Los legendarios Scorpions están de celebración por múltiples razones como es el cumplir la friolera de 50 años, ahí es nada, y también porque han publicado su decimoctavo trabajo de estudio llamado Return to Forever.

Belch

El disco surge con la intención de publicar temas que no tuvieron cabida en los discos publicados entre el 82 y el 90, aunque finalmente incorpora temas inconclusos de muchas épocas e incluso algún tema inédito. Al final, la publicación de este disco y el 50 cumpleaños ha acabado por coincidir y han decidido publicarlo como una manera de celebrar el aniversario con los fans, aunque la idea de Return to Foverer ya surgiese allá por 2012, justo después de aquella ficticia gira de despedida.

Como digo, el trabajo es un compendio de retales más o menos interesantes, pero deja el regustillo de que falte un plus. No obstante, muchos temas se notan más maduros y elaborados que muchos de los cortes que han aparecido en sus publicaciones más recientes a excepción del buen Sting in the Tail con el que casi nos dicen adiós.Si algo llama la atención es que tiene un carácter muy hardrockero, sin tantas baladas y canciones lentas con las que se han hecho famosos, sino que es un disco bastante más rockero y la verdad que se agradece y mucho ya que demuestran un buen estado de forma, al menos en estudio. Y digo en estudio porque en directo ya sabemos cómo anda la voz del señor Klaus.

El disco viene en varios formatos, desde el normal básico, hasta bonus track para el mercado japonés y ediciones deluxe, con lo que si queremos la obra completa, deberemos dejarnos algún dinero de más. Es una práctica habitual últimamente que para más de uno, entre los que me incluyo, tiene poco sentido. Una cosa es un bonus track y otra es que te dejen sin 7 temas del trabajo con lo que te ofrecen un producto a medias. No obstante, la edición básica tiene un buen nivel, con buenas canciones y se hace rápido, ameno y con ganas de reescucharlo varias veces.

Como decía, el hard rock tiene un peso fundamental. Ejemplo de ello es el corte que abre el disco, Going Out With A Bang, un canto a la amistad y a la fortaleza como grupo para aguantar tiempos difíciles unidos. La sigue We Built This House, tema compuesto para el presente disco como regalo o celebración de estos 50 años. Es un buen tema aunque recuerda mucho a viejos cortes de Scorpions y la fórmula que les hizo famosos. Es decir, suena a refrito de otros grandes temas. Sin embargo, pese a eso, el estribillo es de los que se pegan y, aunque sepas que esto suena a otro corte, es el típico tema que a primera escucha gusta y mucho. Rock My Car, por su parte tiene 30 años desde su composición, y es uno de los cortes más cañeros y de carretera que han compuesto en los últimos años. De lo mejorcito de este Return to Forever.

House of Cards es una vieja balada llena de sentimiento que mama de otras tantas y de cómo el amor se puede transformar en odio y rencor. Junto a esta balada tenemos otra acústica llamada Eye Of The Storm donde la banda saca su repertorio de melodías sobre el amor y poco va remontando para entrar guitarras eléctricas en el estribillo y aquí sí, encontramos un solo a la altura de la banda. Un solo cargado de feeling y toque que sí demuestra de lo que son capaces.

Tras este impás, volvemos al rock con All For One, otro canto a la amistad como banda y un tema corto y extraño, ya que hay momentos me atrevería a definirlos de alternativos aunque remonta en el estribillo. El solo es quizás de los más sosos que han editado como banda (y eso que de calidad los hachas van más que sobrados).Rock’n’Roll Band fue escrita para el acústico MTV Unplugged de Atenas y es otro de los grandes hit de este redondo, otro corte de carretera y velocidad perfecto para el directo.

Otro corte con casi 30 años es Catch Your Luck And Play, escrito para Savage Amusement y posteriormente reescrita por Rudolf Schenker así que a más de uno le sonará familiar. Corte donde los coros dan un rollo especial y festivo al tema.

Rollin’ Home, por su parte, es otro tema nuevo ideado por Martin Hansen a modo de medio tiempo con tintes de blues donde la emotividad tiene un peso importante. Destacar la melodía del estribillo que da el punto maestro a un tema más que interesante. Tras ella encontramos Gypsy Life, un corte con aire a banda sonora de pelis de gangsters, tema vacilón y bailongo, diferente a lo que nos tienen acostumbrados pero, sobre todo, currada y divertida. Otra de las grandes apuestas de este CD y un gran cierre a la versión estándar del mismo.

En cuanto a los bonus tracks destacaremos Dancing With The Moonlight, corte que retrata un accidentado vuelo en avión en la gira con Alice Cooper y Kingdom Come y la resaltamos porque tienen un tinte oscuro y moderno las guitarras, más rabiosas y agresivas de lo habitual, dando de sí un corte directo y bastante heavy. Pero para heavy su solo, de los más agresivos y técnicos de los últimos tiempos.

Si por algo destaca este trabajo es por multitud de subidas y bajadas de nivel, una montaña rusa que se debe principalmente al elevado número de temas entre canciones y bonus tracks, que hace que haya bastantes temas de rellenos. Si hubieran seleccionado bien y dejado 8 o 9 temas en total, el disco tendría una nota más alta y sería una compra obligada para incluso gente que no es fan de la banda alemana. A los seguidores más fieles de los germanos, este disco les gustará, pero han perdido la enésima ocasión de regalar un motivo para engancharse a ellos a los escépticos que hace tiempo les perdieron la pista.

Belch

Temas
:

Going Out With A Bang
We Built This House
Rock My Car
House Of Cards
All For One
Rock’n’Roll Band
Catch Your Luck And Play
Rollin’ Home
Hard Rockin’ The Place
Eye Of The Storm
The Scratch
Gypsy Life
The World We Used To Know (bonus edición de lujo)
Dancing With The Moonlight (bonus edición de lujo)
When The Truth Is A Lie (bonus edición de lujo)
Who We Are (bonus edición de lujo)
Delirious (exclusiva iTunes)

http://www.the-scorpions.com/