Angelus Apatrida + Revolution Within – 15 de septiembre – Salamandra, Hospitalet de Llobregat

El sábado 15 de septiembre volvía, por segunda vez, Angelus Apatrida a Barcelona, para presentar su nuevo disco y saldar sus cuentas con el público, después de que en abril tuvieran que cancelar el concierto debido a un desafortunado problema de salud del batería Víctor Valera, que demostró que ya se encuentra en perfecta forma de nuevo.

Texto y fotos: Quim Torres

Lo que en un principio pareció ser un problema menor que sólo afectaría un día, al final se complicó en unos cuantos meses que hicieron que Víctor tuviera que estar recuperándose desde entonces, siendo substituido en los festivales de verano y demás, y muchos pensábamos que así iba a ser en este nuevo concierto, así que cuando el día anterior anunciaron que él iba a estar detrás de la batería fue toda una alegría. Con esas ganas de ver por fin los de Albacete al completo nos dirigimos esta vez a Salamandra, en Hospitalet de Llobregat.

44790217491_68d0f1e136_c 44790218911_aaca60360a_c 44790219581_c823f6dcf4_c

Por problemas logísticos no pude llegar al inicio del concierto de los teloneros Revolution Within, pero me imagino que fue arrollador desde el principio, pues cuando entré a la sala ya se había formado un gran mosh en el centro y el público estaba bien animado. La verdad es que los portugueses sonaron con una claridad y contundencia excepcional, y su mezcla de Thrash y Death metal con toques de Groove, que recordaba en ciertos momentos a la época de Exodus con Rob Dukes, conectó enseguida con el público. Los portugueses se mostraron emocionados por la respuesta del público -que, como preguntaron, solo una decena de los asistentes los conocía de antes-, y eso los hizo tocar aun mejor, acabando con el final de la mítica Domination de Pantera.

Hacia las diez menos cuarto el telón de Salamadra volvía a levantarse para que diera comienzo el concierto de Angelus Apatrida, quienes iban saliendo al escenario al ritmo de “You can’t bring me down” de Suicidal Tendencies, la cual rompieron con las primeras notas de “One of Us”. Desde el mismo inicio hasta al final fue notable el buen sonido del directo, uno de los mejores conciertos de Angelus que he visto últimamente en cuanto a este aspecto, todo compacto, sin ninguna estridencia ni bola de graves.

44790220151_c6018845a9_c 44790223081_b197170019_c 30919081708_0abfacc52e_c

Siguieron sin parar temas como “Immortal”, de su anterior trabajo, y “Sharpen the Guillotine” que, pese a ser del nuevo disco, hizo cantar a casi toda la sala. Fue entonces cuando aprovecharon para agradecer al público la asistencia de esta segunda venida, y el público respondió con merecidos cánticos para Víctor. Así que después de este momento de contacto con el público, que como siempre es dirigido por el cachondeo y buen humor del Guillermo Izquierdo, llegó la hora de desatar la verdadera locura con uno de sus temas más conocidos y seguramente mi preferido, “Vomitive”, al que le siguió otro de sus grandes temazos, “Of Men and Tyrants”.

Con una declaración antifascista presentaban ahora “The Hum”, una de las canciones más bestias de su último álbum, que, como no, en directo fue realmente aplastante. Como ya comentamos hace tiempo, Cabaret de la Guillotine es una explosión de rabia contra los gobernantes de este mundo y la sociedad que los apoya, y así nos lo dejaban claro también con “Downfall of the Nation” y su crítica a la monarquía, justo después de tocar “Violent Dawn”, de su cuarto disco.

29853457137_54148faee4_c 44790241081_be58245032_c 44790243051_f282984e4f_c

Continuaron con “End Man” y, al acabarla, empezaron con el arpegio de su única balada, presente en su último trabajo, que pararon a los pocos compases, alegando que no la habían ensayado y que no se la sabían. Pero la cuestión es que esto era un concierto de Thrash Metal, y no de Metallica, así que, ¿para qué perder el fuelle con “Farewell” (aunque a su vez es una canción impecable), cuando tienes un buen número de temas que pueden hacerte estallar la cabeza?

Pues esta fue la regla que parecieron seguir pues, a partir de aquí vino un temazo detrás de otro, cada uno mejor que el anterior. Empezando con la frenética “Serpents on Parade” y sus espectaculares solos, y siguiendo con el que es seguramente su primera gran canción, la mítica “Versus the World”, con la que, ahora sí, todo el público disfrutó cantando su épico estribillo.

44790242861_a27d24cf58_c 44790240751_226ae6fba9_c 44790239801_c82648e634_c

Los mayores pogos llegaron entonces con dos grandísimos temas de su segundo trabajo, “Give ‘em War” y “Thrash Attack”, reservando el éxtasis final para la conocida “You Are Next”, tres canciones en las que no podíamos parar de ver gente subiéndose al escenario para saltar a bajo, donde el ambiente estaba de lo más movido.

Angelus Apatrida acabaron por todo lo alto, siendo tan cercanos como siempre, sacándole jugo a su último disco con un set-list bastante variado y volviendo a demostrar por qué son la mejor banda de Metal extremo del país.

30919082718_960a0b4050_c 44790241361_c56452f486_c 44790242031_96472133fa_c

Texto y fotos: Quim Torres