Monsters of Rock Cruise Pre Parties – 6/7 de Febrero 2020 – Magic City Casino (Miami, Florida)

Como ya es tradición en sus ediciones, la organización del Monsters of Rock Cruise hace fiestas previas a que zarpe el barco para que la gente se vaya aclimatando después del largo viaje que le supone a una gran parte de los asistentes para llegar hasta la costa de Florida, y de paso, también disfrutar del buen tiempo y entretenimiento que ofrece la zona y de la buena música, que en definitiva es el motivo principal.

Este año no iba a ser menos, y se celebraron dos fiestas en días consecutivos en el Magic City Casino de Miami, elegido para esta edición a diferencia de otras ocasiones que se celebraron en Fort Lauderdale, lugar donde suele zarpar el barco hacia alta mar. La primera de las fiestas fue algo “underground” (para expertos en Hard Rock Americano) con Cold Sweat, Raven, Madam X y Lillian Axe y la segunda contaba con grupos algo más conocidos por todo el mundo como Richie Kotzen, Great White, y Y&T con Roxanne como grupo que abría la noche. Como decíamos, el hecho de llegar a Miami, dejar todo tu equipaje y las grandes distancias entre un sitio y otro, nos hicieron perdernos la mitad de la primera fiesta con el alivio de saber que al menos a Cold Sweat tendríamos la oportunidad de ver otra vez en el barco. “Por suerte”, aún no teníamos la acreditación de prensa, así que no podemos dejar testimonio gráfico del destrozo que hizo Bret Kaiser a las voces de Madam X. Lillian Axe cerró la noche templando un poco más los ánimos, aunque no levantaron grandes pasiones excepto las primeras filas, quedando un cierre poco insulso.

El recinto era la pista deportiva que tenía el Casino, donde en su día debieron hacer carreras de algún tipo o partidas de béisbol ya que dispone de una grada enorme que dejaron accesibles para aquellos que se quisieran sentar. Abajo, en la pista de hierba teníamos un escenario que podríamos ver en cualquier festival al uso, en el lateral izquierdo algunos food trucks para poder comer y beber algo… y como comentario pintoresco que solo nos podría ofrecer un sitio como Miami, teníamos hacia el otro lateral el Casino en plena ebullición y hacia arriba cada pocos minutos aviones rozando nuestras cabezas en su maniobra de aproximación para aterrizar en el cercano aeropuerto.

Siguiendo la misma tónica del día anterior, mientras llegábamos al recinto se nos fue más tiempo de lo normal así que sólo nos dio tiempo a llegar a Great White y Y&T, pensando lo mismo… que a Kotzen tendríamos otra oportunidad de verle en el barco algo menos extenuados ya que él también embarcaría como los de Meniketti.

49611241401_8340ac7528_o49610722788_e4c10b0036_o49611241366_996d918cea_o

Teníamos muchas ganas de ver a Great White ya que no se prodigan mucho por España, así que nos vino como agua de Mayo su aparición y primera vez que vemos a la banda con Mitch Malloy a la cabeza. Parece ser que Terry Ilous se fue hace un par de años y Malloy entró en su lugar, no lo decimos por nada despectivo… sino que el primero nos gustaba más, aunque vaya por delante que como Jack Russell ninguno. “Full Circle” fue el último disco con Ilous, que como es evidente no rescataron nada para este concierto plagado de éxitos.

Esta vez sí, gran parte del público seguía las melodías y ritmos de la banda, que descargaba sus grandes temas como decíamos como “Desert Moon”, “Rock Me”, “Save Your Love” o “Once Bitten Twice Shy”. Aunque sí es cierto que les faltaba algo de punch, las guitarras de Mark Kendall y Michael Lardie tenían la clase que escuchamos en los discos de la banda, pero les faltaba algo más… Quizá el tono “azucarado” de alguien como Malloy acostumbrado al AOR/ Rock melódico no llegaría a encajar con los temas más gamberros o rockeros del grupo. Aún así el cantante no paró de ofrecernos mil y una posturas de su catálogo para equilibrar una cosa con otra.

49611241326_833e236e24_o49611241266_0a2fd7528b_o49610722688_a1c5479df4_o

Ellos los tendrán más vistos que nosotros y los verán en mejores condiciones, pero es una pena que por el hecho de no ser el grupo principal nos les dejaran más tiempo para mostrarnos todo su potencial y que brillasen como la banda que son. Esperemos que algún día volvamos a coincidir con ellos y nos quiten este sabor de “pudo haber sido mucho más y nos quedamos en el medio”.

En cuanto comenzaron a sonar Y&T supimos lo que les pasaba a Great White, tenían los controles tanto de volumen como de luces a la mitad. Al primer acorde de Meniketti y los suyos no había ni punto de comparación con el escenario que habíamos visto hace unos minutos con Great White. Suponemos que sea donde sea el grupo principal tiene que destacar (mucho en este caso) por encima de los demás. Y&T son uno de los habituales del Monsters of Rock Cruise y van alternando su participación en estas fiestas previas. 45 años de carrera les avalan, y ya son una de esas bandas que aunque no saquen material nuevo sus conciertos siempre destacan por ser emocionantes, sobre todo por la interpretación de Meniketti en cada una de las canciones… siempre dándolo todo y sin perder un ápice de técnica y buen hacer.

49610722663_4cf87fc912_o49610722628_03ee190be0_o49611496392_7a350bc09a_o

“Facemelter” es el último disco de la banda en estudio, pero predominaron como siempre los clásicos imprescindibles como “Open Fire”, “Mean Streak” o “Summertime Girls” muy aclamados por todos los allí presentes. Tampoco es que tuvieran mucho tiempo y “Black Tiger” y “Rescue Me” aparecieron muy rápido o más bien que el concierto se nos pasó en un suspiro y sin darnos cuenta teníamos encima el “Forever” final. El sonido fue sensacional y aunque hiciese bastante aire no afectó para nada al concierto.

La banda que parece atemporal sigue estando en un estado de forma excelente, con Mike Vanderhule pegando con clase en los parches, John Nymann dando apoyo a las 6 cuerdas y Aaron Leigh al bajo, ya fijo en la banda tras la marcha de Brad Lang recién estrenado en las filas de Burning Rain como podríamos constatar en el barco. Meniketti como siempre nos dejó claro una vez más la sensibilidad con la que toca, su carisma y su gran técnica haciéndolo uno de los grandes y respetados guitarristas en la actualidad. Un ensamblaje que funciona a la perfección, con estilo propio desde hace 45 años, ahí es nada.

49611496442_3738dac5f7_o49611241211_3c1d3194c9_o49611496427_10a9231958_o

Sin duda fueron los vencedores de la noche, los que se llevaron todas las miradas y ovaciones ya que nadie puede resistirse a ese “Forever” y toda la ristra de temas que nos acababan de dejar Y&T en el escenario. Estábamos ya en el calentamiento y el viaje estaba a punto de comenzar, hora de irse a descansar tras disfrutar de esta buena iniciativa que es hacer estas fiestas como cita previa y punto de reunión antes del barco, esperamos que para el año que viene equilibren un poco el cartel y podamos disfrutar de la misma forma en las dos fiestas.

David Aresté/Susana Manzanares