’77 no son nuevos en esto, saben a lo que juegan y tras 4 LPs cargados de hardrock y boogie rock (all hails to Ac/Dc) regresan con la firme intención de añadir densas y oscuras nubes al estallido sónico de su fórmula. Claro ejemplo del born to late, la banda de los hermanos Valeta apuesta por lo analógico en la grabación del álbum: viven y respiran en los 70’s. Cómo no va ser este Bright Gloom un ejercicio de sinceridad, una oda de amor a una época pasada que marcó a aquellos que la vivieron y a muchos que solo la leyeron o se la contaron. Los demiurgos de la producción sonora de LP de 77 son Refree (productor) y Javier Ortiz (ingeniero de sonido) mientras que el apartado gráfico es aporte de Branca Studio (un fiera del diseño gráfico, buscad su obra si no la conocéis). El resultado es atronador, la producción es brillante notamdose la aportación de Raül Fernandez empujando a la banda a explorar los temas, ampliarlos e insuflarles vida. Después de haber trabajado con Nicke Andersson (todos de pie) en el anterior trabajo se antojaba, esta colaboración, como un gran desafío y el resultado ha sido redondo. El concepto del álbum, el enfoque, el ir a muerte con las nuevas ideas se cristaliza en forma de temas vivos, sentidos, auténticos.

Ladies and gentlemen, bienvenidos a esta brillante oscuridad!

No lo negaremos: sus primeros discos rezumaban el amor por la banda de los hermanos Young por los cuatro costados y, sin abandonar a los titanes australianos, en esta ocasión han añadido nuevos tintes para crear una obra que vive en dos realidades que se funden perfectamente; Por un lado la banda acude a los mandados de Black Sabbath e incluso ciertas afinidades a Blue Oyster Cult y,por otro lado, se balancea el sonido con gloriosos himnos zeppelianos e incluso ramalazos funky para sellar el yin-yang compositivo. Bright Gloom parece haber sido creado para su escucha en vinilo en qué cada una de sus caras está bien definida e hilada en una determinada dirección. Es cuasi un viaje de descubrimiento, un transitar por sendas tortuosas para acabar gritando a pleno pulmón las dulces ambrosias que ofrece el Rock.

Hay discos con alma y otros que simplemente surgen del oportunismo, la moda, el querer estar pero no ser, bien, 77 no es el caso: es otra guerra y lo demuestran desde el inicio del disco hasta que la aguja araña el último surco.

Bienvenidos al Gloom.

Seventy Seven abren fuego con un tema particular, Bread & Circus: desechando la etiqueta de “suenan-a-ACDC”, queriendo asumir riesgos y expandir su sonido arrollando desde el inicio con una composición que huye de estribillos, buscando tener un espectro cercano a la psicodelia y remantando con líneas vocales emulando al Señor de las Tinieblas: Mr. Ozzy Osbourne. No es para nada una mala carta de presentación que reafirma su buen hacer en el siguiente corte: Hands Up y redondeado con un bombazo parido en las entrañas del Hades de Birmigham: Who’s Fighting Who. Aunando riffs maléficos, pesados, rocosos y destilando cierto sonido de reminiscencias proto-doom (si se me permite) pareciera que la oscuridad va a tragarse por completo el disco.Este es, sin duda, un tema que representa muy bien esta dualidad luz-oscuridad que transmite toda la obra de los de Castelldefels.

Para afianzar la oda Sabbathica nada mejor que un riff homenaje a The Wizard: Be Crucified es uno de los mejores cortes del álbum y una declaración de amor. Sin duda un hitazo cósmico que seguro sacudirá melenas y destrozará cervicales en las actuaciones en directo de la banda.

Después de un corte tan enérgico como el anterior llega la intensidad emcional con Where Have They Gone. Pura emoción destilada en las estructuras vocales de Armand. Melancólica y áspera es una rúbrica perfecta para empezar a vislumbrar el reverso del álbum.

Estamos llegando a Bright side.

Como un buen trip musical It’s Near te transporta hacia lugares más reconocibles en la sonoridad de la banda. Todavía se aprecia cierta lugubrez en la composición pero el riff de alto voltaje, enérgico es puro fresh air para espantar espectros y lanzar a la banda hacia sonoridades más macarras. Esta clara evidencia se consolida con la bluesy You Better Watch Out. Se nota de nuevo la producción en las voces y coros con buenos filtros que parecen traer el mismísimo desierto a tu equipo de sonido, todo bien aliñado por luminosos riffs.

Uno de los momentos más inspirados del álbum es, sin duda, Fooled by Love. Atención al trabajo a las baquetas de Andy Cobo. Aquí ya no caben oscuridades ni tormentas de tormentos: Todo un tema casi boombástico, con algún que otro eco funky, un vendaval que sacará al bailongo que llevas dentro, promise!

Es ahora cuando encontramos otro gran homenaje a una banda clásica: de los hermanos Valeta a los hermanos Gibbons. ZZ Top y su himno Lagrange mueven los hilos de Last Chance. Con voces cercanas incluso a Paul Stanley, el tema tiene varios cambios de intensidad arrancándose enérgicamente para luego quedar en stand by y volver a arrasar con renovada energía.

Ojo, porque todavía queda más cuerda y mecha. I Want My Money Back es carne de directo, de riff pegajoso, directo estribillo y ramalazo Ac/Dc por los cuatro costados. El tramo final del disco eleva la intensidad y el buen rollo: el disco transita ya por la autopista sin limite de velocidad hard rock para cerrarlo con un ejercicio de Boogie, cañero y vacilón: Make Up Your Mind.

Después de la experiencia 77 una sonrisa maliciosa se dibuja en la cara. Bien, chicos, muy bien. Con todo su arsenal listo para ser descargado Seventy Seven estarán demostrando su valía en el próximo Download en Madrid este verano. Si vas a estar, no te los pierdas! Prometen Rock, sudor y mucha diversión! Necesitas más excusas para pillar el disco, y no perderte su directo?

Marcel Palagós

Temas:

Bread & Circus
Hands Up
Who’s Fighting Who
Be Crucified
Where Have They Gone
It’s Near
You Better Watch Out
Fooled by Love
Last Chance
I Want My Money Back
Make Up Your Mind



https://www.youtube.com/watch?v=wQG6lYEZ9Ssir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B003E3ZL72ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B079VSH2JQir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B015EW7600