Cuando un servidor contaba con catorce años y justamente se adentraba en ese mundo llamado rock duro, decidió comprarse sus dos primeros álbumes originales. Corría el año 1987 y por aquel entonces, a falta de las nuevas tecnologías, uno solamente podía acceder a este tipo de música a través de la televisión y la radio (en aquella época algo de cancha daban en los medios a esto del heavy), escuchando las cintas y los discos que te iban prestando y, en el caso de acabar locamente enganchado a alguna de esas obras, no tocaba otra que intentar ahorrar como buenamente podías para poder conseguir el vinilo original o la cinta cassette. Con nostalgia recuerdo que mi primera cinta de cassette original fue el “Keeper of the seven keys. Part 1” de HELLOWEEN, una banda que, tras escuchar aquel rabioso “Walls of Jericho”(1986) me dejó completamente enganchado a esos alemanes que engendraron lo que luego se llamaría power metal.

Han pasado ya 30 años – se dice pronto – y supongo que, como lo mayoría de los de mi generación, recibimos con inmensa alegría el hecho de que, por fin, la banda que fue capaz de parir esas obras maestras haya decidido reunir a la formación original, junto con la actual, para montar una gira mundial que celebra los más de 33 años de andadura de HELLOWEEN.

Haciendo un breve recorrido histórico de la banda, cabe señalar que, en realidad, todo surge del binomio Kai Hansen y Piet Sielck – quien años más tarde fundaría IRON SAVIOUR -. En 1978 esta pareja decidió montar una banda llamada GENTRY. En 1981 se cambiaron de nombre, pasándose a llamar SECOND HELL y para esa formación reclutaron a Ingo Schwichtenberg (batería) y al bajista Markus Grosskopf, quien a día de hoy sigue siendo miembro de la banda. En 1982 Piet abandonaría la formación y ésta pasaría a denominarse IRON FIST pero, finalmente, decidieron volver a cambiar para denominarse, y ahora ya de forma definitiva, HELLOWEEN. Crearon el logo, incorporaron la calabaza, ficharon al guitarrista Michael Weikath (quien también sigue siendo guitarra de la banda en la actualidad), grabaron un primer EP llamado “Hellowen” que vería la luz en 1985 y, como segundo paso, consiguieron publicar su primer larga duración bajo el título de “Walls of Jericho” (1986). En esas dos primeras obras el guitarrista fundador Kai Hansen se encargaría de tocar y cantar a la vez pero para su segundo LP, titulado “Keeper of the seven Keys. Part 1”, ficharon al joven Michael Kiske consiguiendo, a su vez, parir un disco que, sencillamente, se convertiría en leyenda. En 1988 llegaría la segunda parte del “Keeper”, que cerraría la obra magna de la banda y con ella se producirían las irreconciliables desavenencias entre los miembros de la banda que provocó que Kai Hansen, incapaz de tolerar el cambio de orientación más blando y melódico que estaba cogiendo la banda, optara por abandonar la formación para fundar GAMMA RAY, proyecto mucho más fiel a su manera de entender el género.

La huida de Hansen se hizo notar, y a pesar de que ficharon a un más que notable guitarrista llamado Roland Grapow, el siguiente disco “Pink bubbles go ape”(1991) no acabó de cuajar entre los fieles seguidores de la banda. El remate vino de la mano del estrambótico “Chameleon” (1993), demasiado alejado de los cánones clásicos de la banda y tras el cual Kiske acabó siendo expulsado. Kiske, firme con su apuesta más melódica a la hora de componer, publicó dos trabajos en solitario “Instant Clarity”(1995) y “Readiness to sacrifice”(1999) pero, tras el fracaso, optó por apartarse de la escena. Años más tardes, paradojas de la vida, acabaría fundando UNISONIC junto a su antiguo rival Kai Hansen.

En cuanto a HELLOWEEN, habiendo ya perdido a Hansen y a Kiske, o lo que es lo mismo, las dos cabezas visibles de la banda así como haber expulsado a su batería Ingo (quien cayó enfermo víctima de esquizofrenia y que acabó suicidándose en 1995) debía tomar una decisión acerca de su futuro y finalmente optaron por recomponer la banda. Así, Weikath, Grosskopf y Grapow ficharon a Uli Kusch (batería) y a Andi Deris (ex PINK CREAM 69) a la voz para poder dar salida a “Master of the Rings” (1994), disco que supuso su regreso al power metal.

Siguiendo esa misma estela, se fueron publicando notables trabajos como es el caso de “Time of the oath”(1996), “Betther than raw” (1998) (considerado uno de sus mejores trabajos de la década de los noventa) y “The dark ride” (2000). HELLOWEEN endurecía a cada paso y eso volvió a provocar problemas en el seno de la banda, de modo que el guitarrista Roland Grapow y el batería Uli Kusch acabaron siendo expulsados.

Empezaba el nuevo milenio y Andi Deris, Michael Weikath y Markus Grosskopf se rodearon de nuevos músicos. En esta ocasión ficharon a Sascha Gerstner (ex FREEDOM CALL) a la guitarra y a Stefan Schwarzmann (RUNNING WILD, UDO, ACCEPT), Mark Cross (METALLIUM, KINGDOME COME, AT VANCE) y Mikkey Dee (KING DIAMOND, MOTORHEAD) a la batería. Con ellos publicaron “The Rabbit Don’t Come Easy”(2003), un disco fresco y directo, que les ayudó a mantener intacta su reputación. Tanto es así que, con Dani Löble como nuevo batería, se atrevieron a dar continuidad a la saga de los “Keeper” con “Keeper of the seven keys – The legacy” (2005), un disco que, pese a sus intenciones, no llegó a contentar a su público.

Gambling with the devil” (2007) fue su siguiente paso, muy satisfactorio para la banda, donde nuevamente relanzaron su sonido, seguido del agresivo “7 sinners”, donde la potencia de HELLOWEEN volvió a subir de nivel.

“Straight out of hell” (2013) y “My god – given rigth” (2015) han sido sus dos últimos discos, manteniendo el nivel y, lo que es más importante, girando por todo el mundo en compañía de GAMMA RAY. Paralelo a esto, se dio la circunstancia de que en el año 2012 apareció UNISONIC, o lo que es lo mismo, el proyecto musical de Kai Hansen y Michael Kiske. Todo empezaba a moverse en una sinergia que nos llevaba a todos a pensar en la posibilidad de reunión.

Finalmente, en noviembre de 2016 los deseos de todos los fans que llevábamos años añorando volver a ver a los del Keeper en un mismo escenario fueron colmados. En realidad, no solamente fueron satisfechos sino que las expectativas se vieron mejoradas. No se trataba de una gira de reunión de la formación clásica sino que lo que se iba a hacer era subir a un mismo escenario a todos los miembros originales vivos de la banda junto a la formación actual. Así, en octubre de 2017 inició esa gira llamada “Pumpkins United World Tour 2017/2018” que, afortunadamente, aterrizó en nuestro país el pasado 9 de diciembre de 2017 y que vuelve a visitarnos el próximo 6 de julio en el Rock Fest de Barcelona.

Habiendo hecho este breve repaso en la biografía de la banda, solamente nos queda poder disfrutar de algunos de sus videos más significativos.

Victim of fate. (Helloween EP, 1985)


Ride the sky. (Walls of jericho, 1986)

I’m alive. (Keeper of the seven keys. Part I, 1987)

I want out. (Keeper of the seven keys. Part II, 1988)

Kids of the century. (Pink bubbles go ape, 1991)

When the sinner. (Chameleon, 1993)

Where the rain grows. (Master of the rings, 1994)

We burn. (The time of the oath, 1996)

I can. (Better than raw, 1998)

If I could fly. (The dark ride, 2000)

Just a Little sign. (Rabbit don’t come easy, 2003)

Mrs. God. (Keeper Of The Seven Keys – The Legacy, 2005)

As long As I Fall. (Gambling with the Devil, 2007)

Are you metal? (7 Sinners, 2010)

Nabatea. (Straight Out of Hell, 2013)

My God-Given Right. (My God-Given Right, 2015)

Dando por finalizado este repaso por toda su discografía, os dejamos una muestra de la gira que muchos de nosotros estamos esperando disfrutar en directo.
Helloween – Live in Moscow 2018

Marcel·lí Dreamevil