The Night Flight Orchestra – 18 de abril 2020 – The Tivoli (Helsingborg, Suecia)

Fin de semana movidito en redes con streamings de Thunder y Beth Hart y otro desde Suecia, esta vez subíamos al vuelo de la Night Flight Orchestra con concierto exclusivo desde el Tivoli de Helsingborg.

David Aresté

La banda fue la última que pudimos ver en las salas de España antes de entrar en el estado de alarma por la crisis sanitaria. Venían a presentar su último disco “Aeromantic” y los conciertos ya se tuvieron que hacer con aforo reducido como primeras medidas de prevención de contagio del Covid19.

Tras Royal Republic y Eclipse, el proyecto más que consolidado de Björn Strid y Sharlee D’Angelo están subiendo metros y metros y cada puesta en escena tiene que ser total, tal y que como nos han ofrecido en esta ocasión, con todos uniformados, con proyecciones adicionales y las Airline Annas en un lateral del escenario. No se trataba de un concierto en un local de ensayo como hicieron Eclipse, estamos hablando de una sala con todas las letras (aforo de 1500 personas) pero en este caso estaba vacía, cosa que no pasaba como decimos en el escenario con todos en sus puestos.

El setlist fue parecido al de la gira añadiendo algún que otro tema más: “Servants on the air”, “Divinyls”, “living for the nighttime”, “Something Mysterious”, “Gemini” y el gran final con “Transmissions”, “Satellite” y “West Ruth Ave” como final de fiesta con mayúsculas y seguro que recreando las congas en casa de cada uno de los que estuvieran viendo el concierto. La mitad de temas de ese nuevo disco y el resto de sus anteriores trabajos llegando a una docena de temas para no parar de bailar.

La banda no es que tenga una puesta en escena muy activa, sino que su música habla y mueve a la gente por ellos. La sincronización y el empaste de ritmos, sonidos y registros vocales hacen únicos los ritmos de la NFO, que parece que los hemos escuchado toda la vida pero sin duda que te atrapan. No deja de ser curioso el “descubrimiento” como cantante melódico (incluso de AOR) del señor Strid que como decimos empasta a las mil maravillas junto a la base del grupo y las guitarras de David Andersson.

Otra vez desde Suecia viene la apuesta de no dejarnos sin música en vivo, ni que sea para verla desde casa… quizá ellos lo tengan más fácil ya que las medidas de prevención no son tan drásticas (ahora), pero quien dice que más adelante no puedan hacerlo más grupos ya que la reunión para eventos culturales (como los entendíamos hasta estos días) no se sabe cuando se van a poder hacer. Es obvio que montar toda la infraestructura no puedan hacerla todas las bandas, pero por ejemplo te da la opción de que te vea gente de todo el mundo y pueda que valga la pena… No sabemos si han hecho muchas donaciones la gente que ha visto el concierto (han dejado de lado la opción de cobrar una entrada “simbólica” como Eclipse) pero los números públicos de Facebook son de 5 mil comentarios, casi 80 mil reproducciones y más de 700 personas compartiendo el video mientras se retransmitía en directo. Difusión mucho mayor que si hubieran hecho el concierto “presencial” en Suecia.

Siguiendo con la búsqueda de ingresos si que siguieron la mecánica de sus compañeros, anunciando durante todo el concierto la forma de donar cualquier cantidad que quisiera la gente (paypal@summit-management.se ), además de hacer unas camisetas exclusivas del concierto que no sabemos hasta que día estarán disponibles.

Ya sabemos que ni por asomo es como ver un concierto en la misma sala con el equipo de sonido poniendo al límite los tímpanos de cada uno, la adrenalina, los amigos… Pero de momento eso tardará en volver, y quien sabe si el sistema de ingresos para las bandas puede ir por el streaming en alguna sala, pero ya hemos dicho que allá cada uno con sus circunstancias, todo es planteárselo.

David Aresté