Bokassa están viviendo su mejor año como banda, inmersos todavía en la gira europea con Metallica y Ghost, al power trio noruego le ha dado tiempo para escaparse a su tierra natal para grabar su segundo LP: Crimson Riders. El álbum salió a la venta el pasado 21 de junio de la mano de MVKA Music, sello que cuenta con Zeal & Ardor.

Aupados aun por el tifón mediático que supone compartir gira con los titanes del metal, la banda sigue paso a paso su camino, alternando grandes estadios con pequeños clubs, dónde ofrecen toda su potencia y dónde mejor se puede saborear su esencia. Toda esa energía, ese subidón de adrenalina se ha fraguado en el álbum continuación de ese maravilloso Divide & Conquer que ya reseñamos hace relativamente poco.

El nuevo trabajo de los chicos fue grabado en los Brygga Studios de Trodheim, producido por la misma banda junto con Yngve Anderssen de la banda noruega Blood Comand y masterizado por toda una leyenda en lo que se refiere a la ingeniería de sonido: Brian “Big Bass” Gardner responsable del sonido de infinidad de bandas y estilos (Melvins, Beach Boys, Outkast con los que ganó un Grammy por la mezcla de su álbum SpeakerBoxxx, The Love Below) solo tienes que darte un paseo por su web para caer de culo.

Este salto cualitativo se nota mucho en el sonido del disco, aunque le resta algo de espontaneidad y se pierde parte de ese sonido tan crudo y saturado que, a más de uno nos enamoró; en contraposición aquí el sonido es más limpio, algo menos fiero aunque no menos potente.

La siniestralidad adquirida por osmosis al estar ejerciendo de teloneros junto Ghost se aprecia nada más iniciar el disco: Brologue, una inquietante cortina de terciopelo negro, envuelve un total de ocho temas que, mantiene bien el tipo y la fiereza de Divide and Conquer y aun ofrece más, mucho más tanto a nivel compositivo como a nivel de riesgo. Esa oscuridad que comentábamos se refleja también en temas como el que da nombre al disco: Crimson Riders ofrece un bello arpeggio inicial que se enfurece en el rápido transitar del tema. Incluso podemos encontrar un esbozo de blastbeats que explotarán en el último tema del álbum. En los apenas dos minutos que dura el tema se explora mucho, quizás le falta un poco de tiempo para acabar de concretar las ideas, pero lo veo como un croquis para Inmortal Space Pirate 2: The Last Sherdi. Aquí si despuntan los blastbeat más blackmetaleros codo con codo a interludios acústicos y una intensidad sobresaliente. Una patada en la boca, rabiosa, oscura y tremendamente potente acompañada de los sempiternos “Waaaooooooouooo” que funcionan casi como leit motiv del álbum y que aseguran un buen puñado de puños y manos cornudas en todos y cada uno de sus conciertos.

La parte más hardcoreta, más punk melódica de la banda se apela en Wrath is Love que cuenta con un estribillo que recuerda muchísimo a esa forma tan particular de cantar de Fat Mike de NoFx. Pegadiza, fresca

Aquí no acaban las novedades en este discazo: Vultures sorprende por su inmediatez, su línea vocal más melódica y mucho menos “gritada”, con arreglos de saxo incluidos (momentazo del el tema y del álbum) es sin duda la parte más mainstream pero no por ello menos interesante. Resulta emocionante ver cómo estos tipos intentan seguir un camino propio, explorando nuevas facetas sin apegarse a aquello que enamoró a Ulrich. Captain Cold One es el otro de los cortes más accesibles de este Crimson Riders: cachondo, vacilón y sin complejos, directísimo y muy divertido (no te pierdas el video clip). Si este tema no te ha parecido lo suficientemente cojonudo pégale una escucha al primer single que sacaron: Mouthbreathers, Inc. para acabarte de convencer que estos tipos saben lo que hacen, y lo hacen muy bien

Bokassa sigue manteniendo una actitud punkarra que tira para atrás y Charmed & Extremly Treacherous lo demuestra: ¡una maravilla sónica, un Ford Mustang desbocado en dirección contraria por la autopista, un pirado pasado de anfetas corriendo hacia ti como el mismísimo Usain Bolt con la clara intención de rajarte vivo!

La colección de trallazos paridos por este trio noruego es sencillamente cojonuda. Si ya los conocías de su primer disco te resultará un poco más complejo saborear la cuidada producción, la rudeza que se ha perdido en favor de la limpieza de los temas, pero seguro te cautivará el salto hacia adelante, las ganas que tienen de llegar a otro nivel, explorar nuevas vías, en definitiva, no anclarse en lo que funcionaba. Si por contra es tu primer encuentro con ellos, te volarán la peluka desde el minuto uno.

¿Tienes 29 minutos libres? ¡Pínchate este disco y te reto a no poner en bucle alguno de sus 8 apoteósicos temas! Sus estribillos que se pegan como brea ardiente, los guitarrazos que te azotan en el culo una y otra vez, la tremenda batería aniquilando tus tímpanos y el furioso bajo que te zurce tu cuerpo sin piedad… Los reyes del stonerpunk están aquí para quedarse.

Destruction is back again
Destruction, my only friend
Destruction, my favorite thing
Destruction, ‘til everything”

Charmed & Extremely Treacherous

Marcel Palagós

Temas:

1.  Brologue
2.  Charmed & Extremely Treacherous
3.  Vultures
4.  Mouthbreathers Inc.
5.  Wrath Is Love
6.  Crimson Riders
7.  Captain Cold One
8.  Blunt Force Karma
9. Immortal Space Pirate 2: The Last Shredi




ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07QRN45XQir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07VX7MNCXir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B01N9WWY2P