Editor's Rating

8.5

Por fin tenemos entre manos el segundo pepinazo de los gallegos Bloodhunter. Con un título nada halagüeño para los creyentes, pero muy prometedor para los amantes del género; “The end of faith” es un cañón de death metal técnico que te dejará los cascos pegados a las orejas, si no, al tiempo.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

No creo que a nadie le pille de sorpresa si afirmo que Bloodhunter, en un breve espacio de tiempo, se han labrado una reputación más que notable dentro de la escena de nuestro país. A base de patearse salas de concierto presentando su primer larga duración de nombre homónimo se dieron a conocer tras una más que prometedora demo titulada “The first insurrection” y, ahora, este segundo trabajo les ha abierto las puertas del averno metalero con actuaciones en los mejores festivales estatales como el Otero Brutal Fest, Resurrection Fest o Leyendas del Rock.

Bajo el implacable mando de la de la televisiva Diva Satánica, la apisonadora Bloodhunter se mueve en formato de trío. Acompañan a la brutal Diva, Fenris a la guitarra y Éadrom al bajo y a los coros. De los parches se ocupa Marcelo Aires si bien no parece que forme parte del grupo de pleno derecho.

Lo primero que llama la atención del disco es su tétrica portada que ha corrido a cargo de All things rotten y que me ha recordado a los trabajos de los primeros discos de Deicide lo que anticipa lo que vas a encontrar en su interior. La fenomenal producción ha sido realizada al alimón entre propia banda y Alex Cappa, encargándose este último de la mezcla y masterización. El sonido que han sacado a la banda es excelente: actual, compacto, contundente, incisivo… me ha encantado la verdad. Se inicia la tempestad con la rapidísima instrumental “The forbidden zone” que sirve de introducción para la canción que da nombre al disco, “The end of faith”, que explota en tus oídos como una bomba. Un tema ágil, con un ritmo rápido que no da tregua. Las guitarras suenan súper afiladas, lo que es una tónica en toda la obra, y las melodías de bajo súper metalizadas. Brutal.

Eyes wide open” continua la tónica, aquí no hay respiro, ¡of course! Otro de los puntos fuertes del disco, en mi opinión, son los brutales coros que sirven de perfecto acompañamiento a la potente voz de Diva Satánica; un tema bestial que ralla, por momentos, el brutal death. Más contundente y pesada es “Still standing up” que he de reconocer que es uno de los temas que más me ha molado; riffs súper rítmicos y esos cambios de ritmo tan pegadizos han hecho las delicias del que suscribe.

Cierto, y figurado, respiro nos da “Death & Rebirth”. Un tema instrumental, muy técnico, de imposibles y afilados ritmos acompañando de melancólicos pasajes de guitarra y bajo. Vuelven las guturales con “The Queen beast” y, de nuevo, nos encontramos con otro tema que se acerca peligrosamente al brutal (no quiero ni pensar la que se va a liar en el Resu cuando escuchemos este tema). “All these souls shall serve… forever!” es el tema elegido por banda para presentarlo a modo de video clip y quizá sea porque se trata del tema que mejor podría entrar para el público en general. Una canción pegadiza, muy rítmica, con una estrofa inicial más “comercial” y un estribillo súper melódico facilitan su escucha para el oyente más neófito, pero, desde luego, no te engañes, no pierde ni un ápice de brutalidad.

Sigue la estela de su predecesora “Spirits of sin” otro tema rápido y melódico a partes iguales. “Let the storm come” arranca al compás de un ritmo típicamente death metal para pronto adentrarnos en una tempestad sónica súper técnica; un puente y un estribillo sencillamente brutales completan otro tema cojonudo. Pone fin al trabajo propiamente dicho “Possessed by myself”, donde la banda termina de poner toda la carne en el asador, un tema largo, netamente progresivo, de ritmos complejos y afilados como cuchillas acompañados de una potentísima y contundente base rítmica. Brutal y excelente final.

Por si no habías tenido suficiente brutalidad, Bloodhunter, a modo de bonus track, nos regala una versión del clásico de Death “Crystal mountain” del mítico disco Symbolic, evidentemente pasada por la trituradora gallega; una producción mucho más actual, las afiladas guitarras marca de la casa, unas guturales no tan agudas y mortuorias como se cascaba el bueno de Chuck y la sustitución de la parte melódica final por más zapatilla da como resultado una cover de diez.

Perfecto, la verdad es que me parece un disco redondo, cuando escuchas a un grupo como Bloodhunter solo pides que te revienten la cabeza y que te pasen por encima, “The end of faith” lo ha conseguido sobradamente. Esta es solo mi humilde opinión, los que no suelen fallar en estas lides son los organizadores de los mejores festivales y Bloodhunter van a tocar en todos. A buen entendedor pocas palabras bastan.

Luis de Juan// @SentenciadeJuan

TEMAS:

  1. The forbidden zone.
  2. The end of faith.
  3. Eyes wide open.
  4. Still standing up.
  5. Death & rebirth.
  6. The queen beast.
  7. All these souls shall serve…forever!
  8. Spirits of sin.
  9. Let the storm come.
  10. Possessed by myself.
  11. Crystal mountain.

http://www.bloodhunter.net/

https://www.youtube.com/watch?v=UbCNYxBc-s8&list=PLA5MBsSHn8AO86VswlS-rVj5KI1I4b_ki&index=1