8.5
Score

Difícil lo tenían los suecos para superar el excelente trabajo que hicieron en 2017 con About Time, disco que no escatimaba en homenajes y concentraba en 40 minutos la excelencia del género. Vuelven más o menos cuando se les esperaba, con un Sudden Death que añade minutaje y genera a priori bastantes expectativas.

Sara J. Trigueros

A diferencia del anterior disco —donde prácticamente cada uno de los cortes era un homenaje más o menos explícito a sus referentes— en este sexto álbum, pese a seguir en la línea de devoción a cara descubierta hacia la década de los 70, se deja relucir bastante más la personalidad propia de Horisont desde el primer momento. Con un arranque luminoso y una producción vintage, «Revolution» es la piedra de toque de lo que vamos a encontrar durante la siguiente hora: teclados, sosiego y una presencia abrumadora de buenas melodías.

Quizá el mayor logro de este álbum sea su habilidad para crear piezas multidimensionales, lo que refleja un buen hacer compositivo considerable. Los cambios de atmósferas dentro de un mismo tema, como en «Free Riding» o en «Into the Night» son prueba de ello. Y, aunque aquí el protagonista es Axel Söderberg y una mayor presencia de teclados, las guitarras se hacen notar en el momento justo, en riffs como el del comienzo de «Pushin’ the Line» o el de «Runaway».

Si bien, como vengo defendiendo hasta ahora, se trata de un disco bastante personal, las referencias están y pueden rastrearse. «Free Riding» tiene reminiscencias de Status Quo e «Into the Night» recuerda a Toto, por ejemplo. Por otra parte, Horisont no escatima esfuerzos a la hora de trabajar los temas más lentos. «Standing Here» es un tema redondo de principio a fin que, en cierto modo, recuerda a algunos de los mejores momentos de About Time. «Sail On», en la misma línea, se mantiene a un muy buen nivel y con excelentes arreglos de fondo. Cerraría la tríada la primera parte de «Hold On», ya que el tema, sin embargo, tendrá un desarrollo progresivamente más dinámico.

Es muy fácil tomarle el pulso a Sudden Death y dejarse llevar por sus logros. Desde temas directos y memorables como «Runaway» (que, sencillamente, lo tiene todo) hasta momentos más complejos, pero no por ello difíciles de paladear, como los ocho minutos que nos regalan con «Archaeopteryx in Flight» (uno de los mejores cortes del disco). En esta línea quizá más experimental o, en cualquier caso, menos convencional de lo esperado, se encuentra también un «Breaking the Chain» venido del espacio exterior.

Por último, el tema en sueco es todo un clásico para ellos, y en esta ocasión lo encontramos poco antes de llegar al ecuador. «Graa Dagar» es otra de esas ocasiones para la calma, con buenos momentos en cuanto a las líneas instrumentales, aunque algo cursi en cuanto a la melodía vocal. Nada que objetar, sin embargo, ya que en conjunto funciona y no se llega a hacer pesada. Esto último podría servir de igual modo para cerrar: pese al riesgo de hacer un disco, hasta cierto punto, largo, Sudden Death funciona y, además, tiene algunos de los mejores temas de Horisont. Sin duda merece la pena la espera entre disco y disco, y, por el momento, están en mejor forma que nunca (ellos y su estilo).

Sara J. Trigueros

Temas:
Revolution
Free Riding
Pushin’ the Line
Into the Night
Standing Here
Runaway
Graa Dagar
Sail On
Breaking the Chain
Hold On
Archaeopteryx in Flight
Reign of Madness
White Light