olvido Oscuro y personal. Así de simple pero contundente podría definirse el sonido de esta banda gerundense, que viene dispuesta a dar el paso definitivo con su segundo trabajo completo. No se conforman con la pauta marcada en su anterior obra “Neurosis del Destino”, yendo un poco más allá con esa mezcla de estilos que acaban convirtiéndose en uno solo, difícil de catalogar, para darle una personalidad y distinción nada fácil de conseguir hoy en día.
Texto: V
Nota:8’5/10  

De nuevo han escogido los estudios catalanes Music Land de Figueres para la grabación, pero en este caso han acudido al productor finés Hiili Hiilesmaa (Sentenced, Him, The 69 Eyes) para la producción, quien además ha participado muy activamente (como ha mencionado la propia banda) en el acabado final del disco.

Su anterior trabajo era mucho más básico, composiciones bastante más sencillas y homogéneas que no presentaban claras diferencias entre sí; rock oscuro que nos recordaba en cierto modo a Type O Negative, HIM o a los aragoneses Las Novias, con modernos y contundentes ritmos de guitarra mucho más cercanos al metal, detalle que nos podría hacer pensar también en una versión más sinfónica de Sôber o Skizoo. Y de hecho esas mismas influencias nos vamos a encontrar en “Luto”, pero de una forma mucho más variada, con composiciones más retorcidas y aún más oscuras y siniestras, si cabe. Desde la banda sonora de El Fantasma de la Ópera hasta el black metal melódico y sinfónico, pasando por los mencionados Type O Negative y ambientes macabros que nos recuerdan a los franco-austriacos Elend.

Desde el primer segundo de “La Mascarada” arrancan con potentes guitarras y esos teclados omnipresentes a lo largo de todo el disco. Alfred Berengena (Baalphegor, Vidres a la Sang) se marca incluso unos blast beats que dotan de ese aire más extremo a la canción, aunque no será la tónica dominante, ni mucho menos. Un Nèstor más teatral que nunca (acorde con la canción) muestra un gran abanico de registros vocales, algo que seguiremos viendo a lo largo de las demás canciones y que quizás sea el único pero de “Luto”, ya que puede que haya querido lucirse demasiado y creo que no siempre con acierto, aunque ésa es una opinión personal. Con unos registros algo más monótonos, en su primer trabajo fue denominado como el Enrique Bunbury gótico, y la verdad es que es innegable tal influencia (por mucho que se haya querido negar), no sólo por el timbre de voz sino por esa entonación y esa excentricidad mostrada a la hora de cantar que tanto recuerda al ex-Héroes del Silencio. Tal vez fue aquel detalle el que ha provocado la utilización de esa diversidad voces a cargo de Nèstor, unido a la mayor variedad musical que también presenta el nuevo trabajo.

Reniega del destino” vuelve a estar comandada por los teclados de Daniel Ruiz, que recuerdan a las majestuosas atmósferas de los antiguos Dimmu Borgir, pero que se desarrolla a unas velocidades claramente inferiores y con unas lineas vocales mucho más melódicas, casi heavy metal.Tras el interludio “Acción-Reacción” está “Pulsa Denura”, otra canción potente y rítmica que nos lleva desde el power metal sinfónico a guitarras de melódico death/black, donde Nèstor pasa de registros rockeros a estribillos más épicos e incluso algún gutural.

He aquí el punto de inflexión del disco: “La Mataré”, versión del clásico interpretado por Loquillo, adaptado excepcionalmente al sonido de Olvido, más cañera y sinfónica, con coros femeninos y gran protagonismo de guitarras y teclados por igual.
A partir de aquí, la segunda mitad del álbum se vuelve mucho más tranquila en general, más comercial (si se me permite la expresión). “Doble o nada” o “Maestra” tienen guitarras duras por momentos, pero son canciones mucho más pausadas con algún arranque más animado, algo parecido a los primeros Poisonblack o la última época de Sentenced aunque con más profusión de teclados.

Hoy voy a morir” es de las mejores del disco, canción a medio tiempo, oscura y angustiosa hasta la saciedad, con elementos étnicos orientales y voces femeninas unidas a las de Nèstor (más Bunbury que nunca), guitarras acústicas y sencillos pero emotivos solos de guitarra y teclado.“Sin Fe y Sin Ceremonias” nos muestra su parte más íntima y relajada, con una especie de canción oculta tras un silencio de minuto y medio, “Ultreya”, llegando al final de este proceso de cinco fases en el que han dividido el álbum, contextualizado en el duelo.

Luto” viene a confirmar que estamos ante una de las más originales bandas del panorama rock/metal gótico, y si tenemos en cuenta el trabajo que editaron hace unos meses los también catalanes Romanthica, parece ser que la escena goza de muy buena salud.

Texto: V

Temas:

1. La Mascarada
2. Reniega Del Destino
3. Acción-Reacción
4. Pulsa Denura
5. La Mataré
6. Pura Demagogia
7. Doble O Nada
8. Maestra
9. Instinto Natural
10. Hoy Voy A Morir
11. Sin Fe y Sin Ceremonias / Ultreya

https://www.facebook.com/grupolvido

http://olvido-oficial.bandcamp.com/album/luto