Editor's Rating

6.5

El bueno de Dave Wyndorf vuelve a la carga. La verdad es que con los años Wyndorf se ha convertido en un personaje muy entrañable, con su actitud de yo-contra-el-mundo mientras, de paso, intenta salvar el rock and roll. Y es que el tipo no se da por vencido y por ello ha reactivado a sus Monster Magnet (todos de pie, pero ya) para ofrecernos "Mindfucker", el décimo disco de estudio de la banda y primero desde "Last Patrol" (2013).

Edko Fuzz

Tras varios cambios de formación, solo Phil Caivano de la formación clásica de la banda acompaña a Wyndorf, y aunque los conciertos siguen siendo bastante potentes, la verdad es que el nombre de Monster Magnet ya ha dejado de tener la relevancia que tuvo a mediados/finales de los 90. Por supuesto, los fans incorruptibles siguen cerrando filas en torno a la figura casi mesiánica de Wyndorf, pero el problema está en la música nueva.

Y a ver, que "Mindfucker" dista mucho de ser un mal disco, pero para el que suscribe, la excitación ya no está ahí. La mayor parte de los temas suenan a ideas recicladas y ya vistas antes en el catálogo de la banda. Hay momentos de "Superjudge", pasajes que recuerdan a "Powertrip" o guiños a "Dopes to Infinity" y, al final, te lo tienes que tomar con mucho entusiasmo para vibrar con este disco.

La energía sigue estando ahí, de eso no hay duda. Wyndorf es un tipo que solo sabe hacer las cosas de una manera: dándolo todo, y este disco no es una excepción. Sin ir más lejos, ahí está el tema título, con un estribillo poderosísimo y que no cuesta de imaginar en directo arrasando con todo, pero que a la vez destaca preocupantemente como lo mejor de este álbum. Temas como "Rocket Freak" o "Drowning" le dejan a uno frío. Por suerte, hay momentos también entretenidos como "Soul" (época "Superjudge" pura) o el cierre con "When the Hammer Comes Down" y su riff a lo "Dopes to Infinity", que te pondrán una sonrisa en la cara si eres fan, pero que luego te llevan directamente a tu 4estantería de Ikea para recuperar el disco original.

Y al final no se trata de cuestionar a Wyndorf ni lo que hace. El tipo está cómodo en este terreno y es lo que se le da mejor. Los fans de toda la vida estarán encantados, pues no hay nada aquí que sea lo suficientemente rompedor como para enfadarse con la banda… pero tampoco para volver a enamorarse de ella. Seguro que en directo el nombre de Monster Magnet seguirá en lo más alto, pero este disco suena a excusa para poder volver a girar y rebentar los clubs con "Negasonic Teenage Warhead", "Space Lord" o "Twin Earth".

Edko Fuzz

Temas:

1. Rocket Freak 03:29
2. Soul 05:26
3. Mindfucker 04:59
4. I’m God 06:16
5. Drowning 07:20
6. Ejection 03:27
7. Want Some 05:48
8. Brainwashed 03:22
9. All Day Midnight 03:59
10. When The Hammer Comes Down 05:47



ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07894WWTCir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B0000A4XXHir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07B4G31HQir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00N5BQS1Qir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B0186J9264