Por fin tenemos en nuestras manos el nuevo lanzamiento de Kamelot, que salió allá por abril de este 2018 y que realmente teníamos bastantes ganas por las buenas críticas que estaba recibiendo. Kamelot tuvo un pico de popularidad cuando publicó esos tres grandes trabajos, como fueron Black Halo, Epica y Karma. En una época eminentemente power, presentaron una propuesta algo diferente que caló mucho, entre otras cosas porque rebosaban calidad.

Belch

Posteriormente, sacaron discos buenos tanto con Roy Khan como fue aquel incomprensiblemente defenestrado Ghost Opera o Poetry of the Poisoned como ya sin él tras abandonar la música. No obstante, estas publicaciones no fueron del agrado del gran público, con lo que la notoriedad de la banda se redujo una barbaridad. La salida de Roy tampoco ayudó a mejorar la estima de la banda, cosa que es difícil de entender cuando quien se puso detrás del micro era y es Tommy Karevik, músico de nivel y altamente contrastado.

El resultado es un par de discos que pasaron de refilón pero que realmente no eran malos trabajos ni mucho menos. Y llegamos a este The Shadow Theory, con el que parece que la banda se ha reconciliado con el gran público, recibiendo enormes críticas por parte de los medios especializados. Y no deja de sorprender, ya que han realizado un disco similar a lo que llegan haciendo estos últimos años. Y no lo digo como crítica, ya que llevan años haciendo las cosas bien. Quizás no llegan al nivel de la triada de discos que les catapultó a la fama, pero tampoco eran los bodrios que muchos se empeñaban en pintar.

Pero hablemos de este The Shadow Theory que tenemos entre manos. Lo que nos vamos a encontrar es Kamelot al 100%. Puede ser que encontremos alguna melodía un poco más adictiva e inspirada, pero no deja de ser un power mezclando ambientaciones y orquestaciones góticas y oscuras. Continúan con esa simbiosis entre la parte más orquestal y el metal, dándole un peso importante a cada una de ellas. En lo que sí destacan es en haber conseguido componer para el señor Karevik y para que su voz se luzca, erigiéndose como uno de los cantantes del momento. De los anteriores trabajos era algo que me llamaba la atención, ya que, conociendo la calidad de este vocalista, no consiguiesen darle el protagonismo y el peso para que Kamelot pudiera destacar. En este trabajo han conseguido dar con la tecla, y hay canciones en los que realmente se luce y eso es muy bueno para la banda.

Realizando un paseo por los 13 temas que componen este The Shadow Theory encontramos una intro instrumental que da paso a Phantom Divine, el corte más directo y power, con un doble bombo a velocidades imposibles. Un corte con aires más modernos y sencillo, perfecto para engrasar al oyente y puede ser uno de los fijos en los setlist de la banda. Después tenemos uno de los mejores cortes, como es este Ravenlight, con un riff atractivo y una parte más melódica donde Karevik te atrapa, para dar paso al estribillo más Kamelot que han creado en los últimos años. Los juegos de la voz, que recordarán incluso a bandas como HIM (salvando las distancias) le sientan como un guante a este tema. Le sigue otro corte más simple como es Amnesiac, basado en un riff oscuro y contundente. Pero no es hasta canciones como Burns To Embrace o In Twilight Hours donde la banda saca todo su potencial. Cortes más teatrales, complejos, pero con calidad a raudales. Llama la atención en Burns to Embrace lo bien que le sientan los coros de niños que finalizan el corte. De In Twilight Hours solo se puede decir cosas positivas y para un servidor es su favorita con diferencia. Un medio tiempo nada convencional con unas melodías que te atrapan, te enamoran, fáciles de escuchar pese a la complejidad vocal que conllevan y que tanto Karevik como Jennifer Haben, que comparte protagonismo como voz femenina, solventan a la perfección. Tras este punto más orquestal, nos vuelven a meter el metal en vena con un corte más clásico a la par que interesante como es Kevlar Skin y que será otro de los que no se bajen de los setlist de la banda.

Le siguen los dos cortes más prescindibles que contiene este CD como son Static y MindFall Remedy. La cosa que arregla con otra balada tan extraña como bonita llamada Stories Unheard. Para el final nos quedan tres temas de altura. Por un lado encontramos Vespertine, con un estribillo realmente impresionante. Por otro The Proud and The Broken, canción que mezcla el power más veloz con estructuras por momentos progresivas, que nos lleva de la velocidad y la adrenalina a frenos en seco a pasajes más emocionales. Curiosa mezcla que funciona. Y, por último, cierran con tres minutos orquestales, evidenciando la calidad musical y compositiva que tienen.

Repasando esta publicación notamos que el trabajo va de más a menos. Aún así es un muy buen trabajo, con mucha calidad, y un puñado de temas que realmente merecen la pena ser escuchados. Eso unido a la labor de Tommy a las voces, hace que este trabajo pueda reconciliar a los que se bajaron del barco tras aquel Black Halo.

Belch

Temas:

The Mission
Phantom Divine (Shadow Empire)
RavenLight
Amnesiac
Burns To Embrace
In Twilight Hours
Kevlar Skin
Static
MindFall Remedy
Stories Unheard
Vespertine (My Crimson Bride)
The Proud and The Broken
Ministrium (Shadow Key)

http://www.kamelot.com

https://www.facebook.com/kamelotofficial



ir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B079LJ4BCGir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00TRLHXCQir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B004RJZ9VKir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B00E9JP17Kir?t=es=1&l=alb&o=30&a=B008RZF1OU