Tony MacAlpine-28 Septiembre’18-.Sala Nazca. Madrid

En este último trimestre del año en Madrid se han juntado los astros para que recibamos la visita de grandes y afamados guitarristas, muchos de ellos de la hornada de “Master Guitar” que se pusieron de moda en los ochenta de los que uno de sus baluartes nos visitaba en Madrid esta calurosa tarde. Pero la visita de Tony Macalpine tenía algo de especial, primeramente por ver su estado después de haber superado un duro asalto contra el cáncer que incluso suspendió el paso por nuestro país de la gira presentación de su álbum “Concrete Gardens” y segundo ver las evoluciones tras su recuperación, habiendo lanzado un nuevo disco “Roses of Death” y haber girado por América y Japón presentado su nuevo álbum y rindiendo tributo a aquel maravilloso álbum de 1987 “Maximum security”.

Texto y Fotos: Toni Marchante

Con este concierto en Madrid Tony arrancaba su gira que le llevará por Europa durante todo el mes de octubre y por tanto, descubriríamos en este concierto si iba a ser una continuación de lo ofrecido en América y Japón pudiendo observar que no fue así. El concierto tuvo lugar en un lugar nuevo para muchos, la coqueta sala Nazca, en la calle Orense, al pie de Torre Picasso, una sala pequeña pero acogedora y funcional. Es una pena que alguien de tanto talento y con una trayectoria tan interesante no sea reconocido y recompensado por el público, pues además de ser una sala pequeña presentó sólo media entrada, pero eso sí, de un público seguidor y entendido que fue capaz de perdonarle todo, sobre todo por lo accidentado del comienzo. El concierto estaba programado para las 21:00 pero pasaban 20 minutos de la hora y nadie hacía acto de presencia en el escenario, la gente aguardaba con paciencia y respeto, hasta que se puso en marcha la intro. Aparecieron en escena los tres músicos capitaneados por Tony quien arrancó con unos primeros efectos de teclado para arrancar con “Shundor Prithibi” de su última entrega, para que de pronto se quedaran sólo el bajo y la batería porque el equipo de Macalpine se quedó a oscuras y sin energía. Tony supo encajarlo con naturalidad y el bajista Stuart Hamm trataba con sus palabras entretener a un público comprensivo dirigiéndose a él en castellano, mientras un eficiente empleado de Madness Live resolvió el problema después de ir probando enchufe y conexiones, por lo que se reseteó todo y vuelta a comenzar.

44293453074_0e24a249f7_o 44293453484_53aac68fcf_o 44293453814_13cd6cdd4f_o 44293453964_8ea4f9df3d_o

Volvió a sonar la intro, Tony volvió a atizar a los efectos de teclados para lanzar de nuevo “Shundor Prithibi” y darnos a conocer el material de su último disco “Rose of death” del que dimos cuenta en esta web. Tras él llegó de continuo “The Stranger” aquella maravilla que grabó con Billy Sheehan al bajo en 1985 de aquel maravilloso “Edge of Insanity”, que sonó distinto y bastante actualizado. El trío formado por Gergo Borlai a la batería, Stuart Hamm al bajo y Tony MacAlpine en modo “pulpo” se encargaron de ir acometiendo los temas uno tras de otro con suficiente solvencia. Y bien decimos en modo “pulpo”, porque el multicerebral músico tocaba el teclado con la mano derecha, mientras que con la izquierda se deslizaba por el mástil de su Ibanez haciendo de teclista y guitarrista en muchos momentos durante la noche. Esa fue su posición salvo en los momentos que hacía una escapada a la parte frontal del escenario para ofrecernos muchos de los grandes múltiples solos que hizo las delicias de todos los que estuvimos allí.

El fondo alto del escenario presentó durante todo el concierto una foto de Tony con la portada de su penúltimo disco “Concrete Gardens” y de ahí se extrajo lo siguiente en sonar que fue “Poison Cookies”. Tras unas breves palabra comenzaron las notas blues de “Day by day” que fue acompañada por las palmas del público, incluso algunos atrevidos entonaron el “The Jack“ de AC/DC en una soberbia pieza de blues que contó con un excelente solo de bajo de Stuart, este señor fue el bajista en el disco debut de Steve Vai y en su afamado “Pasion and Warfare”, a parte de haber acompañado a Joe Satriani o haber grabado también con Ritchie Kotzen o Michael Schenker lo cual da una orientación sobre el nivel del bajista; además tuvimos un mini solo de batería de George Borlai, otro batería de lujo (tocó con Al DiMeola). Este tema conectó con el tema “Superman” consistente en unas evoluciones para lucimiento principalmente de los dos acompañantes de Tony. Tras la exhibición Tony aprovechó para presentar a la banda y vuelta a los viejos tiempos con la balada “No place in time” de su álbum “Edge of Insanity”, que se encargó de llenar de magia la sala. Tras un breve y soberbio solo de guitarra veloz y técnico coreado por el público cayó “Sacred Wonder” del “Maximun Security” de su época antigua. Luego vino “Time” de aquel “Master of Paradise” de finales de los noventa cuando ya a esas alturas la sala era una legión de zombies alienados por el hipnotismo que se generaba en el escenario. ”Electric Illusionist” sirvió para dar nueva cuenta del nuevo disco que se vendía junto con otras grabaciones en la parte de atrás de la sala. En la última charla Tony nos contó que su mujer es española pero no quiso pronunciar ninguna palabra en el idioma de Cervantes. Tuvimos solo de batería completo de George el mini anterior fue un solo aperitivo y esto sirvió para encarar la parte final del concierto. Me encantó poder escuchar “Stream Dream” de su álbum “Freedom to fly” otro detalle imprescindible para un set list complicado ante la larga carrera del guitarrita.

44293453674_37b6f73a73_b 44293454094_42192bfde8_b 44293453264_4735af33c3_b

Pero todos sabemos que además de la guitarra este señor toca el piano con una clase increíble y así nos deleitó con una pieza clásica de las suyas que continuó con un solo de guitarra y teclados para posteriormente poner el fin con “The taker” también del álbum “Edge of Insanity” uno de los más recurrentes de la noche. Pero no hay final de concierto sin su bis y para ello cerró con “Concrete Gardens” iniciado con un solo magistral que conectó con este sólido tema impresionante. Hay que destacar como estos tres señores supieron en todo momento llenar con sus instrumentos tanto espacio sonoro, ofreciéndonos técnica, calidad y virtuosismo a raudales.Al finalizar el concierto el propio Tony indicó al público que tras un breve receso se acercaría al stand de merchandising a firmar todo aquello que le pusieron por delante en una muestra más de la simpatía y humildad de este gran guitarrista, teclista y compositor. Nos alegra mucho haberlo visto recuperado y en plena forma, porque lo más importante de todo esto es percibir que tenemos Tony Macalpine para rato. Fue un concierto que se complicó al principio, pero los tres músicos supieron darle la vuelta con su buen hacer, dejándonos a todos satisfechos y con ganas de volver a verlos otra vez. Tras el breve “Roses of death” y esta gira deseamos que se ponga manos a la obra con un nuevo trabajo y esperemos nos visite otra vez.

Texto y Fotos: Toni Marchante

Set List:

1.Shundor Prithibi
2.The Stranger
3.Poison Cookies
4.Day by Dey
5.Superman
6.No place in time
7.Radio Free
8.Sacred wonder
9.Time
10.Electric Illusionist
11.Obligatory
12.Lonestar
13.Stream Dream
14.Piano solo
15.The Taker
16.Concrete Gardens