Detrás de una extraña y más que colorida portada, encontramos el nuevo trabajo del guitarrista de la chistera junto a Myles Kennedy y the Conspirators. Mucho nombre para un disco que en resumen no deja de ser el cuarto trabajo en solitario del señor Slash, el primero tras la reunión de Guns and Roses. Muchos seguidores de la versión en solitario de Slash empezaron a tener dudas de que pudiera parar su actividad en solitario por no poder compaginar ambas facetas, pero este cd intenta acabar con este rumor, demostrando que puede convivir junto a la gran banda y las grandes giras que tienen previstas para los próximos años.

Belch

Decir que, comparándolo con el resto de trabajos que ha realizado bajo el nombre de Slash, este Living the Dream sigue la línea descendente en calidad que inició ya en su anterior World on Fire, no sé si porque la fórmula se repite demasiado, o porque Myles haya cogido una forma de cantar y, aunque tenga un vozarrón tremendo, de la sensación de que siempre canta igual o muy parecido. De hecho, varias por no decir muchas de las melodías están compuestas de tal forma que podrían ser Alter Bridge si le cambias la banda de fondo. De hecho, que Myles haya participado tan activamente en la composición de este trabajo se nota quizás demasiado, a veces para mí, pero otras muchas veces para mal, cambiando la esencia quizás en exceso. No obstante, el disco es bueno y siguen manteniendo esa calidad que se espera a una banda con ese nivel de músicos, con multitud de estribillos que se pegan, y un rollo macarra y rockero sin mayor pretensión que entra fácil, perfecto para llevar en el coche, a todo volumen, pero que no va más allá de unas cuantas escuchas.

La producción, por su parte, es quizás demasiado limpia y pulcra. Es tan buena, que incluso llega a deslucir, reduciendo la macarrería y la suciedad bien entendida que tiene el rock y este tipo de temas, sonando excesivamente plasticoso y poco cercano a una banda en directo que es lo que debe ser y a lo que debe sonar Slash a mi juicio.

Haciendo un repaso a los temas, un total de 12 para más de 50 minutos, lo cual es bueno, ya que no se alarga en exceso y no aburre con temas de relleno, encontramos, para empezar, The Call of The Wild, que tiene una esencia y un regustillo al Paradise City en el riff, pero que luego deriva en un rock más directo, con un estribillo perfecto para single de radio y TV. Serve You Right es el fiel reflejo de lo que es Slash desde la entrada del vocalista de Alter Bridge. Pese a que suene a refrito de anteriores temas, sí que tiene un ritmito bastante bailable y desenfadado que le sienta muy bien. Caso diferente es el de My Antidote, que es lo más Guns and Roses que ha compuesto Slash en los últimos años, salvando la voz que va por otros derroteros. Probablemente sea la mejor canción del trabajo.

Mind Your Manners no baja el nivel, para nada. Un auténtico pepinazo, veloz, macarra y desenfadado. Un rock de toda la vida pero que divierte y engancha muchísimo y un estribillo que solo Myles podría hacerlo lucir de esa manera.

Lost Inside Girl es un medio tiempo que se empeña en demostrar la gran voz que tiene el señor Kennedy (como si hiciese falta que nos lo tuvieran que decir a estas alturas.) Bien es verdad que este tema suena a Alter Bridge más que a Slash, pero es una gran canción. Otro ejemplo de canción 100% Alter Bridge sería Slow Grind, un corte diferente que le sienta muy bien al disco, por el rollo vacilón y los arreglos guitarreros del señor Slash, recordando al Slash de sus mejores momentos.

Read Between the Lines, por su parte, tiene el mejor riff de este Living the Dream. Un riff setentero potente y con rollo en el que se basa todo el tema y el estribillo, lleno de energía e intensidad. La balada del CD es The One You Loved Is Gone, llena de emotividad y sentimiento y donde Myles vuelve a vencer y convencer. Ya estamos llegando al final del trabajo, pero aún nos espera algún que otro pepinaco como es Driving Rain que quizás sea lo que la gente espera de un disco de Slash en solitario. La línea rockera y enérgica no baja con Sugar Cane, aunque esta no esté tan inspirada y redonda como la anterior, salvo por el más que adictivo estribillo. Para cerrar nos dejan dos temas como The Great Pretender, un medio tiempo que raro es que alguien no asocie a Don’t Cry, aunque con menos brillo y genialidad en las melodías y Boulevard of Broken Hearts, otra de las canciones que tienen esa forma de componer melodías más modernas, alejándose de ese hard rock que suele traernos la banda del guitarrista londinense.

En resumen, el disco tiene un puñado de buenos temas, algunos muy buenos, que te harán pasar un buen rato. Con un par de retoques en algún tema y una portada menos horrible, estaríamos ante un gran disco, pero lo que hay, me parece interesante, especialmente si te gusta Myles Kennedy y su forma de cantar.

Belch

Temas:

The Call of the Wild
Serve You Right
My Antidote
Mind Your Manners
Lost Inside the Girl
Read Between the Lines
Slow Grind
The One You Loved Is Gone
Driving Rain
Sugar Cane
The Great Pretender
Boulevard of Broken Hearts

http://www.slashonline.com



ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07FLG9ZDDir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B07FSX3CQPir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00KMHRTY6ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B0036FKN30ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B007NU6540