7.5
Score

Desde tierras franco-luxemburguesas nos llega el estreno discográfico de Hopescure, una banda a la que podemos catalogar de metal progresivo que se nos presenta con un buen disco, en un trabajo bien producido por la propia banda y que ha contado con la mezcla de Eric Gillette (The Neal Morse Band). La masterización ha corrido a cargo de Jordan Keifer y esta grabación supone un punto de partida para una joven banda que apunta maneras y que habrá que seguir a partir de ahora. La futurista portada, muy progresiva por cierto, corre a cargo de Caio Caldas.

Toni Marchante

Hopescure se fundó en diciembre de 2016 por Andy Abrantes (voz y teclados), Kevin Roy (guitarra y teclados), Alexandre Klein (batería) y Patrice Diasio (bajo), con el objetivo de crear una música a medio camino entre las bandas sonoras y el rock progresivo, es decir, metal progresivo de marcadas líneas cinemáticas. Escuchando su música percibimos todo eso, líneas melódicas, riffs de guitarra y variaciones en los escenarios sonoros, con cambios bien estructurados, buscando que las canciones lleguen a tocar nuestra fibra sensible. ¿Y lo consiguen? Pues lo hacen por momentos y como buen disco de prog, hay que trabajárselo para encontrar sus evidentes virtudes. Hablamos de un álbum debut y como tal, nos presenta a la banda con su estilo y cualidades, se perciben los mimbres y por tanto la sensación de que hay un recorrido ascendente en el futuro, la producción es buena, pero quizás esté falto de esa chispa que suelen dar el rodaje y la experiencia.

Hopescure, en casi 52 minutos, despliegan las nueve canciones que compone el disco y en ellas podemos disfrutar de buenos despliegues técnicos, un tratamiento muy aceptable de guitarras tanto en los riffs como en la gran cantidad de buenos solos que Kevin Roy nos reparte en todas las canciones. La voz de Andy Abrantes quien se encarga también de todas las letras complementa con un entramado instrumental confeccionado por toda la banda, que se traduce en buenos temas que podríamos resumir en canciones como “Anger”, el tema más largo del disco y donde se pone de manifiesto el potencial de estos jóvenes. También nos muestran temas de tintes más comerciales como la apertura “Liar” o “Hate”, para mi esta última de los mejores de este trabajo. La melodía alcanza su expresión más sensible en temas como “Love Pt.1” o “Pain”, dos bonitas baladas y probablemente los temas más sencillos del disco. Temas como “Reflection” que empieza lenta y se va endureciendo conforme va creciendo y que lleva a Andy a interpretarnos el estribillo en tono de falsetes, es quizás de esos temas a los que les falta la chispa compositiva, si bien, el despliegue instrumental es muy digno y técnico. Aunque si quieres disfrutar de técnica e instrumentalidad, sólo hay que escuchar temas como “Transition” (con ciertos momentos donde nos recuerdan a Rush) o la ya mencionada “Anger”. “Mislead” representa el medio tiempo, con ciertas connotaciones operísticas en el estribillo, quizás sea el corte donde el trabajo de Alexandre Klein se luzca más a la batería.

Si tienes la inquietud de escuchar a un grupo nuevo, algo que te vaya a llamar la atención dentro de la escena metal progresiva al estilo de grupos como Dream Theater y sobre todo de aquella magnífica generación de grupos que surgieron en abundancia en los noventa (Altura, Ice Age, Hidrotoxin, Ivory Tower, Dali´s Dilema, Shadow Gallery, Madsword, etc…), este disco te hará disfrutar, además de situar en el mapa a una banda a seguir en la actualidad y en los próximos años.

Toni Marchante

Temas:

Liar
Hate
Love Pt.1
Reflection
Transition
Pain
Mislead
Anger
Dreaming