Pride”, “Starting Over”, “Moonlight”, “The Dark Passenger”, “When December Goes” o la segunda parte de “Last song for Venus ”. La emoción estuvo presente durante toda la noche en agradecimientos de Rosa, mensajes de la banda entre tema y tema y con un público que cada vez más canta los temas del grupo y responde al repertorio de la banda.

DSC0398DSC0499

Subida a unos taconazos porque la noche lo requería, Rosa afrontó una brutal y salvaje versión de “Bad Romance” emulando a la amiga Hale, sin duda uno de los momentos más intensos de la noche. La otra versión que tocaron fueron la siempre aclamada “Chop Suey!” de SOAD y donde se vió también algún que otro pogo.

La parte final de los conciertos de la banda siempre son un valor seguro, antes de los bises siempre tenemos a los efectivos singles de “My Own Angel”, el melódico “Completely Frozen” y el intenso “Remaining”. Los regalos del final fueron el exquisito y grandilocuente “At last rest” que sin duda no volveremos a ver igual, y ya para subir de nuevo el ambiente del concierto caen “I’ll fight for you” y “Winner Horse” con Winni encima del escenario.

DSC0412DSC0489DSC0249

Últimos grandes temas con la formación para los que fueron creados, más emociones y Rosa arrancándose con el “Todo tiene su fin” y sus últimas lágrimas aunque manteniendo el tipo. Al menos acabamos el fin de la formación disfrutando y no de otra forma, que es lo que cuenta.

De momento se va una química, un estado de gracia que ya no se volverá a repetir, quizá sea mejor o quizá sea peor…. eso lo podremos ver en los próximos conciertos de la banda, pero de momento no podemos decir nada más. Lo que si no han perdido es el apoyo de los fans que siguen apoyando y agradeciendo todo el material que el grupo va publicando con Jessica, por nuestra parte le deseamos lo mejor a ambas partes, tanto a Rosa con lo que haga en un futuro como a la banda, que ya hemos visto que no pararán.

DSC0283DSC0266

Y hasta aquí duró la etapa que abrimos un buen día de 2008 en el bar Kalea de Salou donde nos fijamos en unos jovencísimos Ankor que estrenaban su “Al fin descansar”, y que despedimos muertos de frío en el marco idílico de la muralla de Montblanc.

Texto y Fotos: David Aresté

Comparte esto: