Sweden Rock Festival’18 – 6 de Junio’18 – Sölvesborg (Norje)

Sin darnos cuenta ya estábamos otra vez en el primer día del Sweden Rock, aquel que comienza a media tarde y nos entona a todos para los otros tres que le siguen.

Texto y fotos: David Aresté

Primera parada de este año en el 4Sound Stage para ver a Brian Downes, el que fuera batería de Thin Lizzy que ahora se ha montado una banda llamada “Alive and dangerous” y que se dedica a versionar a su banda madre, quizá porque se formó el año pasado y aún es pronto para hacer material propio como su compañero Gorham en Black Star Riders.

sweden_rock_18_1 sweden_rock_18_2 sweden_rock_18_3

Sonaron grandes clásicos como “Jailbreak”, “Emerald”, “Cowboy Song” o “The boys are back in town” recibiendo las ovaciones del respetable. No se trata de una banda tributo porque se salva por el nombre, pero calcaron demasiado los temas originales destapando una cierta indiferencia respecto a lo que hacían. Buen concierto para animar la tarde y recordar unos cuantos clásicos de una gran banda, ya habíamos dado el pistoletazo de salida.

Ya estábamos esperando en el Sweden Stage para que apareciesen Cyhra, la apuesta en solitario de la voz melódica de Amaranthe Jake E.Lee. Como ya sabíamos le iban a acompañar Jesper Strömblad y Pete Iwers antiguos In Flames, con la sorpresa que este último no apareció ya que parece ser que pocos días antes se fue del grupo. Sea como sea allí estaba la banda, con bajo y samples disparados para presentar su primer “Letters to myself” editado por Napalm Records . Como era de esperar cayó todo ese primer álbum y “sorpresivamente” ninguna versión, hubiese estado curioso que hubiesen readaptado alguna de In Flames o Amaranthe… por pedir, que no quede. Algunos que tocaron fueron “Closure”,”Here to save you”,”Letter to myself” y “Muted Life”, “Karma” para acabar.

sweden_rock_18_4 sweden_rock_18_5 sweden_rock_18_19

La banda suena muy potente, también muy melódica (demasiado quizá) pero es una apuesta muy fresca y muy directa… sobretodo por el trabajo de Jesper y Euge a las guitarras (siempre es un placer oir el sonido que le saca el rubio en llamas a su guitarra) , que le dan la potencia que decíamos mientras que Jake le aporta la melodía. Apoyamos al grupo por su propuesta y a Jake por querer irse del “mundo de la piruleta” de Amaranthe y afrontar un proyecto personal y propio… eso sí, le falta mucho rodaje ya que de una tercera parte ha pasado a cantar el 100% en un concierto y al final estaba bastante apurado cantando. Si Cyhra sigue adelante que no le quepa duda al amigo Lee que se hará un hombre de verdad, chupándose conciertos y conciertos enteros. A seguir currando.

Cambio de escenario y nos íbamos al 4Sound para ver a los siempre sempiternos “Nocturnal Rites” que a 2 años de cumplir los 30 años de actividad venían al Sweden Rock a presentar su “Phoenix” del año pasado.

No sabemos si intentaban decirnos algo pero no tuvo mucho poder ese renacer del “Phoenix” ya que nos mostraron un set bastante lineal de metal melódico con un Jonny Lindqvist a las voces bastante protagonista que se alternaba con Per Nilsson a las guitarras. Se salvaron por el tirón local y por estar como decimos en la escena desde el primer día. Sonaron temas como “Call out to the world”,”Still Alive”, “Afterlive” o “Fools Never die” haciendo reaccionar más a la gente en sus temas más power metaleros.

sweden_rock_18_6 sweden_rock_18_7 sweden_rock_18_8

La gente los recuerda de forma entrañable quizá porque fueron de los primeros en salir del género pero siempre han estado a la sombra de Gamma Ray y Helloween (Blind Guardian quizá) en su día y ganándose las habichuelas junto a Sonata Arctica o Freedom Call… No supieron salirse del pelotón del power metal de la época y ya se quedaron ahí siguiendo al tran tran, una pena.

Volvíamos al Sweden Stage para ver a unos conocidos del público español como son “The Quireboys”, a los que tenemos por aquí casi cada año, aunque esta vez si tienen motivo por girar por su último “White trash Blues”. El grupo de Spike fue sustituto de JLT y si no hubiese ido a mayores The Quireboys tampoco podría haber tocado ya que el chisposo cantante salió a escena con una protección ortopédica en la pierna y sin muletas… pero él sin problemas cantó, bailó y se lo hizo pasar bien a los asistentes.

sweden_rock_18_10 sweden_rock_18_9 sweden_rock_18_11

Poco podemos decir del show ya que como hemos dicho lo hemos visto ya varias veces, “Mona Lisa smiled”,”Too much of a good thing”, “There she goes again” o x fueron los que sonaron y los que animaron al personal entre aquel frío sueco que apretó solo en esa primera noche. La banda más que solvente salvó la papeleta para sacar adelante un concierto en el que tenían al cantante con una “pata de palo” y con su voz una vez más en tela de juicio. Pero la fiesta, el rock y la cerveza reinan en un concierto de The Quireboys con su tramo final ganador “Sweet Mary Ann”, “7 O’Clock” Y “Sex Party”, mientras haya eso la diversión está asegurada.

La cena calentó parte del final del concierto de The Quireboys y nos preparó para el cierre del día con Hardcore Superstar, del cual nos generaba cierta duda/apatía por el recuerdo que teníamos del concierto que nos dieron en Londres junto a Bonafide. A falta de tres meses para que salga su “You can’t kill my rock n roll” los suecos ambietaron el Sweden Stage con elementos sobre el disco y pusieron junto a Adde Andreasson en unas tarimas dos cruces enormes en relación con el disco como decíamos y un telón enorme en el fondo del escenario.

sweden_rock_18_12 sweden_rock_18_13 sweden_rock_18_14

Los de Jocke Berg y compañía salieron a ganar el concierto desde el primer minuto y fueron una máquina macarra de hacer rock, sin parar de moverse, animar y crear un bloque sonoro de hacer reaccionar a los allí presentes que eran bastantes la verdad. Sonaron los tres singles de ese nuevo disco “Electric Rider”,”Bring the House Down” y “Baboon” junto a clásicos del grupo como “Dreamin’ in a casket”,”Last call for alcohol”o “We don’t celebrate sundays” llegando a los 16 temas de sus cerca 2 horas de actuación. Gran papel para Vic Zino a las guitarras y para Adde a la batería dando la justa medida de potencia y macarrismo.

Se creyeron los cabezas de cartel y así se comportaron: escenografía también en los paneles, confeti… un show verdaderamente interesante a nivel visual y musical, de unos suecos que siempre están dispuestos a volar por los aires cualquier situación que se les ponga por delante. Ojalá sigan por muchos años en este estado de forma.

sweden_rock_18_17 sweden_rock_18_15 sweden_rock_18_18

Texto y fotos: David Aresté

Comparte esto: