peri12 La banda americana nos presenta su nuevo álbum, tras la gran aceptación y reconocimiento de su álbum debut . En este disco siguen la senda marcada en su anterior, pero mostrándonos algunos aspectos novedosos que los sitúan como una de las bandas de referencia en el math metal actual.
Toni Marchante
Nota:7,5/10  

La formación de los de Maryland sigue con su triplete de guitarras encabezado por su cerebro y fundador Misha Mansoor, a quien acompañan Mark Holcomb y Jake Bowen (por cierto, este último sobrino de John Petrucci (Dream Theater). Spencer Sotelo se encarga de las voces, Matt Halpern a la batería y la nueva incorporación al bajo de Adam Getgood. Destaca la labor de Jake Bowen también a los teclados y programación, quien ha dotado al disco de ciertos aspectos electrónicos que producen grandes contrastes y perfectas atmosferas. También se han producido en este disco algunos “cameos” que tratan de darle un valor añadido, los invitados han sido John Petrucci (Dream Theater), Wes Hauch (The Faceless) o Guthrie Govan (The Arstocrats).

Aunque Periphery es una banda que por su técnica ya merece un respeto, antes de escuchar este disco y conociendo el primero, pensaba que con sus catorce canciones se me podría hacer eterno y repetitivo. Tras varias escuchas creo que nos presenta más variedad aunque la complejidad persiste, lo que lo hace más interesante a los amantes de ir descubriendo los discos poco a poco.

La apertura viene de la mano de “Muramasa” que nos sumerge de lleno en el mundo de Periphery, usando ritmos lentos, pero no por ello menos agresivos. Con riffs marcados la batería es quien realiza la labor más destacada aderezado también por los incesantes efectos de sintetizador.

El comienzo de “Have a blast” es realmente sorprendente. Quien nos diría que tras unos mínimos compases de violín y de sintetizadores estallara una “bomba racimo” sónica. Tras esto, la música vuelve a recobrar la cordura con buenas partes melódicas capitaneadas por la voz limpia de Spencer. Durante el tema se producen continuos cambios que nos muestran el aplastante dominio de estos grandes músicos, con un buen solo de guitarra aportado por Guthrie Govan (The Aristocrats) y un excelente uso de los teclados con cierta sonoridad misteriosa para terminar el corte de forma agresiva.

El título del siguiente tema “Facepalm mute” ya nos anuncia descaradamente que es lo que vamos a escuchar. De concepción fundamentalmente progresiva, alterna voces guturales y limpias en un mar de “palm mutes” recurso que como ya sabéis, es excesivamente utilizado por esta banda y todas aquellas que practican math metal. Al minuto 3:15 para bruscamente cambiando a ambientes totalmente sintetizados buscando el contraste más absoluto.

“Ji” sigue mostrándonos su complicado conglomerado musical mezclando voces guturales y blancas, primando la técnica sobre la comercialidad. Con djents marcados y un excelente uso de los teclados, destacan las bonitas partes melódicas protagonizadas por las voces limpias.

Temas como “Scarlet”, “Ragnarok” son duros, agresivos y potentes, conformado por esa sucesión de estructuras abstractas que ellos saben ensamblar a la perfección. Este último también finaliza electrónicamente al igual que “Facepalm mute”. En “Luck as a contast” podemos escuchar a la banda en la vertiente en la que yo les veo más productivos. Un corte que contiene todas sus virtudes, pero que no abusa tanto del djent enfocándose mucho más hacia la melodía y a los soberbios solos.

Pero el poderío de esta banda lo podemos percibir en cortes como “The Gods Must Be Crazy!” o “Make Total Destroy”, donde podemos apreciar en dos temas distintos la forma de equilibrar tres conceptos que son los recursos típicos de este combo: la técnica, la agresividad y la melodía.“Erised” es un medio tiempo dominado en su totalidad por la voz limpia, el bajo que realiza una labor destacadísima y donde John Petrucci deja su sello inconfundible en dos fantásticos solos de guitarra.

“Epoch” es un tema que sobra. Es un tema electrónico que imagino que va más destinado a ser el momento de gloria de Jake Bowen en la programación, pero realmente no lo necesita para demostrar el buen trabajo realizado en el disco. “Froggin’ Bullfish” es un corte a medio tiempo, también agresivo y de tintes más teatrales. ”Mile Zero” cuenta con la aportación de Wes Hauch, para finalizar el disco con “Masamume”.

Si estás dispuesto a todo y eres de mentalidad abierta, disfrutas con las composiciones polirítmicas plagadas de “palm tunes” y aceptas la voces guturales, este disco colmará con creces tus expectativas. Posee grandes aportes melódicos, una gran calidad interpretativa y compositiva. No os sorprenderá si conocéis su anterior disco, pero en esta nueva entrega podréis encontrar más variedad y nuevos aspectos que les hace subir un peldaño más.

Toni Marchante

Temas:

01. Muramasa
02. Have A Blast
03. Facepalm Mute
04. Ji
05. Scarlet
06. Luck As A Constant
07. Ragnarok
08. The Gods Must Be Crazy!
09. Make Total Destroy
10. Erised
11. Epoch
12. Froggin’ Bullfish
13. Mile Zero (feat. Wes Hauch)
14. Masamune

Página web: http://www.myspace.com/periphery